Categoría: Historia de los títeres

Historia del teatro de títeres en el mundo.

La literatura de títeres

Libro abierto sobre libros

Volvemos otra vez al texto «Historia crítica del teatro infantil español», de Juan Cervera, en el que habla también de la literatura de títeres.
«Las variadas denominaciones que ha recibido el teatro de muñecos -títeres, marionetas, fantoches, retablo, guiñol, títeres de guante, etc.- responden o no a distintas especialidades o momentos. Pero aquí, en este trabajo, no interesa su distinción, sino su relación con la literatura, la que podría llamarse literatura de títeres».

La historia del títere

Esta brevísima y personal historia del títere está escrita por María Elena Camba y Cecilia Alejandra Ziegler.
Comienza a decir así: » El títere surge con el hombre primitivo, cuando vio su sombra reflejada por las hogueras que hacía en las paredes de las cuevas.»

Josef Skupa y Hurvínek, su marioneta

spejbl-hurvinek

Desde hace varias generaciones se mantiene la popularidad en la República Checa de dos simpáticas marionetas de madera: el llamado señor Spejbl y su hijo, Hurvínek. Ambas forman parte inseparable de la historia del arte titiritero checo. Su «vida» la deben a los artesanos checos, Karel y Gustav Nosek, pero su padre espiritual es el marionetista y humorista checo, Josef Skupa.

Buena nueva del teatro de marionetas alcoyano, Tirisiti

belen-de-tirisiti

El teatro de marionetas alcoyano, Tirisiti, declarado Bien de Interés Cultural, dejará el tradicional barracón y trasladará sus representaciones al recién inaugurado Teatro Principal de Alcoi, según indicó este lunes el director del Centre Cultural, Miquel Santamaría, quien resaltó que la nueva ubicación permitirá ampliar el aforo en cada sesión al pasar de los anteriores 90 asistentes por pase a 159.

Un autómata musical, de Jaquet-Droz

automata

Hoy tenemos un video de uno de los autómatas musicales de Jaquet-Droz.
El Museo de Neuchí¢tel, enSuiza, alberga desde 1909 tres de los más hermosos androides que existen hoy en día. Construidos a partir de 1770 por Pierre Jaquet-Droz, su hijo -Henri Louis- y algunos obreros habiles, fueron presentados al público de La Chaux-de-Fonds en 1774. Y presentados al público de Titerenet en 2006.