Caperucita Roja. Versión teatral. Segunda parte

Caperucita Roja con actrices y títeres

Ver la primera parte del guion de Caperucita Roja.

III ENCUENTRO CON EL LOBO

Caperucita Roja sigue caminando siempre dentro del sendero, oye a alguien a lo lejos, parece que canta, se asusta y se esconde entre el público. El lobo feroz era quien se acercaba tarareando una canción de moda e intentando abotonarse bien la chaqueta. Cuando lo consigue se marca un baile mientras canta creyendo que está solo. Caperucita Roja se divierte y, sin ningún temor, sale del escondite aplaudiendo al lobo.

CAPERUCITA
Bravo, bravo.

LOBO
El lobo se asusta y se esconde detrás de un árbol. Ve a Caperucita y olfatea.

Buenos días, Caperucita Roja.

CAPERUCITA
Buenos días, amable lobo. Que bien baila.

LOBO
Bueno, bueno.
¿Adonde vas tan temprano, Caperucita Roja?

CAPERUCITA
A casa de mi abuelita.

LOBO
Olfatea
¿Y qué llevas en esa cesta?

CAPERUCITA
Llevo una torta y un tarrito de miel que me ha dado mi mamá para mi pobre abuelita, está enferma y así con esta comida va a tener algo bueno para fortalecerse.

LOBO
¿Y dónde vive tu abuelita, Caperucita Roja?

CAPERUCITA
Vive al otro lado del bosque. Su casa está junto a los tres grandes robles, al lado del río. Seguramente ya la habrás visto.

LOBO
Me encantaría conocerla.

CAPERUCITA
Otro día, es que está enferma y tengo un poco de prisa, adiós señor lobo.

LOBO
El lobo dice en un aparte, mientras Caperucita se ata el cordón del zapato.

¡Auuuuuuu! (Aparte) ¡Qué criatura tan tierna! ¡Qué buen bocadito y será más sabroso que la viejita!
Así que debo actuar con delicadeza y sin que nadie me vea, para comérmelas a las dos fácilmente.

(Caperucita se levanta y el lobo, que estaba mirándola, se aparta y disimula.)

Mira, Caperucita Roja, que lindas flores se ven por allá, ¿por qué no te fijas en las cosas bellas que hay a tu alrededor? Me parece que ni siquiera oyes a los pajaritos que cantan.
Pareces absorta y preocupada, como si te dirigieras a la escuela; en cambio, todo lo que te rodea es hermoso y alegre.

CAPERUCITA
Caperucita Roja levantó la cabeza y vio los rayos del sol iluminando el camino, los árboles, las bellas flores y el canto de los pájaros. Sin pensarlo dos veces se decidió a disfrutar de lo que le rodeaba.

Supongo que podría llevarle unas de estas flores frescas a mi abuelita.

LOBO
Seguro que le encantarán.

CAPERUCITA
Además, aún es muy temprano y no habrá problema si me atraso un poquito, siempre llegaré a buena hora.

LOBO
Eso es estupendo, esas flores son preciosas, le van a flipar. Además ese camino es el más corto, seguro que tú llegas antes que yo. Adiós Caperucita.

CAPERUCITA
Adiós Sr. Lobo. Y muchas gracias.

LOBO
Adiós Caperucita. ¡¡Auuuuuuuuuuuuu!!



IV CAPERUCITA DECIDE EL CAMINO MÁS CORTO

CAPERUCITA
(Caperucita se sale del sendero y mira las flores.)
¡¡¡¡¡Qué flores tan bonitas!!!!!, esta es preciosa.

(La corta se pone de pie y la huele.)

¡Mmmm cómo huele!

(Ve otra más bonita, y otra y otra, descubre aparece una mariposa y le lanza un beso. Caperucita sigue a la mariposa que se posa en una flor.)

Esta te gusta, ¿verdad?…. es súper bonita.

(Caperucita ve otra mariposa y juega con ella. De pronto cae en la cuenta y se acuerda de la abuela.)

Anda, mi Abuela. Creo que se me ha hecho un poco tarde, menos mal que este es el camino más corto.

MARIPOSA
¿El más corto?

CAPERUCITA
Sí, me lo ha dicho el señor lobo.
Caperucita sale de escena.

MARIPOSA
¿El más corto? ¿El más corto?….

NARRADORA
He visto al lobo merodeando alrededor de la casa de la Abuelita.

MARIPOSA
Pues el lobo le ha dicho a Caperucita que este es el camino más corto. El más corto para llegar a casa de la Abuela.

NARRADORA
Será mejor que vayamos rápido a ver lo que ocurre en la casa de la Abuelita.

MARIPOSA
S, yo me voy volando.

NARRADORA
Sí, vamos corriendo a la casa de la Abuelita.

V EL LOBO SE COME A LA ABUELA

(El lobo toca a la puerta. Toc, toc. La Abuela se incorpora y al no oír nada vuelve a dormir. Tocan otra vez. Toc, toc.)

ABUELA
¿Quién es?

LOBO
Soy su nieta, (carraspea y cambia de voz) Caperucita Roja.

ABUELA
Qué alegría, entra hijita, la puerta está entornada, es que estoy muy débil y no me puedo levantar.

(El lobo abre la puerta, y sin decir una palabra más mira a la abuelita, que está bebiendo y luego al público. Abre su gran boca y la Abuelita le atiza con la almuhada, el lobo se la quita y de varios bocados se la traga.
Se incorpora con el gorro de la abuela puesto.)

LOBO
Que bien me he quedado. Se nota que la Abuela está bien alimentada. Estaba, jajaja… porque ahora está en mi barriga. Jajaja.

El lobo se pone a bailar antes de meterse en la cama, ponerse el gorro y taparse.

Y ahora a esperar al bocadito más tierno. Ca-pe-ru-ci-ta. ¡¡¡¡Auuuuuuuu!!!! ¡¡Que sabrosura!!

Puedes comentar a través de Disqus o de Facebook seleccionando la opción más arriba.