Guiones para títeres: La Catrina y el Carmelo

Las marionetas de Carmelo y Catrina
Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Obra para teatro de títeres y objetos.

Autora: Ada J. Dorrego.
Caja Tomada y Conjugar al monstruo.
Ganadora del primer concurso de cuentos y guiones para representar de Titerenet.
Edad recomendada: a partir de 6 años.
8 personajes.

Parte 1: El no lugar

(Es un espacio indefinido y geométrico, de atmósfera fría y sombría. Entre la oscuridad surge una gran estrella de luz. Flota hasta que estalla y de la explosión aparece Carmelo, un niño con rulos que está en cuatro patas y apoya brazos y la frente contra una de las cajas).

CARMELO: Ciento noventa y siete, ciento noventa y ocho, ciento noventa y nueve y ciento noventaycien, punto y coma ¡el que no se escondió se embroma!

(Carmelo busca por el espacio. Está todo oscuro a su alrededor. Se refriega los ojos).

CARMELO: Uh, que chucho todo se puso muy oscuro y frescucho
¿Dónde se habrán metido?…
Juanucho
Manuelucho…
Luluch…
Aaaaaaahhh, ¿Se están haciendo los vivos? ya sé lo que voy a hacer…

(Carmelo prueba hacer dos voces y juega como si fuera él y uno de sus amigos (Carmelo 2)).

CARMELO: “¡Te vi!, ¡te vi! Ahí estás Juanucho, pica, pica, pica.

CARMELO 2: Voy a llegar primero y salvaré a todos mis compañeros.

CARMELO: A que te gano, vas a tener que darte por vencido.

CARMELO 2: Lero lero, no me atrapa.

CARMELO: Te tengo, nunca vas a llegar a tocar ese eeeh árbol.

(Forcejea en un juego de voces, quejidos y tironeos con él mismo).

CARMELO 2: Piedra libre para mí y para todos mis compañeros.

CARMELO: Nooooo, quiero la revancha.

CARMELO 2: Salgan chicos, vamos ya los liberé.

(Silencio)

CARMELO 2: ¡Piedra libre para mí y para todos mis compañeros!

(Silencio)

CARMELO: Juanucho, Manuelucho, Lulucho que chucho, ufa.

(Se oye un estruendo y un grito agudo que se acerca. La Catrina cae con un golpe seco y se incorpora quejumbrosa. Es un esqueleto de melena rubia, lleva ruleros y algunos andrajos de ropa, se soba por el dolor del golpe. Es coqueta).

CATRINA: Ayayayaaayyyy
O acá abajo está cada vez más duro y más bajo,
o allá arriba cada vez más alto y más blando.

(Se acomoda los huesos, el pelo, la ropa. en la llegada ha perdido una pierna y la busca. La pierna llega volando y Carmelo la encuentra, husmea para descubrir de dónde ha venido. Se produce un juego de encuentro y desencuentro.
Carmelo y Catrina se olfatean y buscan hasta que ella lo descubre por sus rulos.
Catrina y Carmelo al verse dan un grito de espanto y salen corriendo en direcciones opuestas).

CATRINA: ¿Qué es esto, una planta? (Catrina le toca los rulos a Carmelo) ¡Ay niño que me vas a matar de un susto! (Cuenta respiraciones para calmarse) inspiro, exhalo, OHMMMM… Bueno, matar, matar, jajaja, por decirle de alguna forma. ¿Qué escondes ahí?

CARMELO: ¡Ay! ¡Perdón! Tome (Carmelo le arroja la pierna y se cubre) fue sin querer, me la encontré, no me haga nada.

La Catrina engancha la pierna a su esqueleto

CATRINA: Esta artrosis está cada vez peor, a ver decíme ¿Qué andas haciendo por acá?

CARMELO: Resulta que yo estaba jugando a la escondida…

LA CATRINA: Ajamm ¿con Juanucho, Manuelucho y Lulucho?

CARMELO: Sí, ¡adivinó! (Carmelo festeja y se cubre) pero no me haga nada.

CATRINA: Ay gracias gracias, me encantan las adivinanzas, ¡Adivina adivinador!

CARMELO: Pero usted vendría a ser como un esqueleto… ¿vivo?

CATRINA: ¡Adivina adivinador!

CARMELO: Ufa, (Disimulando su temor) pero doña esqueleto ¿usted vio a mis amigos por acá?

CATRINA: ¡Adivina adivinador! No, todavía no les toca venir. Pasa que yo tenía que llegar acá más temprano, pero una cosa, la otra, el maquillaje, el tránsito lento, las gomas…

CARMELO: ¿Vino en auto? Iupi, que bueno señora capaz me puede llevar…

CATRINA: Se ño ri ta, Catrina para los amigos…

CARMELO: ¿Se le pinchó o me puede llevar a mi casa?

CATRINA: ¿Qué cosa?

CARMELO: El auto

CATRINA: Que no vine en auto y punto. Demasiadas preguntas en una sola oración.
Yo tenía que estar acá primero y vos después… no hay tiempo que perder. Sentáte por ahí y cerrá los ojos.

CARMELO: Pero yo quiero encontrar a mis amiguchos

CATRINA: Quedáte ahí, hacé caso, y no espíes, yo te aviso

Carmelo se sienta y se da vuelta. Rezonga.

CARMELO: Ufa, igual acá está todo tan oscuro que qué quiere que no vea, los grandes siempre me hacen lo mismo

CATRINA: A ver, tengo que afinar

La Catrina saca un cetro y con unos pases mágicos hace aparecer una sábana que levita en el aire como un fantasma.

CATRINA: A la una, a las dos, ¡a las tres!

La sábana cae y aparece un esqueleto que tiene rulos iguales a los de Carmelo.

“Bienvenido niño
te estábamos esperando,
bienvenido a mis parajes
será mejor que te relajes

aquí te haré una gargantilla
para lucir con tus costillas
y tocaré tu esternón
que sonará cual bandoneón

Frontal y parietales
occipital e intercostales
y sentáte despacito
que te dolerá el cubito

el radio tiene una antena
y la tibia, el peroné
mañana por la mañana
te espero Juana a tomar el té

te juro Juana que tengo
ganas de verte la punta el pie

Carmelo se suma a la canción. Baila y el esqueleto copia sus pasos.

CARMELO: ¡Ah, esa me la sé!
La punta, el pie, la rodilla,
La pantorrilla y el peroné
te juro Juana que tengo
ganas de verte la punta el pie.

(Catrina deja de cantar, se pone seria).

CATRINA: Chin pum!

(Carmelo cae en seco y el esqueleleto también. Música de suspenso).

Bienvenido al firmamento
aquí harás tu testamento
bienvenido a mi campamento
en el país de los recién ¡MUERTOS!

(El esqueleto reaparece y se abraza a Catrina. A Carmelo se le ponen los ojos como dos huevos duros).

CATRINA: Qué te pasa querido,
Quita esa cara de huevo podrido

(El esqueleto agarra los ojos de huevo de Carmelo y jugando se los pasa a Catrina).

“Jugando al huevo podrido
se lo quito al distraído
el distraído lo ve
¡Y huevo podrido es!”

CATRINA: No me atrapa, no me atrapa, lero lero

CARMELO: ¿Usted dice que estoy muerto?
Y para mí que es puro cuento

CATRINA: Para rimar como yo, niño atrevido
muchos años tratarás y te darás por vencido.

CARMELO: Para que sepa señora tengo nombre y apellido,
y si supiera quien soy yo, no se metería conmigo.

(Carmelo se eleva como superman, el esqueleto lo sigue por atrás, cae y desaparece).

CATRINA (burlona)
Se mucho más todavía
aunque de mí aún no te fías,
mi querido Carmelo
aunque te cause desvelo
tienes tu nombre escrito
en tu cabeza con caramelo

(A la señal del báculo reaparece el esqueleto, primero la cabeza, luego el cuerpo).

Pronto serás calavera
por siempre un flaco esqueleto
y si quieres pedir queso
te cortaran el pescuezo
Hace rin hace ran
(con entonación de la canción Los maderos de San Juan)
Jua Jua jua jua jua Juan

(Carmelo se toca la frente, trata de mirarse pero no encuentra manera).

CARMELO: Quiero ver en un espejo o en el agua mi reflejo.

CATRINA: Tu deseo es una orden
Pero no por mucho tiempo
tus amigos serán el reflejo
de que ya no te ves en los espejos,

¡Agarra tu equipaje que nos vamos al tiro!

CARMELO: Pero no tengo equipaje,

(El esqueleto aparece con una valija y se la da a Carmelo).

CARMELO: ¡Ah, gracias! Además, igual, eso no rima.

CATRINA: ¡Basta de contradecirme!

(La Catrina con un golpe de báculo hace que el esqueleto y Carmelo se junten a la par, y con un segundo golpe los hace salir volando, por último se da un golpe de báculo a sí misma y sale despedida).

Y hasta aquí la primera parte.

Ir a la segunda parte del guión.

Puedes consultar más guiones para representar en Titerenet.