El tiempo recobrado. Homenaje a Francisco Peralta en Cádiz

Cartel del Festival del Títere de Cádiz
Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

El 2018 se ha iniciado con la perdida de una gran figura del teatro de títeres en España. Como en el poema de Miguel Hernández, “temprano madrugó la madrugada” el 2 de enero, pues la Parca cortó el hilo de la vida de Francisco Peralta en Segovia a las 7:30. Según nos explicaron sus familiares había venido desde Madrid, donde residía, hasta Sepúlveda, para celebrar las fiestas.

Nacido en Cádiz en 1930, su trayectoria profesional es un ejemplo más de profeta que no lo es en su tierra. Y aunque es bien conocida, no está demás repasarla, a modo de homenaje. Tras estudiar en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de su ciudad, se licenció en Bellas Artes por la Complutense de Madrid en la Sección de Escultura. En su tesina desarrolló de manera visionaria conceptos de carácter multidisciplinar, pues se centró en la integración de las artes y la aplicación pedagógica de los títeres a los que sentía vinculado desde niño, merced a la tradición gaditana de La Tía Norica. De hecho, en toda su actividad como profesor de Modelado y Vaciado empleó como recurso didáctico la construcción de títeres, a la vez que llevó a escena un buen número de obras representadas a través de su compañía Peralta del Amo, junto con su esposa Matilde.

Tanto como docente y creador, estuvo presente en escuelas, talleres, festivales y exposiciones nacionales e internacionales, además de colaborar en cine y televisión. Fue el primer marionetista en recibir la Medalla de Plata al Mérito en Bellas Artes del Ministerio de Cultura y se le adjudicó su entrada propia en la Enciclopedia mundial del títere, editada por la Unión Internacional de la Marioneta (UNIMA) en 2009. Fue también galardonado con el Premio Gorgorito por su trayectoria de parte de UNIMA España, entidad que le nombró, junto con su mujer, Miembro de Honor. Peralta estuvo muy vinculado a la ciudad de Segovia y su festival, Titirimundi, desde 1985, y por ello decidió que allí se albergara y custodiara el conjunto de su obra. De hecho, en 2014, se inauguró la Colección Peralta, ubicada en la puerta de Santiago de la muralla de la ciudad, reconvertida desde entonces en un interesante espacio museográfico con variadas actividades.

 2. Cartel de la exposición dedicada Francisco Peralta en el Museo del Títere de Cádiz.
Cartel de la exposición dedicada Francisco Peralta en el Museo del Títere de Cádiz.

 

La diosa Fortuna o las propias Parcas me permitieron conocer a Peralta en persona en 2005, en XVIII Festival Internacional de Títeres de Alicante, donde impartí una conferencia sobre la historia de los títeres en España. Desde que comencé mis investigaciones, me fascinaron siempre sus bellísimos y estilizados títeres. Por eso reconocí de inmediato uno de ellos en la carpeta de una desconocida que se sentó a mi lado en un tren con destino a San Sebastián, camino del Simposio de UNIMA sobre “La Máquina Real”, donde impartiría mi primera conferencia sobre La Tía Norica tras la lectura de mi tesis doctoral. A pesar de estar concentrada en repasar mi intervención, no puede evitar escuchar la conversación que mi compañera de viaje mantenía sobre asuntos culturales con sus acompañantes. Así que me armé de valor y cuando me pareció oportuno les pregunté sobre la finalidad de su viaje. Resultó ser la reunión de AVIAMA (Asociación de Ciudades Amigas de las Marionetas), también bajo el marco del Congreso de UNIMA y el Festival del Títere de San Sebastián, pues estaban vinculadas al Museo Peralta de Segovia. Por supuesto, la conversación se centró en el artista gaditano, en la Tía Norica y demás cuestiones relacionadas, que nos hicieron sentir como en una versión feliz y titerera de Extraños en un tren. En una de las jornadas festivas del Congreso, llegamos a la conclusión que debíamos llevar a cabo una actividad conjunta en torno a Peralta, Cádiz y La Tía Norica.

A la vuelta del viaje, contacté con la Fundación Municipal de Cultura de Cádiz y de inmediato se acogió la idea, tanto por parte de la gerente, Carmen Montes, como del director de Cultura, Enrique del Álamo, además de la propia concejala, Eva Tubío. Tras barajarse varias propuestas, y trabajando codo con codo con Vanesa Pérez y Ana Sundri, de Turismo de Segovia, así como la concejala de esta área, Claudia de Santos, entretejimos un merecido homenaje a este artista en su ciudad natal.

Así, la XXXIV edición del Festival del Títere de Cádiz, celebrada el pasado mayo de 2017, se dedicó a Francisco Peralta. Igualmente, en el marco del festival, en el Museo del Títere gaditano se estrenó la exposición itinerante Los títeres de Francisco Peralta en Segovia, diseñada por Diego Conte, e inaugurada por el propio artista en persona. Finalmente, el alcalde de Cádiz, José Mª González, recibió en su despacho a Francisco Peralta y su inseparable compañera en la vida y el teatro, Matilde del Amo. Debe hacerse constar, además, que los medios de comunicación se volcaron con las actividades y realizaron una gran labor de difusión de este homenaje. A lo largo de todo el proceso, pudimos experimentar las conexiones y paralelismos entre Segovia y Cádiz.

Inauguración de la exposición itinerante “Los títeres de Peralta en Segovia” en el Museo del Títere de Cádiz.
Inauguración de la exposición itinerante “Los títeres de Peralta en Segovia” en el Museo del Títere de Cádiz. De izquierda a derecha, Eduardo Bablé de La Tía Norica; la concejala de Cultura de Cádiz, Eva Tubío; Matilde del Amo; Francisco Peralta; la concejala de Turismo de Segovia, Claudia de los Santos y Désirée Ortega, autora del artículo.

 

No sólo por la coincidencia de albergar ambas un festival de títeres, así como un museo sobre el tema en espacios que en otros tiempos fueron murallas y fortalezas militares. También, porque el museo de Segovia custodia los materiales de un gaditano, Peralta, y el de Cádiz, contiene la colección de un segoviano, Ismael Peña.

El alcalde de Cádiz, José Mª González, con Francisco Peralta.
El alcalde de Cádiz, José Mª González, con Francisco Peralta.

 

Hubo tiempo además para visitar y compartir con la actual compañía La Tía Norica, disfrutar de paseos por la ciudad y de la gastronomía de la tierra, donde Paco Peralta, con esa forma tan entrañable de ser que le caracterizaba, no paraba de expresar su dicha y agradecimiento por volver a Cádiz. Así que la tristeza de su partida se compensa con la emoción de haber recobrado el tiempo perdido, actuando como marionetas en la cuerda del destino, para impulsar este homenaje en vida.

La familia Peralta y Désirée Ortega
La familia Peralta y Désirée Ortega, autora del artículo, disfrutando de la gastronomía gaditana.

 

Désirée Ortega Cerpa
Doctora en Filología (programa Ciencias del Espectáculo) por la Universidad de Sevilla. Autora de la tesis Historia crítica y revisada de la La Tía Norica de Cádiz.