Guiones para títeres: La libertad del lobo

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Este texto dialogado está inspirado en la fábula de Esopo titulada “El lobo y el perro”. La historia nos habla de la libertad: “El pobre libre es más feliz que el rico esclavo, pues la libertad es tan estimable como la vida y vale más que todas las riquezas del mundo”. Así es.
Recomendado a partir de los 7 años.

La libertad del lobo
Autor: José Luis García

(Nos encontramos en un claro del bosque. Es de noche y en lo alto del cielo brilla la Luna llena).
(Entra el Lobo, es grande, pero flaco y desmadejado).
LOBO.-
Perra suerte la mía. Hace días que no pruebo bocado.
(Entra el Perro, es mucho más pequeño el que Lobo, pero se le ve bien alimentado; lleva un grueso collar de cuero al cuello).
PERRO.-
-¿Perra suerte has dicho? Si te quejas, deberías decir “loba suerte”, ya que a mí me van bien las cosas.
LOBO.-
-¿Y eso cómo es posible, señor Perro? Se supone que yo soy más fuerte, y sin embargo tú estás mejor alimentado que yo.
PERRO.-
Es mi amo quien me cuida y alimenta. A cambio, yo vigilo su casa.
LOBO.-
No parece un mal trato.
PERRO.-
Vente conmigo. La casa de mi amo es grande y hay mucho que vigilar. Mi buen amo estará contento de que seamos dos quienes vigilan.
LOBO.-
-¿Hablas en serio? Estoy más que harto de pasar hambre.
PERRO.-
Los perros somos gente seria. Vente conmigo.
(El Lobo se acerca al Perro).
LOBO.-
No sabes la alegría que me das.
(Observa el collar del Perro).
Por curiosidad, -¿qué es eso que llevas al cuello?
PERRO.-
-¡Ah!, un simple detalle sin importancia. Es el collar al que mi amo ata la cadena que me sujeta durante el día.
LOBO.-
-¡Vaya!
PERRO.-
Pero no pasa nada. Por la noche me deja libre y puedo ir de aquí para allá.
LOBO.-
-¿Atado durante todo el día?
PERRO.-
Así vigilo mejor y no me despisto de mis obligaciones.
LOBO.-
Lo siento, señor Perro. Yo no renuncio a mi libertad. Prefiero pasar hambre de vez en cuando que dejar de ser libre.
(Se escucha el canto de un gallo).
PERRO.-
Me voy pues, señor Lobo. Oigo el cantar del señor Gallo, que me avisa de que mi amo me espera con la cadena y con mi plato de comida.
(Sale el Perro. Vuelve a cantar el gallo).
LOBO.-
Por mi abuelo Pancracio. -¡Una cadena a cambio de comida! Sólo pensarlo me quita el apetito.
(Sale el Lobo).
FIN




Otros textos teatrales breves:


2 Respuestas a “Guiones para títeres: La libertad del lobo”