Guiones para teatro de títeres: La gallina de los huevos de oro


Esta historia está inspirada en una conocida fábula de Esopo, que tal y como indica el refranero, nos enseña que la avaricia rompe el saco. Está recomendada a partir de los cinco años.

La gallina de los huevos de oro
Autor: José Luis García

(Estamos en una vivienda muy pobre).
(Entra Hombre y deambula sin sentido de un lado para otro de la estancia).
HOMBRE.-
Tengo tanta hambre que no puedo ni estarme quieto… -¡Para! -¡Para de una vez!
(Sigue deambulando).
Ni yo mismo me hago caso… -¡Para de una vez, te digo!
(Deambula).
Sólo tengo agua para comer, agua para desayunar, agua para cenar… Sólo falta que estalle una tormenta y comience a hacer frío para que mi mala suerte sea completa…
(Se escucha un primer trueno y continuación otro y otro. Ha estallado una formidable tormenta).
(El Hombre tiembla y tiembla).
HOMBRE.-
Tengo fri… fri… fri… Mucho frío…
(Tocan a la puerta: toc, toc, toc).
HOMBRE.-
-¿Quién toca a la puerta?, si por aquí no pasa nunca nadie.
(Se acerca hasta la puerta y la abre).
(Entra un Viejo de barba blanca, aunque también puede ser morada y no pasa nada. Lleva consigo un pequeño saco).
VIEJO.-
Buenas tardes. Pasaba por aquí y me ha sorprendido la tormenta. -¿Puedo descansar un rato y sentarme junto al fuego?
HOMBRE.-
Entra, entra; aunque en realidad ya estás dentro… Pero no esperes ni fuego ni una silla en la que sentarte, soy tan pobre, que cuando quiero comer bebo agua y cuando quiero descasar me siento en el suelo.
VIEJO.-
Sentémonos en el suelo. Cuando ya eres viejo, lo mismo da suelo que silla.
(Ambos se sientan en el suelo).
VIEJO.-
No debes pasarlo muy bien aquí.
HOMBRE.-
No me he muerto de hambre de puro milagro. Hace dos días que no como nada de nada.
VIEJO.-
-¿Eso es todo el problema?
HOMBRE.-
Hombre, cuando lleve cuatro días sin comer será peor, ya lo sé.
(El Viejo abre su saco y saca varias provisiones, como pueden ser pan, queso, jamón… Sea lo que sea, en todo caso, el tamaño de las cosas que saca del saco debe ser mayor que el tamaño de este).
HOMBRE.-
-¿Cómo pueden caber tantas cosas en un saco tan pequeño?
VIEJO.-
Comamos, que el pan está recién hecho…
(Ambos se dedican con gran afición a la comida, sobre todo el Hombre. Durante el rato en el que comen, pueden oírse algunas exclamaciones: “eno, eno”, “jo, que rico”, “recién hecho, je, je” y otras de la invención de los actores que intervienen).
(Pasado un tiempo prudencial, acaban de comer).
HOMBRE.-
Hacía años que no comía tan bien.
VIEJO.-
Ahora debo continuar mi camino. Voy lejos, muy lejos. Pero te dejaré un pequeño regalo.
(El Viejo saca una gallina de su saco y la coloca en el suelo).
HOMBRE.-
-¡Una gallina…! -¿Pero cómo pueden caber tantas cosas en tu saco?… -¿Es para mí, para mí…?
VIEJO.-
Es toda tuya. Lo único que tienes que hacer es tratarla bien y resistir la tentación de comértela, porque pone huevos todos los días, incluso domingos y festivos. Ya verás que esta gallina te dará muchas alegrías.
(Suena un trueno).
VIEJO.-
Tengo que irme. Me llaman.
HOMBRE.-
Una gallina, una gallina que pone huevos…
VIEJO.-
Adiós, que me marcho…
(Y sin decir ni media palabra más, el Viejo abre la puerta y sale por ella).



(Se escucha un trueno).
VIEJO.-
(En off).
-¡Ya voy, ya voy!, -¡siempre con prisas!…
(La gallina corretea por el lugar).
HOMBRE.-
Una gallina, una gallina…
GALLINITA.-
-¡Anda con el pavo!, si no sabe decir otra cosa…
(La gallina se esconde detrás de algún elemento de la escenografía).
HOMBRE.-
Una gallina, una gallina… -¿Y dónde está la gallina?
(De donde se escondiera la gallina sale rodando un huevo dorado, que llega hasta donde está el Hombre).
HOMBRE.-
La gallina ha puesto un huevo… -¡Y qué grande!
(Se agacha y lo toca).
HOMBRE.-
Parece de o…
(El hombre trata de levantar el huevo, pero no lo consigue).
HOMBRE.-
Parece de or…
(El hombre consigue levantar el huevo con esfuerzo).
HOMBRE.-
-¡Es un huevo de oro!
GALLINITA.-
(Que asoma de su escondite).
Debo tener cuidado con este pavo, porque listo, listo, no es.
HOMBRE.-
-¡Un huevo de oro!
GALLINITA.-
-¡Y dale…!
HOMBRE.-
Si vendo este huevo podré comprar comida, y a lo mejor muebles.
(Un segundo huevo sale rodando hasta el Hombre).
HOMBRE.-
-¡Otro huevo de oro!
GALLINITA.-
Pongo huevos de oro. -¿Entonces no va a ser una bicicleta?
(El Hombre pone el primer huevo junto al otro).
HOMBRE.-
Dos huevos de oro.
GALLINITA.-
-¡Y dale…!
HOMBRE.-
Los llevaré a la ciudad y los venderé, y me compraré comida, y ropa.
(Agarra los dos huevos de oro y sale del lugar, contento, feliz como una perdiz).
GALLINITA.-
Por fin un poco de tranquilidad…
(La gallina se oculta en su escondite y al poco, primero uno y luego otro, entran rodando otros dos huevos de oro).
(Entra el Hombre, ahora vestido con ropajes lujosos).
HOMBRE.-
Me han dado tanto dinero por los dos huevos que puede decirse que soy un hombre rico.
(El Hombre ve los otros dos huevos de oro).
HOMBRE.-
-¡Dos huevos de oro!
GALLINITA.-
Ya empezamos otra vez…
HOMBRE.-
Si los vendo podré construirme un palacio. -¡Es que yo lo valgo…!
(Coge los nuevos huevos de oro y sale del lugar).
GALLINITA.-
-¿Un palacio?, -¿quién te crees que eres?, -¿el Príncipe de los Huevos de Oro?
(Entra el Hombre).
HOMBRE.-
Vamos, pita, pita; vamos gallina, que van a demoler este lugar para construirme el palacio. -¡Vamos, pita, pita!
GALLINITA.-
-¿Pita, pita?, este pavo es más tonto que un ajo.
(Salen ambos).
(Sonará una música rítmica y al menos cuatro manos, con mucha prisa, cambiarán la escenografía de la casa pobre, por la imagen de un palacio).
HOMBRE.-
(Que entra cuando la construcción del palacio ha terminado).
Ahora toda la ciudad es mía… Pero necesito más dinero para comprar todo el país. -¿Por qué no?, así en lugar de un príncipe seré un rey. -¿Y si soy un rey por qué tengo que esperar a que una simple gallina ponga los huevos que necesito?
(Deambula por el lugar, pensando).
HOMBRE.-
Si esa gallina pone huevos de oro, el oro debe tenerlo en la barriga; y debe tener mucho, muchísimo… -¿Para qué voy a esperar a que ponga los huevos si puedo tener todo el oro de una vez?
(Ríe).
HOMBRE.-
Gallina, gallinita…
(El Hombre se acerca hasta el palacio y entra en él).
HOMBRE.-
(En off).
Gallina, gallinita…
(Vemos al Hombre en lo alto del palacio, con la gallina entre sus manos).
GALLINITA.-
-¿Se puede saber qué vas a hacer, cara de ajo?
HOMBRE.-
!Tendré todo el oro de una vez!
(El Hombre lanza a la Gallina desde lo alto del palacio. Ésta cae en cámara lenta).
GALLINITA.-
(Mientras cae).
-¡Eres una mala persona!… -¡Asesino de gallinas!…
(Cuando al fin la gallina cae al suelo, desaparece, se escucha un trueno, y luego otro, y otro. Desaparece el palacio y el Hombre con sus lujosos vestidos).
(La tormenta seguirá hasta el final de la obra).
(Durante unos instantes no habrá nada en la escena, sólo el sonido de los truenos).
(Al rato, entra el Hombre, de nuevo con sus vestidos andrajosos).
HOMBRE.-
Lo he perdido todo. Hasta mi antigua y mugrienta casa he perdido. Sólo me quedan los harapos con los que visto.
(Dos manos salen desde abajo y lo desnudan, llevándose su ropa).
(Suenan los truenos).
HOMBRE.-
-¡No os llevéis mi ropa!… He perdido todo por culpa de una gallina.
(Sale el Hombre).
(Por el otro extremo del escenario entran el Viejo y la Gallina).
GALLINITA.-
-¡Si es que el pavo ese me ha matado!
VIEJO.-
Es que la avaricia es muy mala.
GALLINITA.-
La avaricia y la tontería… Que ese pavo era más tonto que un ajo.
VIEJO.-
Ya lo sé, ya lo sé.
GALLINITA.-
Ten más cuidado con el próximo, oye.
VIEJO.-
Ya lo sé. Es que la avaricia es muy mala.
GALLINITA.-
Era muy tonto, todo el día gritando: -¡un huevo de oro, un huevo de oro! Loca, loca me tenía…
(Salen ambos).
GALLINITA.-
(En off).
-¡Menudo pavo!

FIN


Otros textos teatrales breves:


Una Respuesta a “Guiones para teatro de títeres: La gallina de los huevos de oro”