Guiones para títeres: El Viejo y el Diablo

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Texto teatral inspirado de manera libérrima en una antigua fábula, conocida con el nombre de “El castillo de maese Falco”. En la historia participan tan sólo dos personajes. Recomendada a partir de los 7 años.

El Viejo y el Diablo
Autor: José Luis García

(Se escucha el ruido de los truenos y del mar embravecido. La oscuridad se rompe tan sólo con los fogonazos de los relámpagos, que nos dejan vislumbrar la silueta de un pequeño velero, movido como un títere por el viento. Tal es la fuerza de la tormenta que el barquito, vencido y agotado, se hunde entre las olas).
(Se ilumina la escena, amanece. Estamos en una isla y escuchamos el sonido del mar, ahora tranquilo. El Viejo entra en escena, arrastrándose, exhausto, y se deja caer el sobre la tierra).
VIEJO.-
(Para sí mismo).
He perdido mi barco, y todo lo que tenía.
(Un sonido extraño domina la escena y entra el Diablo, que avanza como si flotara. Se acerca hasta el Viejo).
DIABLO.-
(Cada vez que habla, gesticula de manera exagerada y marca en exceso su expresión).
Hola, Viejo. Vengo a llevarte a mi reino, donde nunca pasarás frío.
VIEJO.-
-¿Tan mal me he portado en la vida que mi destino es el infierno?
DIABLO.-
No es eso. Es que has naufragado en una isla perdida, a la que nunca vienen los ángeles. Sólo yo y los tiburones solemos desembarcar por aquí de vez en cuando.
VIEJO.-
Pero aún estoy vivo.
DIABLO.-
Un detalle sin importancia. Aquí no encontrarás comida ni bebida.
VIEJO.-
Tienes contestación para todo.
DIABLO.-
Ya sabes. El Diablo sabe más por viejo que por Diablo.
VIEJO.-
Aunque en este caso, el viejo soy yo.
DIABLO.-
Eso es cierto.
VIEJO.-
Te propongo un juego mientras llega la Muerte.
DIABLO.-
Si quieres la llamo. No está lejos. Ha ido a dar un paseo con la familia.
VIEJO.-
-¿No tendrás miedo a perder en un juego contra un pobre náufrago?
(Suena un trueno).
DIABLO.-
-¿Has dicho miedo?, -¿qué juego es ése?
VIEJO.-
Te reto a tres preguntas, ya que tanto sabes. Si no respondes a ninguna, me concederás un deseo.
DIABLO.-
Trato hecho, Viejo. -¿Cuál es la primera pregunta?
VIEJO.-
-¿Por qué los cangrejos caminan hacia atrás?
DIABLO.-
-¡Por mi abuelo!, -¿qué se yo de cangrejos?
VIEJO.-
Si no lo sabes, va una a mi favor.
DIABLO.-
De acuerdo. Me quedan otras dos.
VIEJO.-
-¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?
DIABLO.-
-¡Por mi abuelo!, -¿otra pregunta de animales? Nadie conoce la respuesta. Si digo que la gallina, me preguntarás de qué huevo salió. Y si digo el huevo, preguntarás qué gallina puso ese apestoso huevo.
VIEJO.-
Entonces, ya van dos a mi favor.
DIABLO.-
Estamos de acuerdo, pero -¡por mi abuelo!, que la tercera no sea de animales, que la zoología nunca me ha interesado.
VIEJO.-
Así sea. Puesto que tanto lo has nombrado, dime, -¿quién fue tu abuelo?
DIABLO.-
-¿Cómo voy a saberlo? Las cosas de familia son complicadas y nunca conocí a mi abuelo.
VIEJO.-
He ganado entonces. Son tres las preguntas que no has sabido responder.
(Suena un trueno).
DIABLO.-
-¿Cuál es tu deseo? No vayan a decir que el Diablo es mal perdedor.
VIEJO.-
Quiero un castillo sólo para mí, lleno de comida y de gentes que me sirvan como a un Rey.
(Se escucha otro trueno y vemos cómo a lo lejos emerge un imponente castillo).
DIABLO.-
Ahí lo tienes. Disfrútalo mientras puedas.
VIEJO.-
Muchas gracias, amigo Diablo. Y da recuerdos a la familia.
(Sale).
DIABLO.-
-¡Vaya con el Viejo!
DIABLESA.-
(En off).
Diablo, -¿dónde te has metido?
DIABLO.-
Enseguida voy, querida.
DIABLESA.-
(En off).
Tú con los amigotes y mientras tanto la comida se enfría. Date prisa, -¡por tu abuelo!
DIABLO.-
-¡Maldición!
DIABLESA.-
-¡Diablo!
DIABLO.-
-¡Voy!
(Y con una explosión, desaparece de escena).

FIN




Otros textos teatrales breves:


2 Respuestas a “Guiones para títeres: El Viejo y el Diablo”