Guiones para teatro de títeres: Fruta fresca

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

El absurdo es un elemento utilizado en el teatro como forma de interpretar la realidad. Este texto, para seis personajes, en un homenaje humilde y descarado a ese teatro del absurdo, siempre tan mágico y tan realista.
Recomendado a partir de los siete años.

Fruta fresca
Autor: José Luis García

(Se abren las cortinas. Estamos en un restaurante. Sólo una de sus mesas está ocupada por un cliente: es Leopoldo, que acaba de terminar de comer).
(Desde una puerta del fondo entra el Camarero y se acerca hasta Leopoldo).
CAMARERO.-
-¿Ha comido bien el señor?
LEO.-
En el restaurante de enfrente he comido mejor.
CAMARERO.-
No sabe cuánto le envidio. -¿Quiere algo de postre?
LEO.-
Una manzana fresca, no como el besugo de antes.
CAMARERO.-
No se preocupe, señor, le traeré una manzana y no un besugo.
(Sale).
LEO.-
Ahora entiendo porqué el otro restaurante está siempre lleno y éste vacío.
(Entra el Camarero. Trae un plato con una manzana, un cuchillo y un tenedor; lo deja todo en la mesa de Leopoldo).
CAMARERO.-
La manzana más fresca del universo.
(Sale).
LEO.-
(Mientras coge el cuchillo y el tenedor).
Ya veremos si es fresca.
(Intenta clavar el tenedor en la manzana, pero ésta abre una boca inmensa -para ser una manzana-, grita y sale corriendo del lugar con sus minúsculas piernas, que apenas soportan su manzanal cuerpo).
(Entra el Camarero y ve a Leopoldo inmóvil, con el tenedor y el cuchillo aferrados a sus manos).
CAMARERO.-
-¿Ha llamado el señor?
LEO.-
La manzana ha salido corriendo.
CAMARERO.-
-¿Perdón, señor?
LEO.-
Cuando iba a comérmela, la manzana ha gritado y se ha marchado.
CAMARERO.-
Ya le dije que era muy fresca. -¿Le traigo un café?
LEO.-
Quiero mi postre.
CAMARERO.-
Usted ha dicho que se ha ido.
LEO.-
-¡Quiero una pera!
CAMARERO.-
No hay problema. Traeré una pera, si eso es lo que usted espera.
(Sale).
(Leo se levanta de su silla y con mucho sigilo se acerca al lugar por el que marchó la manzana).
(Entra el Camarero, con un plato con una pera).
CAMARERO.-
-¿No estará usted pensando en marcharse sin pagar?
LEO.-
-¿Qué dice?, soy un hombre honesto.
CAMARERO.-
Eso dijo el Presidente, antes de engañar a todo el país.
(Deja el plato con la pera en la mesa).
CAMARERO.-
Aquí le dejo la pera, que le espera.
(Leo se acerca a su mesa y se sienta en su silla. El Camarero sale. Como ocurriera antes con la manzana, la pera abre una boca gloriosa, grita y sale a todo correr al verse amenazada por el tenedor y el cuchillo de Leo).



(Entra el Camarero).
CAMARERO.-
-¿Ha vuelto a llamar el señor?
LEO.-
(Anonadado).
La pera se ha marchado.
CAMARERO.-
Ya lo dice el refrán: el que espera, desespera. -¿Un café?
LEO.-
-¿No me ha oído?, le he dicho que la pera se ha ido.
CAMARERO.-
Señor, seamos serios. Ni las manzanas ni las peras pueden moverse.
LEO.-
-¡Se han ido!, -¡yo las he visto!
CAMARERO.-
Dicen que el cliente siempre tiene razón. -¿Quiere otra fruta?
LEO.-
Traiga una banana, pero de las que no se escapan.
CAMARERO.-
Una banana cautiva. Está hecho.
(Sale).
(Leo se vuelve a levantar y se acerca hasta el lugar por el que han salido sus dos postres).
CAMARERO.-
(Que entra).
No lo intente, señor. Soy el más rápido del lugar.
LEO.-
No intento irme sin pagar, señor mío.
CAMARERO.-
No soy suyo. La que es suya es esta banana, a la que hemos atado una cuerda para que no se le escape.
LEO.-
(Que vuelve a su silla).
Una idea excelente.
(El Camarero deja el plato en la mesa y sale. Leo coge con una mano un extremo de la cuerda atada a la banana y con su otra mano agarra el cuchillo, con el que intenta cortar la fruta, pero ésta abre su boca, grita y sale corriendo, arrastrando consigo a Leo, aferrado a la cuerda y a un grito imponente).
(Entra el Camarero).
CAMARERO.-
-¡Lo sabía!, se ha marchado sin pagar. -¡Cocinero!
(Sale).
(Entran la Manzana, la Pera y la Banana y se sientan en una de las mesas).
PERA.-
Espero que aquí podamos comernos una buena tarta de cumpleaños.
MANZANA, PERA Y BANANA.-
-¡Camarero!
CAMARERO.-
(Que entra).
-¿Qué desean los seño…?
(Queda inmóvil, primero, y luego cae al suelo, incosciente).
MANZANA.-
-¿Y quién nos trae ahora la tarta?
PERA.-
Vámonos al de enfrente, dicen que se come mejor que aquí.
BANANA.-
Por eso está siempre lleno.
(Salen las tres frutas).
(El Camarero se incorpora ligeramente, hasta quedar sentado en el suelo).
CAMARERO.-
Todo esto es pura alucinación. Esa paellera oxidada que usa el cocinero no debe ser buena para la salud.
(Un Melón entra, lanzado por alguien desde la cocina, y se estrella contra la cabeza del Camarero).
CAMARERO.-
-¡Un melón como un camión!
(Cae al suelo y queda inmóvil).
MELÓN.-
(Feliz).
-¡Esperadme!
(Se dirige a la salida).
-¡Yo también quiero tarta!
(Sale).
(El Camarero alza su cabeza).
CAMARERO.-
Pues… -¡Feliz cumpleaños!
(Se desmaya).
(Se cierran cortinas).

FIN


Otros textos breves y cuentos:


58 Respuestas a “Guiones para teatro de títeres: Fruta fresca”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El absurdo es un elemento utilizado en el teatro como forma de interpretar la realidad. Este texto, para seis personajes, en un homenaje humilde y descarado a ese teatro del absurdo, siempre tan mágico y tan realista. Recome…