Guiones para tí­teres: La rana Juliana


Esta es la historia de las primeras aventuras por el mundo de la Rana Juliana.
Para los más pequeños y sus también primeras aventuras por este ancho mundo. -¡Suerte!
Recomendado a partir de 3 años.

La Rana Juliana
Autora: Isabel Tapiador

(Hacia la izquierda de la escena, un arbusto redondeado. A ambos lados del arbusto asoman unas ranas, elegantemente vestidas y con unas trompetillas que hacen sonar a coro, igual que a coro cantan)

CORO.-
Aquí­ comienza la historia de la rana Juliana,
la rana Juliana, la rana Juliana.

(Hacia el otro lado de la escena aparece la simpática rana Juliana. Se mueve al son del coro y realiza las acciones que éste canta)

CORO.-
La rana Juliana,
de buena mañana,
se lava la cara,
se lava la cara,
la rana Juliana,
la rana Juliana.

La rana Juliana,
de buena mañana,
salta y chapotea,
salta y chapotea,
la rana Juliana,
la rana Juliana.

La rana Juliana,
de buena mañana,
se come cinco moscas,
se come cinco moscas,
la rana Juliana,
la rana Juliana.

(El coro vuelve a hacer sonar sus trompetillas, la rana Juliana les mira sorprendida)

CORO.-
Rana Juliana,
no te alejes de la charca,
rana Juliana.

(Desaparecen coro y arbusto. Ahora llenan la escena unos cuantos juncos y otras plantas tí­picas de charca, mientras Juliana salta contenta de aquí­ para allá. Entra Pascuala, su madre)



PASCUALA.-
Juliana, por fin te encuentro.
JULIANA.-
-¿Qué pasa, mami?
PASCUALA.-
-¿No te acuerdas? Hoy viene Ludisvinda, la rana que más salta, para enseñarte el salto a larga distancia.
JULIANA.-
-¡Qué emocionante!
PASCUALA.-
Dentro de una hora, Juliana. No te olvides, te espera al otro lado de la charca.
JULIANA.-
-¡Sí­ mami!
(La madre comienza a irse, vuelve)
PASCUALA.-
-¡Y no te alejes de la charca; no te alejes de la charca!
JULIANA.-
-¡No mami, no mami!
(Se va la madre)
JULIANA.-
-¡Ooohh! Si salto mucho, mucho en este rato, la señora rana que más salta se pondrá muy contenta, porque habré aprendido yo solita. -¡Ooohh!
-¡Salta, salta,… salta, salta, salta!
(Salta aquí­ y allá)
-¡Más lejos, más lejos,… más lejos, más lejos, más lejos!
(Sigue saltando, sus saltos son pequeños, pero está muy emocionada y, sin darse cuenta, se aleja más y más de la charca.
Sale de escena, desaparecen la plantas de charca y aparecen otras muy distintas. Entra Juliana, casi no puede saltar de cansada que está)
JULIANA.-
-¡Más lejos,… más lejos,… ay!
(Mira a su alrededor)
-¿Dónde estoy? -¡Esto no es mi charca!
(Una liebre recorre veloz la escena de derecha a izquierda)
LIEBRE.-
-¡Que te pilloooo!
JULIANA.-
-¡Qué susto!
(La liebre vuelve a pasar veloz, ahora de izquierda a derecha)
LIEBRE.-
-¡Que te pilloooo!
JULIANA.-
-¡Qué susto! -¿Qué quieres?
(La liebre se asoma por la derecha)
LIEBRE.-
Yo contigo nada, pedazo de rana. Pero ten cuidado, no todos son tan simpáticos como yo.
(Sale)
JULIANA.-
-¡Vaya, dónde estará mi charca!
(Detrás de Juliana aparece una serpiente que la observa y se esconde cuando Juliana se gira, la serpiente aparece por el otro lado)
SERPIENTE.-
-¡Estás perdida?
JULIANA.-
-¿Qué…qué quieres?
SERPIENTE.-
Sólo preguntaba…
(La serpiente se abalanza contra la ranita para comérsela, Juliana se aparta a tiempo)
JULIANA.-
-¡Qué susto!
SERPIENTE.-
No es para tanto.
(Se abalanza de nuevo, la ranita se aparta)
JULIANA.-
-¡Ay! -¡Socorro!
LIEBRE.-
(Mientras cruza la escena).
-¡Que te pilloooo!
SERPIENTE.-
-¡Qué susto!
(Desaparece hacia abajo. Entra la liebre riéndose)
LIEBRE.-
-¡Je, je, je! Mi “que te pillo” no falla nunca.
JULIANA.-
Menos mal que estabas aquí­.
LIEBRE.-
(Toda chula)
Eso digo yo, muchacha, te veo muy perdida.
(La ranita se entristece)
-¡Oye! -¿Tú no vivirás en la charla de los siete juncos?
(Juliana cuenta para sí­)
JULIANA.-
-¡Sí­, son siete juncos, siete juncos!
LIEBRE.-
Bueeeno, pues tampoco está tan lejos, muchacha.
JULIANA.-
-¿Ah, no?
LIEBRE.-
-¡Esto es pan comido!
JULIANA.-
-¿Qué pan?
LIEBRE.-
Sube que te llevo, pequeñaja.
(Juliana empieza a saltar contenta y se sube a la liebre)
LIEBRE.-
-¡Que te pilloooo!
(Salen veloces)
(Cambian las plantas, volvemos a ver los juncos de la charca. Entra Pascuala)
PASCUALA.-
-¿Dónde se habrá metido esta ranita? Mira que se lo dije, Ludisvinda está a punto de llegar.
(Oí­mos la voz de la liebre)
LIEBRE.-
-¡Ya llegamoooos!
(Entran Liebre y ranita. La liebre frena, pero ya es tarde, caen las dos al agua)
LIEBRE.-
-¡Qué fresquita!
PASCUALA.-
-¡Juliana! -¿Estás bien?
JULIANA.-
-¡Sí­ mami! Mira, mi muy amiga la liebre, que me ha salvado y…
PASCUALA.-
-¿Que te ha salvado?
LIEBRE.-
Encantada, señora, soy la liebre Conchita.
PASCUALA.-
Gracias, Conchita.
LIEBRE.-
Ahora tengo que marcharme. -¡Que te pillooo!
(Sale veloz)
PASCUALA.-
Ya hablaremos luego, Juliana. Ahora, a tu clase de salto.
JULIANA.-
-¿Llego a tiempo?
PASCUALA.-
Por los pelos, ranita, por los pelos.
(Salen saltando de escena)
CORO.-
(Hacen sonar sus trompetillas)
La rana Juliana
se perdió por el mundo.
La rana Juliana
ha vuelto a su charca
y está sana y salva,
ha vuelto a su charca
y está sana y salva.
La rana Juliana,
la rana Juliana.
(trompetillas)
-¡Fiiiin!
(Desaparecen hacia abajo)

FIN


Textos breves y guiones:


88 Respuestas a “Guiones para tí­teres: La rana Juliana”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Esta es la historia de las primeras aventuras por el mundo de la Rana Juliana. Para los más pequeños y sus también primeras aventuras por este ancho mundo. ¡Suerte! Recomendado a partir de 3 años.(Visto 20 veces 20 visit…

  2. Hoy me dio por pinchar la Historia de la rana Juliana y mira lo que me encuentro. Sabes que yo creé una historia en mis épocas de Universidad que titulé así­… Cómo se conectan las ideas!
    La repartí­ entre amig@s y hoy pensé y si se ha subido a internet? Es que no tengo el original y me hací­a falta (ya después encontré el escrito a ordenador) Qué cosas!!!