Guiones para tí­teres: Fantasmas en la biblioteca


Corta y emocionante historia para cuatro personajes, que a pesar de contar con la presencia de fantasmas, es muy actual. Muchos estamos sufriendo los recortes que imponen unos pocos, que creen haber encontrado la piedra filosofal, aquella que a nosotros nos convierte en plomo y a ellos en oro.
Dos de esos fantasmas entran en la biblioteca y se encuentran con un final que no sospechaban. Y es que las historias todas tienen su propia vida, pero los fantasmas saben poco o nada de esto.
Y además es un texto recomendado a partir de los cinco hasta los ciento cinco.

Fantasmas en la biblioteca
Autor: José Luis Garcia

(Estamos en una biblioteca. Entra Susana, la bibliotecaria, con un vecino que vive al lado, llamado Nicolás).
(Es de noche, y la luz es escasa, la justa para que veamos el lugar y a los dos personajes que entran).
SUSANA.-
Nicolás, -¿estás seguro de haber escuchado ruidos?
NICOLÁS.-
Claro, señorita bibliotecaria.
SUSANA.-
Por San Jerónimo, llámame Susana.
NICOLÁS.-
-¿Y quién es?
SUSANA.-
Susana soy yo.
NICOLÁS.-
Quiero decir, ese Jerónimo.
SUSANA.-
Es el santo patrono de las bibliotecas.
NICOLÁS.-
Pensaba que era el novio.
SUSANA.-
-¿El de la biblioteca?
NICOLÁS-
No, el suyo.
SUSANA.-
No tontees, Nicolás; venimos por los ruidos.
NICOLÁS.-
Que los he escuchado yo, y no ese Jerónimo.
(Se escucha el habitual sonido que suelen hacer los fantasmas cuando quieren asustar a los humanos: -¡Uhh!).
NICOLÁS.-
(Que es muy humano; asustado).
-¡Fantasmas!
SUSANA.-
Hagamos como que nos asustamos…
NICOLÁS.-
Yo estoy asustado de verdad.
SUSANA.-
Pues grita de miedo y nos escondemos para ver quienes son esos fantasmas.
NICOLÁS.-
-¡Ay, mi madre!, -¡son fantasmas!
SUSANA.-
-¡Corre Nicolás!, -¡fantasmas, oh, qué horror!
(Susana y Nicolás se esconden detrás de una de las estanterí­as de libros que llenan el lugar).



(Se encienden las luces del lugar y entran dos Hombres Grises Trajeados, tienen aspecto de ejecutivos, polí­ticos o vendedores; son Gadget y Hosting, y con ellos vienen también unas tijeras de grandes dimensiones, que se mueven como si fueran un personaje más).
GADGET.-
Te dije que este truco funcionarí­a con esos mendrugos.
HOSTING.-
Tenemos que seguir con nuestros recortes.
GADGET.-
Al fin y al cabo, es por su bien.
HOSTING.-
Es por el bien de la humanidad. Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades.
GADGET.-
-¡Libros en fila!
(Un grupo de libros sale de una de las estanterí­as y se coloca en fila delante de las tijeras).
HOSTING.-
-¡Continúa con los recortes!
(Las tijeras cortan por la mitad al primero de los libros, luego al segundo y un poco después al tercero).
(Nicolás y Susana salen de su escondite).
SUSANA.-
-¡No podéis hacer esto!
NICOLÁS.-
-¡No sois fantasmas, sois fantasmones!
(No se sabe bien de dónde, aparece una cuerda que sin intermediación humana ata a nuestros dos amigos, porque dadas las circunstancias, ya lo son).
SUSANA.-
-¡No podéis hacer esto!
GADGET.-
La señorita bibliotecaria no sabe decir otra cosa.
HOSTING.-
Pues sin que podemos, intelectualilla.
NICOLÁS.-
Voy a hacer que te tragues tus palabras.
HOSTING.-
-¿Y cómo, tontorrón, si estás atado?
GADGET.-
-¡Recorta!
(Las tijeras cortan por la mitad al siguiente libro de la fila).
SUSANA.-
Vosotros seréis los más perjudicados.
GADGET.-
-¡Recorta!
(Las tijeras cortan a otro libro y justo en ese momento Hosting y Gadget quedan reducidos a la mitad de lo que eran; visten igual que antes, tienen la cabeza igual de colocadita sobre sus estrechos hombros, pero ahora son la mitad de altos y la mitad de anchos; sin embargo, ninguno de los dos se percata del cambio).
SUSANA.-
Lo dice el refrán, el que a hierro mata, a hierro muere.
GADGET.-
-¡Calla de una vez!
NICOLÁS.-
Voy a hacer que te comas tus dientes.
GADGET.-
Prefiero comer una buena langosta o un chuletón.
(Rí­en los dos medios Hosting y Gadget).
HOSTING.-
-¡Recorta!
(Las tijeras cortan al siguiente libro de la fila. Y al igual que antes, en ese mismo instante, Hosting y Gadget quedan en la mitad de lo que eran, es decir, en un cuarto de lo que eran al principio de la historia).
SUSANA.-
-¡Vais a desaparecer!
GADGET.-
Quienes desaparecerán serán tus libros, el que quiera uno que lo pague de su bolsillo y que no venga a gorronear a la biblioteca.
HOSTING.-
No hay dinero para libros.
SUSANA.-
-¿Y para tanques si lo hay?
HOSTING.-
Es que un tanque es una cosa seria.
GADGET.-
-¡Recorta!
(Las tijeras cortan al siguiente libro y en ese instante, los dos cuartos de Hosting y Gadget desaparecen; y las tijeras caen al suelo, son sólo un objeto. La cuerda que ata a Nicolás y Susana se suelta y ambos personajes quedan libres).
NICOLÁS.-
-¿Qué ha pasado?, -¿dónde se han metido esos bellacos?
SUSANA.-
La historia se los ha tragado, como si no hubiesen existido nunca.
NICOLÁS.-
-¿Qué historia?
SUSANA.-
Ésta, que para ellos acaba y que para nosotros creo que sólo comienza.
NICOLÁS.-
Ay, Susana, qué bien hablas; pero no entiendo nada.
SUSANA.-
Te lo explicaré todo mientras nos tomamos un café.
NICOLÁS.-
Eso si lo entiendo. -¿Un café nosotros dos solos, sin ese Jerónimo?
SUSANA.-
Te prometo que Jerónimo nos dejará tranquilos.
NICOLÁS.-
Creo que éste es el comienzo de algo muy bonito.
(Los dos personajes se cogen de la mano y salen de escena).

FIN


Textos breves y cuentos:


95 Respuestas a “Guiones para tí­teres: Fantasmas en la biblioteca”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Corta y emocionante historia para cuatro personajes, que a pesar de contar con la presencia de fantasmas, es muy actual. Muchos estamos sufriendo los recortes que imponen unos pocos, que creen haber encontrado la piedra filos..…