Guiones para títeres: El príncipe y las gallinas

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Esta historia teatralizada nos enseña que las cosas no son casi nunca como parecen y que hay que pensar, imaginar, escuchar y en ocasiones hasta correr; porque no sólo de palabras vive el teatro, sino también de silencios, luces y sombras. La historia nos lleva al País de Sourtsnom.
Recomendada a partir de los cinco años.

El príncipe y las gallinas
Autor: José Luis García

(Estamos en un suntuoso salón del palacio del Rey. Tres gallinas pululan por el lugar, como si ésta fuera su casa).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Lo habéis imaginado a la perfección. Estamos en el salón principal del palacio del país de Sourtsnom.
(Entra el Rey).
REY.-
-¿Acaso crees que no lo sé, saltimbanqui? Yo soy el rey de Sourtsnom y tengo que saberlo.
PRESENTADOR.-
Perdonad, majestad, pero yo estaba hablando con…
REY.-
-¿Con las gallinas?, pues eres más tonto de lo que había imaginado.
PRESENTADOR.-
No, majestad.
REY.-
-¿Osas llevarme la contraria?
PRESENTADOR.-
No, majestad.
REY.-
Pues lo estás haciendo, titiritero.
PRESENTADOR.-
Yo sólo soy el títere.
REY.-
Vuelves a contradecirme. Debería hacer algo malvado contigo. Pero estás de suerte, porque hoy estoy de buen humor.
PRESENTADOR.-
-¿Puedo preguntar por el origen de vuestra alegría?
REY.-
No puedes, porque yo ya voy a decirlo; porque soy un rey magnánimo. Acaba de llegar un príncipe que quiere pedir la mano de una de mis dos hijas. Y eso me hace feliz.
PRESENTADOR.-
No sabía que su excelencia tuviese dos hijas.
REY.-
-¿Y qué va a saber un títere? Vete, sal de aquí, que ya se acerca el príncipe y no me gustaría que me viese hablando con un muñeco.
PRESENTADOR.-
Pero, majestad, usted también…
REY.-
-¡Sal de aquí, villano!, antes de que olvide que estoy de buen humor. -¡Fuera!
PRESENTADOR.-
Sus órdenes son deseos más para mí. -¿O era al revés?
REY.-
-¡Fuera!
(Sale el Presentador por un extremo, en el mismo momento en que el Príncipe entra por el otro, y escucha la exclamación del Rey).
PRÍNCIPE.-
Ops, perdón; pensé que había dado usted permiso para que entrara. Me marcho…
REY.-
No hablaba contigo, muchacho. Hablaba con un tontorrón que se ha marchado.
PRÍNCIPE.-
-¿Y si se había marchado, por qué hablaba con él?
REY.-
-¿Eh?, -¿y tú qué quieres?
PRÍNCIPE.-
Vengo a pedir la mano de una de sus hijas.
REY.-
-¡Ah, claro!, con gusto te daría la mano y hasta el pie de una de mis dos hijas, pero una bruja las ha convertido en gallinas. Son éstas que picotean por el salón.
(El Rey señala a las tres gallinas).
PRÍNCIPE.-
Pero es que hay tres gallinas.
REY.-
-¿Acaso no crees que soy muy capaz de contar gallinas?, ya sé que son tres.
PRÍNCIPE.-
Pero ha dicho que tiene dos hijas, así que sobra una gallina.
REY.-
Es que la otra es la bruja que las ha embrujado.
PRÍNCIPE.-
Curioso, -¿la bruja convierte a las dos princesas en gallinas y para terminar también a ella misma?
REY.-
Sólo se romperá el encantamiento si un príncipe como tú descubre cual de las tres gallinas es la bruja.
PRÍNCIPE.-
-¡Ah!
REY.-
Ya ves.
(Se produce un momento de silencio durante el cual el Príncipe observa a las gallinas).
PRÍNCIPE.-
-¿Podrían traerme unos granos de maíz?
REY.-
-¿Vas a hacer palomitas?, me encantan las palomitas de maíz. -¡Traed granos de maíz para el príncipe!



(Entra el Presentador con los granos de maíz).
PRESENTADOR.-
Granos de maíz.
PRÍNCIPE.-
Arrójalos al suelo.
PRESENTADOR.-
Sus granos son órdenes para mí.
(El Presentador arroja los granos al suelo). (Una de las gallinas se pone a picotear los granos recién traídos).
PRÍNCIPE.-
El misterio, está resuelto; la bruja es la gallina que come los granos. Unas princesas, aún siendo gallinas, jamás se rebajarían a comer un alimento tan poco delicado. -¡Tú eres la bruja!
(La gallina que estaba picoteando los granos se transforma en una bruja más bien guapa).
BRUJA.-
-¡Y tú eres tonto!
PRÍNCIPE.-
-¿Porque te he descubierto?
BRUJA.-
No, príncipe Otnot led Oluc. Sino porque yo hice un hechizo para librar a esta tierra de la tiranía de los Ogros y tu acabas de romperlo.
(Las otras dos gallinas se transforman en dos Ogras y el rey en un Ogro de aspecto espantoso y aterrador).
BRUJA.-
Corre, Otnot.
(Bruja y Príncipe salen del lugar perseguidos por los ogros. Vuelven a entrar y salir, perseguidos siempre. Entran de nuevo).
PRÍNCIPE.-
(Mientras corre junto a la Bruja).
-¿Cómo te llamas?
BRUJA.-
Soy la Bruja Sam Apaug.
PRÍNCIPE.-
Encantado.
(Ambos salen perseguidos por los ogros).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Algunos dicen que los ogros se comieron al Príncipe en pepitoria, y otros que en salsa verde. Sin embargo, algunos aseguran que la Bruja y el Príncipe escaparon, se casaron y vivieron contentos en otro cuento.
(Aparecen los tres ogros y persiguen al Presentador por el escenario, entradas y salidas siempre el Presentador delante a todo correr).
PRESENTADOR.-
(En una de las entradas y cuando los ogros están a punto de atraparlo).
-¡Había una vez un cuento que acaba en este momento!
(Desaparecen todos).

FIN


Otros textos breves y cuentos:


86 Respuestas a “Guiones para títeres: El príncipe y las gallinas”

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Esta historia teatralizada nos enseña que las cosas no son casi nunca como parecen y que hay que pensar, imaginar, escuchar y en ocasiones hasta correr; porque no sólo de palabras vive el teatro, sino también de silencios,…