Guiones para títeres: El admirador de Confucio


Sabemos muchas cosas de Confucio (de 551 a.C. – 479 a.C.), entre ellas que no fue el creador de la confusión, ni tampoco el del Kung Fu, aunque el nombre del maestro se escriba así en ocasiones: Kung Fu Tse.
Este texto teatral, muy breve, parte de un supuesto o presunto encuentro de Confucio con un admirador. En este punto, es interesante hacer notar que los admiradores y seguidores ya existían antes de la invención de Facebook y las redes sociales.
El textos que presentamos es para tres personajes. Recomendado a partir de los 8 años.

El admirador de Confucio
Autor: José Luis García

(La escena está vacía. Entran Confucio y Discípulo).
DISCÍPULO.-
Maestro Confucio.
CONFUCIO.-
Así me llaman.
DISCÍPULO.-
Maestro Confucio.
CONFUCIO.-
Si no continúas tu razonamiento, podemos estarnos aquí toda la mañana.
DISCÍPULO.-
Maestro Confucio.
CONFUCIO.-
Dime, querido discípulo.
DISCÍPULO.-
Tenéis una visita.
CONFUCIO.-
Pues haz pasar al visitante, si es que no se ha aburrido de esperar durante este rato.
DISCÍPULO.-
Si, maestro.
(Sale Discípulo).
CONFUCIO.-
La bondad es buena. Aunque en ocasiones puede ser cansina si no está adornada por algo de inteligencia.
(Entra el Visitante, acompañado del Discípulo, que queda en segundo plano).
VISITANTE.-
Maestro Confucio.
CONFUCIO.-
Habla sin reparos.
VISITANTE.-
Maestro Confucio.
CONFUCIO.-
Empezamos mal. Eso te lo digo ya, sin tapujos.
VISITANTE.-
Maestro, quiero ser discípulo suyo.
CONFUCIO.-
Esto sí que es bueno. -¿Y se puede saber por qué?
VISITANTE.-
Porque me impresiona su aire noble y digno.
(Confucio coge aire, y se observa).
VISITANTE.-
Me subyuga la elegancia y riqueza de sus vestidos.
(Confucio observa sus ropas).
VISITANTE.-
Me maravilla la belleza de su carruaje y todo el ceremonial que le acompaña cuando es recibido por el Emperador.
CONFUCIO.-
(Al Discípulo).
Acompaña a nuestro visitante y entrégale mi carruaje y las ropas que utilizo en las ceremonias oficiales.
DISCÍPULO.-
Sí, maestro.
CONFUCIO.-
(Al Visitante).
Acompaña a mi discípulo, coge lo que él te entregue y luego vete. No es a mí a quien respetas y admiras, sino a todos esos objetos, así que llévatelos.
(Salen Discípulo y Visitante).
CONFUCIO.-
En ocasiones, la inteligencia si no se acompaña de la bondad, apenas es una distracción, unos fuegos artificiales que adornan sin sentido a algunos seres.
(Pausa).
Me pregunto si aún podré tomar una taza de té, con una pizca de tranquilidad.
(Sale Confucio).

FIN




Más guiones, textos teatrales y cuentos: Guiones teatrales publicados


Otros textos breves y cuentos:


92 Respuestas a “Guiones para títeres: El admirador de Confucio”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Sabemos muchas cosas de Confucio (de 551 a.C. – 479 a.C.), entre ellas que no fue el creador de la confusión, ni tampoco el del Kung Fu, aunque el nombre del maestro se escriba así­ en ocasiones: Kung Fu Tse. Este texto te……