Guiones para tí­teres: La puerta del Castillo


Cuento-trabalenguas. Nuestro texto teatral de hoy es un cuento en forma de juego, o un juego para contar.
Partimos del trabalenguas como juego de agilidad mental que desarrolla la capacidad lingí¼í­stica del niño, mejorando su pronunciación, a la vez que le busca el sentido a lo que dice.
Recomendado a partir de 6 años.

La puerta del Castillo
Autora: Isabel Tapiador

(En escena vemos parte del exterior de un castillo, con una gran puerta cerrada, entra nuestro primer personaje, contento, enarbolando una llave, habla al público)

TUTO.-
Porque yo soy muy pillo,
llego hasta el castillo.
Traigo mi llave maestra,
que seguro me abre la puerta.
(Mete la llave en la cerradura)
-¡Ji, ji, ji,ji! Un, dos, tres, y…-¡giro!
(Cuando va a girar la llave, sale despedido hacia atrás, cayendo con estrépito. Se levanta, llave en mano)

TUTO.-
-¡Qué fue, qué pasó,
el triste destino
me arrebató el sentido
y al suelo me tiró!
(Piensa un instante)
-¡Con fuerza!
(Se lanza hacia la cerradura, en mitad del camino da una revuelta, y otra, se lí­a él solo mientras dice:)
-¡Allá van los que vendrán,
llegarán, se irán y volverán…!
-¿Y para qué? Ya me he liado…
-¡Con fuerza!
(Se lanza de una vez hacia la cerradura, entra la llave, pero ambos salen despedidos de inmediato con más fuerza que antes)

TUTO.-
(Se levanta, llave en mano).
De nuevo el triste destino me tiró.
-¿Porqué es mi sino, revolcón?
Si no soy fino, soy resultón.

(Entra en escena nuestro segundo personaje, Tato)

TATO.-
-¿Qué haces, Tuto?
TUTO.-
-¡Tato!
TATO.-
Yo soy Tato, tú eres Tuto.
TUTO.-
Eso ya lo sé.
Si tú eres Tato,
Tuto no puedes ser.
Ese yo debo ser,
que Tato no seré.
(Tato se bambolea mareado, mientras oye a Tuto)
TATO.-
-¡Ay, mamita!
(Se desmaya)



TUTO.-
-¡Tato!
TATO.-
(Levantando la cabeza)
-¡Tutéame!
(Se incorpora)
-¿A qué has venido, Tuto?
TUTO.-
A abrir el castillo, fí­jate. -¡Con fuerza!
(Se lanza, mete la llave y vuelve a ser despedido)
TATO.-
Pero así­ no, Tuto.
TUTO.-
(Se levanta, llave en mano).
-¡Que sí­, Tato! -¡A la tercera, va la vecina!
TATO.-
-¡Vecina, vecina!
TUTO.-
-¿A quién llamas?
TATO.-
A la vecina del tercero,
que me alucina.
Pero desespero,
porque no tengo bocina.
TUTO.-
(Pausa, no entiende nada)
No me distraigas. -¡Con fuerza!
(Se lanza, entra la llave pero se queda atascada, Tuto hace fuerza)
-¡No gira…ni tampoco sale…!
TATO.-
-¡Te digo que así­ no es, Tuto! La fuerza está en las palabras.
TUTO.-
-¡Pero qué dices!
(Sigue tirando y empujando)
TATO.-
Se gira la llave
con las palabras clave.
TUTO.-
(Agotado)
-¿Y cuáles son?
TATO.-
-¡Atento!
-¡Tres tristes tigres
comí­an trigo en un trigal…!
TUTO.-
Eso no va a ser, Tato.
TATO.-
(Pensativo)
-¡Espera un rato!
(Se agacha, de espaldas a Tuto)
TUTO.-
-¿Y ahora, para abajo te pones?
TATO.-
(Que ojea rápidamente un librito)
Estoy leyendo las instrucciones. -¡Atento, Tuto!
TUTO.-
Dime, Tato.
(Se puede solicitar la participación del público y que todos aprendan el trabalenguas)
TUTO.-
Gira la llave
y llama a la puerta,
gira un poco más
y la puerta abrirás.
TUTO.-
-¡Entendido!
(De nuevo intenta girar la llave a la fuerza, sin conseguirlo)
TATO.-
-¿Qué haces, Tuto? La fuerza está en las palabras. Repite conmigo.
TUTO/TATO.-
Gira la llave
y llama a la puerta.
(Tuto lo hace, la llave gira)
TUTO/TATO.-
Gira un poco más
y la puerta abrirás.
(Tuto gira un poco más la llave y la puerta se abre, ambos se miran asombrados)
TATO.-
-¿Y ahora, Tuto?
TUTO.-
Entro en el castillo.
(Entra)
Y agarro mi rastrillo.
(Aparece rastrillo en mano)
TATO.-
-¿Lo ves, Tuto?,
así­, mejor que ser bruto.
TUTO.-
Y me voy por el pasillo,
a cuidar de mi campillo.
(Se despide con la mano y sale)
(Tato mira al público un tanto asombrado, mira dentro del castillo)
TATO.-
-¡Oh, qué ven mis ojos! -¡Una bocina!
(Entra en el castillo y vuelve con una bocina, que hace sonar estrepitosamente)
TATO.-
(“-¡Mooooc, mooooc!”)
-¡Vecina, vecina!
-¡Tu encanto me alucina!
(“-¡Mooooc, mooooc!”)
-¡Mucho mejor, dónde va a parar!
(Al público)
Sólo falta una cosa.
(Suelta la bocina un momento, entra en el castillo y sale con un cartelito en que pone “fin” y lo deja colocado en el centro de la escena)
TATO.-
Traigo el “fin” y lo dejo aquí­.
(Agarra de nuevo la bocina y la hace sonar)
TATO.-
(“-¡Mooooc, mooooc!”)
-¡Vecina, vecina!
-¡Tu encanto me alucina!
(“-¡Mooooc, mooooc!”)
(Dice adiós con la mano y sale, llamando una vez más a la vecina y haciendo sonar su bocina)
(La puerta del castillo se cierra).

FIN


Otros textos breves y cuentos:


Más guiones, textos teatrales y cuentos: Guiones teatrales publicados


88 Respuestas a “Guiones para tí­teres: La puerta del Castillo”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuento-trabalenguas. Nuestro texto teatral de hoy es un cuento en forma de juego, o un juego para contar. Partimos del trabalenguas como juego de agilidad mental que desarrolla la capacidad lingí¼í­stica del niño, mejorando ……