Guiones para tí­teres: Blancanieves y los siete Enanitos


Hoy os traemos una adaptación del cuento de los hermanos Grimm, Blancanieves y los Siete Enanitos. Un clásico del que se pueden hacer muchas lecturas, ya que nos habla de muchas cosas, de la valentí­a, la amistad, la bondad frente a la belleza, de no perder la esperanza, porque las cosas siempre pueden mejorar…
Nuestra compañí­a, Marimba Marionetas, tiene actualmente en repertorio una versión de este cuento titulada: Bolanieve y los Siete Redonditos.
Recomendado a partir de cuatro años.

Blancanieves y los Siete Enanitos
Autora de esta adaptación: Isabel Tapiador

(Se abre el telón, vemos a la madrastra de Blancanieves posando ante el espejo, orgullosa. El espejo es grande, para verse de cuerpo entero, puede tener cara, ojos y boca que se mueve al hablar, o simplemente oí­mos su voz cuando habla)
MADRASTRA.-
No hay duda, soy la más guapa. Pero se lo voy a preguntar, para que me lo diga.
Espejo, espejo mágico, -¿quién es la más bella del lugar?
ESPEJO.-
(Bosteza, la madrastra le mira impaciente)
-¿Otra vez con lo mismo?
MADRASTRA.-
-¡Responde, insolente!
ESPEJO.-
La más bella eres tú, majestad, como siempre.
MADRASTRA.-
-¡Aaaahh, ja, ja, ja,ja, soy la más bella del lugar!
ESPEJO.-
-¡Perdón, perdón, las cosas han cambiado!
Blancanieves ha crecido y ahora ella es la más bella.
MADRASTRA.-
(Presa de un ataque de rabia)
-¡Ñiiiii, no, no y no!
ESPEJO.-
-¡Oh, oooh!
MADRASTRA.-
-¡Concéntrate, espejo bobo!
-¿Quién es la más bella del lugar?
ESPEJO.-
Blancanieves, majestad, es bella sin igual.
MADRASTRA.-
(Otro ataque de rabia, el espejo aprovecha para retirarse sin que le vea)
-¡Ñiiii, no, no y no! -¡Tengo que ser la más bella! -¡Piensa, piensa, piensa!
(Mientras dice esto, se da manotazos en la cabeza)
-¡Lo tengo, Blancanieves tiene que desaparecer!
-¡Mauricio!
(Pausa)
-¡Mauriiiicio!
(Entra Mauricio de un salto)
MAURICIO.-
-¡Sí­, señora!
MADRASTRA.-
Tú que eres cazador y sabes usar el cuchillo…
MAURICIO.-
-¡Sí­, señora!
MADRASTA.-
Llévate a Blancanieves al bosque y acaba con ella.
MAURICIO.-
-¿Señora?
MADRASTRA.-
Con el cuchillo más grande que tengas.
MAURICIO.-
(Pausa)
-¿Señora?
MADRASTRA.-
-¿Pero es que estás tonto, qué te he dicho?
MAURICIO.-
Que acabe con ella.
MADRASTRA.-
Eso es.
MAURICIO.-
-¿Pero que acabe…acabe con ella?
MADRASTRA.-
-¡Acaba con ella, retí­rate!
(Mauricio se va, caminando hacia atrás y haciendo reverencias)
MAURICIO.-
-¡Sí­, señora, sí­, señora…!
(Sale, se asoma)
-¿Pero que acabe…acabe?
MADRASTRA.-
-¡Basta, hazlo y rápido!
MAURICIO.-
-¡Ay, madre mí­a!
(Se va)
MADRASTRA.-
Tema resuelto, soy magní­fica.



(En escena unos árboles, estamos en el bosque. Entra Mauricio, que lleva de la mano, tirando de ella, a Blancanieves, que no sabe qué pasa)
MAURICIO.-
-¡Ay, madre mí­a, ay, madre mí­a…!
BLANCANIEVES.-
-¿Pero qué pasa , Mauricio, a dónde me llevas?
(Se paran en el centro, Mauricio mira a Blancanieves, pausa)
MAURICIO.-
-¡Ay, madre mí­a…!
BLANCANIEVES.-
-¿Por qué sólo dices eso?
(Mauricio se agacha y agarra un cuchillo, enorme, enorme, más grande que él)
BLANCANIEVES.-
-¡Ay! -¿Qué vas a hacer?
(Mauricio intenta mantenerse en pie, desequilibrado por el peso del cuchillo, tartamudea mientras dice:)
MAURICIO.-
Tu madrastra…me ha dicho que te acorte…que te…que te acabe…-¡ay, madre mí­a!
(Se le cae el cuchillo, que queda clavado en suelo, Mauricio se apoya en él, agotado)
BLANCANIEVES.-
-¡No lo hagas, no lo hagas! -¡Me esconderé en el bosque y no volveré jamás!
MAURICIO.-
Anda, además de guapa eres lista. -¡Corre, corre, vete!
BLANCANIEVES.-
-¡Adiós, Mauricio!
(Sale corriendo)
(Maurico se queda mirando el enorme cuchillo clavado, lo empuja, no sale, tira y tira hasta que el cuchillo, sale de la tierra y ambos salen lanzados fuera de la escena)
(Blancanieves cruza la escena corriendo)
BLANCANIEVES.-
-¡Me alejaré todo lo que pueda del castillo!
(Vuelve a cruzar, corriendo)
-¡Me alejaré más y más y más!
(Vuelve a entrar, camina despacio)
Y más…y más… En este bosque sólo hay bosque, -¿a dónde iré?
(Mira a lo lejos)
-¡Una casita!
(Sale corriendo, desaparecen los árboles y aparece, a un lado de la escena, una casita. Entra Blancanieves, corriendo por el extremo opuesto)
BLANCANIEVES.-
-¡Una casita, qué suerte!
(Entra en la casita)
(Aparece en escena un enanito, que va hacia la casita, entra en ella. Llegan los otros seis enanitos, se dirigen a la casita, de repente, se oyen voces dentro)
BLANCANIEVES.-
-¿Quién eres tú?
(El enanito sale de la casita, corriendo, asustado, mientras dice:)
ENANITO.-
-¿Y tú quién eres?
(Se choca con los otros, caen todos. Blancanieves sale de la casita)
BLANCANIEVES.-
-¡Hola!
ENANITOS .-
-¡Qué guapa! -¡Qué linda! -¡Qué bonita!
BLANCANIEVES.-
-¡Qué simpáticos!
ENANITO 1.-
-¿Por qué estás en nuestra casita?
(Blancanieves se lo explica entre sollozos, que se van transformando en llantos)
BLANCANIEVES.-
Es que…es que…mi madrastra…
ENANITOS.-
-¡Oooohh!
BLANCANIEVES.-
Porque dicen…que soy más guapa…y…y…
ENANITOS.-
-¿Y?
BLANCANIEVES.-
…Mauricio… y un cuchillo enooorme…
ENANITOS.-
-¡Oooohh!
BLANCANIVES.-
Y…y me perdí­ en el bosque
ENANITO 1.-
-¡Podrí­as quedarte en nuestra casita!
BLANCANIEVES.-
-¡Sí­, sí­!
ENANITOS.-
Podrí­as limpiar, cocinar, lavar, planchar…
BLANCANIEVES.-
No quiero.
ENANITOS.-
-¿Nooo?
BLANCANIEVES.-
Yo quiero ir a trabajar con vosotros. Podemos turnarnos, cada dí­a de la semana se queda uno a cuidar la casita.
ENANITOS 1/2/3.-
Razón tiene.
ENANITOS 4/5/6/7.-
Razón no le falta.
ENANITOS.-
-¡De acuerdo!
BLANCANIEVES.-
-¡Bieeeen, qué buenos sois!
ENANITO 1.-
-¡Y ahora, a cenar!
(Entran todos en la casita)
(El Sol cruza el cielo una y otra vez, van pasando los dí­as, vemos como los enanitos van y vuelven de su trabajo, cada dí­a falta uno distinto, Blancanieves va con ellos, unas veces sí­ y otras no)
(Desaparece la casita, entra en escena el espejo)
ESPEJO.-
Bueno, bueno, parece que todo está tranquilo.
(Entra la madrastra)
MADRASTRA.-
Hoy me siento más bella que nunca.
(Se mira en el espejo)
Y tengo razón.
Hace mucho que no se lo pregunto, se lo voy a preguntar, para que me lo diga.
Espejo, espejo mágico, -¿quién es la más bella del lugar?
ESPEJO.-
-¡Oh, oooh!
MADRASTRA.-
-¿Y bien?
ESPEJO.-
Blancanieves, que en el bosque está, es bella sin igual.
(El espejo comienza a irse, sin perder un segundo)
MADRASTRA.-
-¡Ñiiiii, no, no y no! -¡ No la soporto, acabaré con esa niñata yo misma, tengo un plan!
(Sale con un nuevo “Ñiiiii”)
(Volvemos al bosque, en escena la casita, entra una anciana con un cesto)
ANCIANA.-
-¡Vendo manzanas, manzanas vendoooo..!
BLANCANIEVES.-
(Saliendo de la casita)
Buenos dí­as, señora. -¿Las tiene a buen precio?
ANCIANA.-
Claro que sí­, preciosita y además, muy ricas. Prueba una para que te convenzas.
(Blancanieves muerde una manzana y de inmediato tose, se marea y cae al suelo)
ANCIANA.-
-¡Ja, ja, ja! -¡Ahora sí­ que he acabado contigo y no hay nadie más bella que yo!
(Sale, al poco llegan los enanitos)
ENANITOS 1/2.-
-¡Blancanieves!
ENANITOS 3/4.-
-¡Despierta!
ENANITO 5.-
Ha sido la madrastra.
ENANITO 6/7.-
La ha engañado y la ha envenenado.
(Todos rodean a Blancanieves, entre varios la incorporan)
ENANITO 4.-
-¿Qué podemos hacer?
(De repente, un caballo pasa por detrás, cruza la escena, oí­mos al prí­ncipe)
PRÍNCIPE.-
-¡Mi caballo, que alguien sujete a mi caballoooo!
(Entra el prí­ncipe, nada más entrar tropieza y cae, empujando a los enanitos)
ENANITOS.-
-¡Cuidado!
(Con el golpe, Blancanieves expulsa el trozo de manzana y despierta)
ENANITO 1.-
-¡Mirad, tení­a un trozo de manzana en la garganta!
BLANCANIEVES.-
-¿Qué ha pasado?
PRÍNCIPE.-
-¡Por todos mis caballos perdidos, eres la jovencita más bonita del reino!
(Blancanieves se balancea, mareada)
ENANITOS.-
(Se van alternando, para decir:)
-¡No sólo es bonita, también es lista… y graciosa… y buena… y trabajadora!
BLANCANIEVES.-
Y mareada.
PRÍNCIPE.-
-¡Caramba, esta es mi oportunidad! -¿Conmigo te quieres casar?
BLANCANIEVES.-
No sé…-¿tú quien eres?
PRÍNCIPE.-
-¿Seré bobo? Soy el prí­ncipe Recaredo, que todo lo pierdo y alguno lo encuentro.
(Cogiéndole la mano a Blancanieves)
Y te querré mucho, mucho, mucho.
ENANITOS.-
-¡Ooohh!
BLANCANIEVES.-
-¡Je, je! Eres muy simpático.
ENANITO 5.-
Prí­ncipe, creo que la estás conquistando.
ENANITO 7.-
-¡Calla!
(Blancanieves rí­e nerviosa, el prí­ncipe la imita)
ENANITO 1.-
-¡De momento, todos a cenar!
(Entran todos contentos en la casita, que desaparece de escena)
(Entra el espejo)
ESPEJO.-
Me parece que se va a liar…
(Entra la Madrastra, ya sin disfraz)
MADRASTRA.-
Tengo que preguntárselo, tengo que preguntárselo.
Espejo, espejo mágico, -¿quién es la más bella del lugar?
ESPEJO.-
-¡Oh, oooh!
MADRASTRA.-
-¿Y bien?
ESPEJO.-
Blancanieves, que en el bosque está, es bella sin igual. Y el prí­ncipe Recaredo, con ella se quiere casar.
(La madrastra se ha quedado petrificada, empieza a vibrar y a oí­rse un “Ñiiii”)
ESPEJO.-
Esto va a ser tremendo.
MADRASTRA.-
-¡Ñiiiii, no, no y no! -¡No lo soporto máááás!
(En medio de un gran ataque de rabia, la madrastra se crispa, bota, gira sobre sí­ misma…Hasta de repente desaparece y aparece convertida en una fea rana)
RANA.-
-¡Croac!
ESPEJO.-
-¡Caramba!
RANA.-
-¡Croac! -¡No soporto este asqueroso reino, me voy para siempre, no me volveréis a ver jamás! -¡Croac, croac!
(Se va dando saltos)
ESPEJO.-
Ni a mí­ se me hubiera ocurrido un final mejor para esta historia.
Hasta el próximo cuento.
(Se cierra el telón).

FIN


Otros textos breves y cuentos:


Más guiones, textos teatrales y cuentos: Guiones teatrales publicados


95 Respuestas a “Guiones para tí­teres: Blancanieves y los siete Enanitos”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy os traemos una adaptación del cuento de los hermanos Grimm, Blancanieves y los Siete Enanitos. Un clásico del que se pueden hacer muchas lecturas, ya que nos habla de muchas cosas, de la valentí­a, la amistad, la bondad……