Guiones para tí­teres: El pueblo de los fantasmas


Os presento una historia de fantasmas. Está inspirada en un cuento de Gianni Rodari titulado Aquellos pobres fantasmas. No es una adaptación del cuento, ya que de él sólo he tomado un par de elementos. Pero citando el cuento doy pie también a que los amantes de los fantasmas de pacotilla, puedan tener interés por esa otra lectura aparte de ésta.
Este texto, según como se represente, puede ser válido para espectadores muy pequeños, para otros medianos e incluso para algunos de esos que ya son grandes.

El pueblo de los fantasmas
Autor: José Luis Garcí­a

(Estamos en un pueblo, vemos sus calles y un cartel con el nombre del lugar “Pastaflora”; pero no vemos a sus gentes. El color predominante de las casas es similar al color de la pasta de membrillo).
(Suena una música misteriosa).
(El Presentador asoma por uno de los extremos y avanza de puntillas hasta el otro extremo. Sale. Vuelve a asomar y se acerca lo más posible al público).
PRESENTADOR.-
Estamos en Pastaflora, el pueblo en el que viven muchos fantasmas. Y están a punto de salir de sus escondrijos… Pero aquí­ los fantasmas tienen un problema…
FANTASMA 1.-
(Off).
(El tí­pico sonido de fantasma).
Uuuhhh…
VECINO 1.-
(Off).
-¡Cállate de una vez, pesado!
PRESENTADOR.-
Y es que en Pastaflora no le tienen miedo a los fantasmas.
(Se escucha un arrastrar de cadenas).
Creo que yo aquí­, estoy de más. Y es que en mi pueblo, Panettone, le tenemos mucho miedo a los fantasmas.
(Sale. Asoma la cabeza).
Y entonces, -¿qué hago yo aquí­?
(Sale el Presentador).
(Entra Fantasma 2, rodeado de cadenas, que llegan hasta el suelo. Continúa el sonido de las cadenas. El Fantasma se mueve como tratando de hacer el máximo ruido con sus cadenas).
(Entra Vecino 1).
VECINO 1.-
-¿Adónde vas con ese ruido?, -¡tienes que echarle aceite a esas cadenas!, -¡abandonado, que eres un abandonado!
(Sale Vecino 1).
FANTASMA 2.-
Jo… -¿Por qué me llamas abandonado?, si a mí­ me gusta que las cadenas suenen. -¡Es deprimente!
(Sale Fantasma 2).
(Entra un Niño).
NIÑO.-
Ya tendrí­a que estar en casa… Mi madre me va a reñir.
(Entra Fantasma 1).
FANTASMA 1.-
(El tí­pico sonido de fantasma).
Uuuhhh…
NIÑO.-
(Después de mirar un instante al fantasma).
-¡Serás cochino!, llevas la sábana toda sucia; -¿tu madre no te riñe por eso?FANTASMA 1.-
Ooohhh…
NIÑO.-
(Que toma ese sonido como una negativa).
-¡Buah!, pues será mi madre la única que riñe cuando llego sucio de la calle. Yo de mayor, quiero ser fantasma.
(Sale el Niño).
FANTASMA 1.-
-¿Eeehhh…?, -¿es que ni los niños se asustan de nosotros?
FANTASMA 2.-
(Que entra de golpe).
-¡Buuhhh!
(Fantasma 1 da un salto del susto y da un grito. Fantasma 2 se rí­e).
FANTASMA 1.-
Jo, que entre nosotros no podemos asustarnos.
FANTASMA 2.-
Perdona, pero es que hace meses que no asusto a nadie, y lo echaba de menos.
(Entran Fantasma 3 y 4. Se saludan entre ellos con el sonido de los fantasmas):
TODOS PARA TODOS.-
-¡Uhhh!… -¡Uh!
FANTASMA 3.-
-¿Sabéis lo que me ha dicho una mujer?
FANTASMA 4.-
-¡Pero si ya lo contaste ayer!
FANTASMA 3.-
(Sin hacerle caso).
…Que porqué no me quitaba la sábana un rato, que necesito tomar el sol.
FANTASMA 2.-
Vivir en Pastaflora es un asco.
FANTASMA 1.-
Tenemos que hacer algo. -¡Debemos tomar la calle!
FANTASMA 4.-
-¿Y dónde te crees que estamos?, -¿en una cafeterí­a?
(Todos miran a su alrededor).
FANTASMA 3.-
Los que debemos hacer es marcharnos.
FANTASMA 1.-
Es verdad. En esta cafeterí­a no traen café.
LOS OTROS.-
-¡Calla!
FANTASMA 1.-
(Enfadado).
-¡Buh!
FANTASMA 3.-
Hay que marcharse a otro pueblo. Emigremos a uno en el que la gente se asuste.
FANTASMA 1.-
-¡Claro, eso es!, -¿seré tonto?
LOS OTROS.-
Sí­, un poco.
FANTASMA 1.-
(Enfadado).
-¡Buh!… Pues ahora no os digo lo que he recordado.
FANTASMA 4.-
Venga… No seas tonto.
FANTASMA 1.-
(Otra vez enfadado).
-¡Buh!
FANTASMA 2.-
Somos tus amigos.
FANTASMA 1.-
Sois unos fantasmas ingratos… Está bien… Mi abuelo siempre decí­a que en el pueblo de Risotto todos se asustan con sólo verte pasear por una habitación.
FANTASMA 2.-
-¿Sin arrastrar cadenas?
FANTASMA 1.-
Con sólo pasear.
FANTASMA 3.-
-¿Y alguien sabe cómo llegar a Risotto?
FANTASMA 1.-
Yo.
FANTASMA 4.-
Jo… Y parecí­a tonto.
FANTASMA 1.-
(Enfadado).
-¡Buh!
FANTASMA 5.-
(Que entra de improviso).
-¡Ahhh! -¡Fantasmas!
FANTASMAS 1, 2, 3 y 4.-
-¿Tú quién eres?
FANTASMA 5.-
Perdonad, pero es que me asusto con cualquier cosa.
FANTASMA 1.-
Pero si también tú eres un fantasma.
FANTASMA 5.-
Ya. Un fantasma cansado de que nadie se asuste de mí­. Por eso he emigrado a este pueblo.
FANTASMA 4.-
Nosotros ya nos í­bamos. Aquí­ nadie se asusta de nosotros.
FANTASMA 5.-
-¿Ni arrastrando cadenas?
FANTASMA 3.-
Con nada, muchacho. Nosotros nos vamos a Risotto.
FANTASMA 5.-
Yo vengo de Risotto. Allí­ encontraréis buen arroz, pero nadie a quien asustar.
FANTASMAS 1, 2, 3 y 4.-
(Decepcionados).
-¡Buh!
FANTASMA 5.-
Esto es el fin.
FANTASMA 3.-
No hay nada que hacer.
TODOS.-
(Decepcionados).
-¡Buh!
(Salen todos).
(El Presentador asoma la cabeza).



PRESENTADOR.-
Pobres, hasta pena me dan.
(Sale).
(Entran Fantasmas 1 y 2).
FANTASMAS 1 y 2.-
(Aburridos).
-¡Buh!
(Entra el Presentador. Tiembla de arriba a abajo).
PRESENTADOR.-
(Habla entrecortado).
Señores fantasmas…
FANTASMA 1.-
Mira, uno que tiene frí­o.
PRESENTADOR.-
En Panettone le tenemos miedo a los fantasmas.
FANTASMA 2.-
Nadie le tiene miedo a los fantasmas.
PRESENTADOR.-
-¿Por qué no vienen a Panettone?, allí­ serán felices.
FANTASMA 1.-
-¿Y os asustaréis?
PRESENTADOR.-
Mira como tiemblo.
FANTASMA 2.-
-¿No es frí­o?
PRESENTADOR.-
Es miedo. Los de Panettone somos así­.
FANTASMA 1.-
Vaya.
PRESENTADOR.-
Somos tan miedosos que vienen de otros pueblos a quitarnos nuestras cosas. Somos una pena.
FANTASMA 1.-
-¡Uhm! A lo mejor, es posible que todos lleguemos a ser felices. -¡Chicos!, nos vamos a Panettone.
PRESENTADOR.-
-¡Ay, qué miedo!
FANTASMA 2.-
Somos buena gente.
PRESENTADOR.-
Si ya les voy cogiendo cariño…
(Salen los tres).
(Cambia una parte del decorado y vemos otras casas, el color predominante es parecido al del bizcocho tostado).
(Entran Fantasmas 3, 4 y 5 a todo correr).
FANTASMA 3.-
Esperadnos, caramba.
(Observan las nuevas casas color bizcocho tostado).
FANTASMA 4.-
Estamos llegando al otro pueblo.
FANTASMA 5.-
-¡Viajamos a la velocidad de la luz!
FANTASMA 3.-
-¡Fí­jate tú!
(Salen los tres a gran velocidad).
(Cambia también el decorado de las otras casas. Estamos en Panettone y hay un cartel que lo pone, y todo. El color bizcocho tostado es el predominante, sin lugar a dudas).
PRESENTADOR.-
(Que entra).
Y desde entonces, vivimos en paz y armoní­a.
(Entra un Bandolero. Lleva un antifaz y está mal afeitado).
BANDOLERO.-
-¡Alto!, déjate de monsergas y dame tu dinero.
PRESENTADOR.-
(Que se pone a temblar y habla entrecortado).
Ya quisiera yo, señor bandolero, pero tengo mucho miedo. Detrás de usted hay un fantasma.
BANDOLERO.-
Sí­, claro. Y Panettone no es un pueblo, sino un bizcocho.
(El Bandolero se da la vuelta para mirar detrás suyo, donde no hay nadie. En el momento en que deja de mirarlo, el Presentador sale rápido y en su lugar entran los Fantasmas 1 y 2. El Bandolero vuelve a mirar hacia donde estaba el Presentador y se encuentra con los fantasmas).
BANDOLERO.-
-¿Qué?
FANTASMAS 1 y 2.-
(Con ánimo de asustar).
-¡Buh!
BANDOLERO.-
(Mientras sale a todo correr).
-¡Socorro, fantas, fantas, fantas… Mamá…!
(Sale).
FANTASMA 1.-
Aquí­ da gusto vivir.
PRESENTADOR.-
(Que entra).
-¡Oh!, gracias a vosotros ya no nos roban.
FANTASMA 2.-
Tú nos ayudas.
FANTASMA 1.-
Y nosotros te ayudamos.
PRESENTADOR.-
Y como dije antes, ahora vivimos en paz y armoní­a.
FANTASMA 1.-
(Con ánimo de asustar).
-¡Buh!
(El Presentador sale a toda prisa, mientras grita asustado).
FANTASMA 2.-
Vivir aquí­ es una gozada.
FANTASMA 1.-
-¡Ya te digo!
FANTASMA 2.-
(Al Presentador huido).
Espera hombre, que era una broma.
FANTASMA 1.-
Me encanta Panettone.
(Salen los dos).

FIN


Otros textos breves y cuentos:


94 Respuestas a “Guiones para tí­teres: El pueblo de los fantasmas”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Os presento una historia de fantasmas. Está inspirada en un cuento de Gianni Rodari titulado Aquellos pobres fantasmas. No es una adaptación del cuento, ya que de él sólo he tomado un par de elementos. Pero citando el cue……