Los Bonecos de Santo Aleixo tienen que bajar el telón

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Por medio de un correo de Hilando Títeres nos llega la triste noticia de que el Cendrev, debido a los brutales recortes culturales que padece Portugal no puede seguir adelante con las representaciones de los Bonecos de Santo Alexio, las maravillosas marionetas tradicionales de Alentejo.

Estos títeres tradicionales parecen haber tenido su origen en el pueblo que les dio el nombre, Alentejo. Son títeres de varilla que se manipulan desde arriba, como los títeres del sur de Italia y el norte de Europa, pero más pequeños, entre veinte y cuarenta centímetros.
Los Bonecos de Santo Aleixo, Centro Dramático de Évora, son manipulados por una “familia” de actores profesionales, que garantizan la permanencia de la muestra, lo que garantizaba la continuidad de esta expresión artística.

Ahora no hay dinero para pagar los sueldos de estos profesionales.

Conocidos y apreciados en toda Portugal, los Bonecos de Santo Aleixo también han participado en numerosos festivales internacionales en países como España, Bélgica, Holanda, Inglaterra, Grecia, Mozambique, Alemania, Macao china, India, Tailandia, Brasil, Rusia, México y Francia; y son los anfitriones de la Bienal Internacional de Marionetas de Évora – BIME que se realiza desde 1987.

Sólo podemos decir que es una vergí¼enza el expolio que se está realizando a toda la cultura, a toda la sociedad en general. No hay dinero para cultura, ni para sanidad, ni para educación, ni tampoco para investigación. Pero si lo hay para rescates millonarios a los bancos, gracias a la nefasta gestión de financieros y políticos.

Esto es una vergí¼enza, repito, y la paciencia de la ciudadana tiene un límite.

Os dejamos dos videos es los que admirar lo que está apunto de perderse:

3 Respuestas a “Los Bonecos de Santo Aleixo tienen que bajar el telón”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por medio de un correo de Hilando Tí­teres nos llega la triste noticia de que el Cendrev, debido a los brutales recortes culturales que padece Portugal no puede seguir adelante con las representaciones de los Bonecos de Santo……

  2. Ante nuestros ojos van cayendo, una tras otra, distintas manifestaciones del teatro de tí­teres que costaron enormes esfuerzos y mucha perseverancia levantar y mantener.
    Festivales, compañí­as, circuitos que forman parte de nuestro dí­a a dí­a están en serio peligro, si no es que ya fueron ví­ctimas del Gran Depredador.
    El Recorte, insaciable, se cierne sobre nuestras actividades en un proceso lento e inexorable… ¿Inexorable?
    La Resistencia busca (y a veces consigue) estratagemas y nuevas estrategias económicas para sobrevivir, prescindiendo de los que eran sus habituales canales de financiación, la mayorí­a extintos por decisiones polí­ticas que desprecian el valor de la Cultura, o van a por ella porqué la temen.
    Y ahí­ está el quid de la cuestión.
    Las polí­ticas neo-liberales, dominantes ahora en Europa y en medio mundo, han convertido la deuda privada en deuda pública en un juego de prestidigitación financiera marcado desde hace decenios por las grandes instituciones internacionales (léase FMI, BM, BCE, OMC, etc.). Esas mismas que gobiernan Naciones sin haber sido elegidas. Esas mismas que promueven golpes de Estado como en Honduras o en Paraguay. Esas que colocaron sus sicarios en los lugares clave, por entre rendijas, para que llevaran a cabo su siniestra misión.
    Lo público debe pasar a ser privado. Desde la enseñanza o la sanidad, hasta los servicios básicos como la energí­a, las telecomunicaciones y hasta el agua.
    Las grandes empresas y corporaciones multinacionales manejan leyes a su antojo, evitan el pago de impuestos y se mueven sin control por el planeta. Sobreexplotan los recursos naturales. Contaminan y destruyen los hábitats. Nos venden productos tóxicos para la agricultura, la ganaderí­a y la alimentación humana…
    ¿Hasta cuando?
    ¿Hasta dónde llegarán?
    ¿Cual es nuestro lí­mite de aguante?
    Si no lo haces aún, cambia ya tus hábitos para no seguirles el juego. Organí­zate para oponerte a esta tiraní­a. Somos mucha gente. Mucha más de la que nos quieren hacer creer. Y sobretodo, no desfallezcas. Llena tus espectáculos de Alegrí­a, de Poesí­a, de Creatividad y a través suyo, manifiesta tu denuncia ante esta cruel injusticia. En ese camino estamos y -si quieres- en él nos encontraremos.

  3. Mala noticia esta, muy mala, suma y sigue la sangria cultural ….comparto los comentarios de Jose L. Garcia y del Sr. Cañellas. El espectaculo de esta Cia si que me impresionaron bastante el dia q los vi.