Las marionetas de Barrio Sésamo protestan en Washington

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Cientos de personas que ondeaban Teleñecos vestidos como los personajes de Barrio Sésamo han expresado con buen humor su apoyo a la financiación de la televisión pública estadounidense, en la que se emite el mundialmente conocido programa infantil.

La marcha, denominada ‘del millón de marionetas’, se desarrolló el pasado sábado 3 de noviembre en la explanada del National Mall, una vasta extensión de zonas verdes que lleva al Congreso en Washington. El origen de la marcha está en las palabras del que fue candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, y que lanzó en un debate televisado contra su rival Barack Obama.

Mitt Romney, antes de ser vapuleado por las urnas, abogaba por recortar los fondos a los medios públicos si era elegido presidente el pasado martes 6 de noviembre. Afortunadamente, tanto la rana Gustavo, como la Gallina Caponata pueden respirar tranquilos: Romney no llegó a la Casablanca.

En la protesta, se pudo ver a manifestantes con máscaras de látex que simulaban el rostro de Mitt Romney. La mayoría, no obstante, se ha disfrazado de la gallina Caponata, de la rana Gustavo y del resto de personajes del famoso programa educativo, emitido durante décadas en la televisión pública de Estados Unidos.

“No se debe sólo a Barrio Sésamo”, ha contado Michael Bellavia, uno de los organizadores de la marcha. “Tenemos que defender el ecosistema al completo de los medios públicos de televisión, radio e internet, así como de todos los programas que producen”.

Casi el 50% del presupuesto de la radiodifusión pública en EEUU proviene de fondos federales, determinados por el Congreso. Las contribuciones de fundaciones e individuos completan las inversiones.
La Corporación para la Radiodifusión Pública, creada por el Congreso en 1960 para distribuir los fondos a la televisión pública PBS y la radio NPR, no ha estado representada en la protesta.

Sin embargo, en un comunicado ha reconocido “apreciar las recientes manifestaciones de apoyo y reafirmación del valor de la radiodifusión pública”.

Fuente de la noticia: El Mundo