Guiones para tí­teres: La Cabrita Mentirosa


El guión de hoy es una adaptación de un cuento popular francés, La Cabrita Mentirosa.
Esta historia nos enseña el valor del trabajo y la importancia de decir la verdad.
Recomendado a partir de tres años.

La Cabrita Mentirosa
Autora: Isabel Tapiador

(Entra el padre, lleva el tí­pico cucurucho de Mago en la cabeza)
PADRE.-
Regordito, Largucho, -¿dónde estáis?. Estos hijos mí­os siempre dormitando. Como tienen un padre mago, -¡hala, a la bartola! -¡Regordito, Largucho!
(Oí­mos las voces de los hijos)
HIJOS.-
-¡Ya va papá, ya va papá!
(Entran apresuradamente, tropiezan entre ellos, se lí­an y se caen)
REGORDITO.-
-¡Quí­tate!
LARGUCHO.-
-¡Quí­tate tú!
PADRE.-
-¡Silencio! Hijos, he tomado una decisión, -¡vivir de la magia no es serio!
HIJOS.-
-¡Pero papá!
REGORDITO.-
-¿Qué dirá el mago Merlí­n?
LARGUCHO.-
Eso, qué dirá, qué dirá.
PADRE.-
No es preocupéis por eso, ya he hablado con él. Nos ganaremos la vida trabajando.
REGORDITO.-
-¿Tabajando?
PADRE.-
Trabajando, Regordito.
LARGUCHO.-
-¿Tlabalando?
PADRE.-
Trabajando, Largucho.
HIJOS.-
-¿Y eso cómo se hace?
PADRE.-
Convertiré mi gorrito de mago en una cabra.
HIJOS.-
Pero papá, -¿tú has dormido bien?
PADRE.-
La cabra nos dará leche y haremos queso, natillas y muchas cosas más.
Regordito, cógeme el gorrito.
(Regordito se lo coge de la cabeza al padre y se queda con él entre las manos, el gorro le tapa la cara y no puede ver nada)
-¡Ponlo ahí­!
REGORDITO.-
-¿Dónde?
PADRE.-
-¡Ahí­!
REGORDITO.-
-¿Dónde?
PADRE.-
-¡¡¡Ahí­!!!
(Se asoma por un lado y lo coloca)
-¡Abracadabra, pata de cabra! No, no, no, no, éste no es.
LARGUCHO.-
-¿No queremos una cabra?
PADRE.-
-¡Silencio!
-¡Hierba comerás,
leche nos darás,
la tela romperás
y una cabra serás!
Ahora todos: -¡Rantamplán!
HIJOS.-
-¡Oh!
PADRE.-
“¡Oh!” no, -¡rantamplán!. Una, dos y tres:
TODOS.-
-¡Rantamplán!
(El gorrito empieza a temblar y sacudirse cada vez más fuerte hasta que desaparece y aparece convertido en una simpática cabrita blanca)
CABRA.-
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
-¡Uy, qué bonita es!
LARGUCHO.-
-La llamaremos Negrita.
PADRE.-
-Pero hijo, si la cabra es blanca.
LARGUCHO.-
-¿Y qué tiene que ver?
REGORDITO.-
-¡Hola Negrita!
NEGRITA.-
-¡Beeee!
PADRE.-
Bueno, es igual. Negrita, -¿estás contenta?
NEGRITA.-
Yo sí­, pero qué hambre tengo.-¡Beeee, beeee!
PADRE.-
Normal, estás recién hecha.
Hijos, atentos: tenemos que cuidar bien a Negrita para que nos dé sustento.
REGORDITO.-
Yo prefiero leche, papá.
LARGUCHO.-
Y yo natillas.
PADRE.-
-¡Ay! La llevaremos al campo para que coma hierba y beba agua fresca.
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
PADRE.-
Mañana os iréis los dos con ella al campo, así­, lo que no sepa el uno lo sabrá el otro… o ninguno, ya veremos.
HIJOS.-
-¡Vale!
PADRE.-
Ahora todos a dormir.
(Mientras se van)
LARGUCHO.-
A ver si la cuidas bien.
REGORDITO.-
A ver tú.
LARGUCHO.-
No te duermas.
REGORDITO.-
Ni tú.
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
(Salen todos)
(Comienza el nuevo dí­a, oí­mos el canto de un gallo)
GALLO.-
Quiquiriquí­, amanece por aquí­,
quiquiriquí­, yo me rí­o así­: -¡ji, jirijí­; ji, jirijí­!
(Oí­mos las voces de Regordito y Negrita)
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
-¡Voy, voy, voy!
(Al rato)
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
-¡Ya estoy sentadito!
(Entran, Negrita va tirando de la ropa de Regordito que está medio dormido)
REGORDITO.-
-¡Si no he desayunado! Voy a tener que comer hierba yo también.
NEGRITA.-
(Protesta)
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
-¡Vamos, vamos!
(Comienzan a caminar, van cruzando la escena)
Largucho, -¿dónde estás?
LARGUCHO.-
(Entra de repente, hablan mientras caminan)
-¡Te has dormido!
REGORDITO.-
-¡Tú te has dormido más!
LARGUCHO.-
Yo estaba preparando la comida.
REGORDITO.-
-¿Qué comida, dónde está?
LARGUCHO.-
(Se mira, no lleva nada)
-¡Ahí­ va, que lo he soñado!
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
-¡Ya vamos, Negrita!
LARGUCHO.-
-¡Negrita, ya vamos!
(Han cruzado la escena, salen)
(Aparece en escena una larga ristra de hierba, entran los personajes)
REGORDITO.-
-¡Mira Negrita!
NEGRITA.-
-¡Beeee, cuánta hierba!
LARGUCHO.-
Toda para ti, come, come.
(Van avanzando a medida que la cabra se come la ristra de hierba, de repente, aparece un melocotón, se paran)
REGORDITO.-
-¡Un melocotón, me lo como yo!
LARGUCHO.-
-¡No, me lo como yo!
REGORDITO.-
-¡Me lo como yo!
LARGUCHO.-
-¡Me lo como yo!
(Se lo come Negrita)
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee! -¡Qué bueno todo!
(Siguen su avance)
REGORDITO.-
Tendrás que beber agua.
LARGUCHO.-
Te vas a atragantar.
(Dicho esto aparece una fuente, se paran sorprendidos)
AMBOS.-
-¡Ahí­ va!
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
REGORDITO.-
Esto parece cosa de magia.
LARGUCHO.-
Bebe Negrita, bebe.
NEGRITA.-
-¡Qué fresquita, beeee!
REGORDITO.-
Vamos para casa, que se hace de noche.
LARGUCHO.-
-¡Qué hambre que tengo!
REGORDITO.-
Yo tengo más.
(Salen)



(Entra el padre)
PADRE.-
Ya es tarde, mis hijos tienen que estar al caer.
(Entra negrita y a continuación los hijos que tropiezan con ella y caen)
NEGRITA.-
-¡Beeee!
REGORDITO.-
-¡Culpa tuya!
LARGUCHO.-
-¡Tuya más!
PADRE.-
-¡Silencio!
Cabrita Negrita,-¿has comido bien?
Leche nos darás, que muy bien sabrá.
NEGRITA.-
Leche no tengo, porque nada comí­.
Lo único que puedo hacer, es irme a dormir.
(Y con las mismas se va)
HIJOS.-
-¡Es mentira papá!
PADRE.-
-¿Mentira? -¡A la cama sin cenar! No habéis hecho vuestro trabajo.
HIJOS.-
-¡Pero papá!
PADRE.-
-¡A la cama! Mañana cuidaré yo a Negrita.
REGORDITO.-
Tiene gracia, aquí­ la única que come es la cabra.
LARGUCHO.-
Gracia no tiene ninguna.
(El padre les ve irse, se desespera, sale por el otro lado) (Amanece un nuevo dí­a, se oye un gallo)
GALLO.-
Quiquiriquí­, amanece por aquí­,
quiquiriquí­, yo me rí­o así­: -¡ji, jirijí­; ji, jirijí­!

(Una ristra de hierba llena la escena, entran el padre y Negrita)
PADRE.-
Hoy sí­ que vas a comer bien, Negrita.
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
(Negrita salta y bala emocionada, come a toda velocidad, de esta manera cruzan la escena y salen)
(Otra ristra de hierba aparece, vuelven a entrar y avanzan en sentido contrario al de antes)
PADRE.-
Pues sí­ que tienes hambre, sí­. Habrá que buscar agua.
(Aparece una fuente,el padre mira a todos lados buscando su origen, Negrita bebe y bebe)
PADRE.-
-¡Cáspita!
(Unas nubes oscuras se les acercan, comienza a llover)
PADRE.-
Cabrita, a casita que llueve.
(De camino a casa, Negrita devora lo que queda de hierba, salen) (Entran, ya han llegado a casa)
PADRE.-
-¡Ya estamos aquí­!
(Entran los hijos)
HIJOS.-
Hola papá.
PADRE.-
Hola hijos. Hoy sí­ que has comido bien, -¿eh Negrita?
NEGRITA.-
Leche no tengo, porque nada comí­.
Lo único que puedo hacer, es irme a dormir.
PADRE.-
-¿Pero qué dices?
HIJOS.-
Ya te lo dijimos.
PADRE.-
-¡Esta cabrita es una mentirosa!
HIJOS.-
Ya te lo dijimos.
NEGRITA.-
-¡Beeee!
HIJOS.-
Ya te lo dijimos.
PADRE.-
-¡Silencio! Negrita, -¿por qué dices que no has comido?
NEGRITA.-
Mañana quiero comer también, porque hambre vuelvo a tener.
PADRE.-
Te daremos comida todos los dí­as,hoy…
REGORDITO.-
…Mañana…
LARGUCHO.-
…Y pasado también.
TODOS.-
-¡Bieeeen!
NEGRITA.-
-¡Beeee!
PADRE.-
Negrita, hay que decir la verdad.
NEGRITA .-
-¿Verdad y mentira qué son?, nadie me lo enseñó.
PADRE.-
-¡Cáspita!
HIJOS.-
-¡Ahí­ va!
NEGRITA.-
-¡Beeee!
PADRE.-
-¡Qué brutos hemos sido!
HIJOS.-
-¡Oh, papá!
PADRE.-
La cabrita está recién hecha y no sabe nada.
REGORDITO.-
Estamos muy ocupados.
LARGUCHO.-
Hay que enseñar a la cabrita.
PADRE.-
-¡Atenta Negrita; hijos, vamos allá, lección primera!
Un, dos, tres y…
HIJOS.-
Dos por una es dos.
PADRE.-
Verdad y mentira qué son.
HIJOS.-
Dos por dos cuatro.
PADRE.-
Te lo cuento en un rato.
HIJOS.-
Dos por tres seis.
PADRE.-
Cuidado con lo que hacéis.
HIJOS.-
Dos por cuatro ocho.
PADRE.-
Te lo explico con un bizcocho.
NEGRITA.-
-¡Beeee, beeee!
(Salen de escena mientras cantan esta cantinela)
(Oí­mos la voz de un hombre, desconocido hasta ahora)
HOMBRE.-
Blanquita, no te quedes atrás; vamos Azulona; -¡Rojita, te estoy viendo!
(Entran tres cabritas, cada una del color correspondiente, seguidas por un hombre vestido de mago y ejerciendo de pastor)
HOMBRE.-
Vamos, vamos, no os paréis.
(Ve que el público le mira asombrado, se dirige a la concurrencia)
Si, si, estáis viendo bien, si. Soy el mago Merlí­n, qué queréis que os diga. No están los tiempos para trucos, hay que hacer de todo.
(Se dirige a sus cabras)
Pequeñas, por hoy ya hemos terminado, -¡ a casita!
(Los cuatro hacen una piña en el centro)
HOMBRE.-
-¡-¡Ashazaflam!!
CABRITAS.-
-¡Beeee!
(Desaparecen todos)

FIN

Otros textos breves y cuentos:


110 Respuestas a “Guiones para tí­teres: La Cabrita Mentirosa”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El guión de hoy es una adaptación de un cuento popular francés, La Cabrita Mentirosa. Esta historia nos enseña el valor del trabajo y la importancia de decir la verdad. Recomendado a partir de tres años. La Cabrita Menti……