Guiones para tí­teres: El ratón que cayó en la cuba de vino


En esta historia de gatos y ratones nos hablan de verdades y mentiras. Un guión de cinco personajes para niños y niñas de a partir de los cinco años. Todo comienza un dí­a en que un ratón cayó dentro de una cuba de vino y luego no pudo salir de ella. Ya veis, un auténtico problema; sobre todo si eres tan pequeño como un ratón.

El ratón que cayó en la cuba de vino.
Autor: José Luis Garcí­a

(Vemos en escena una cuba de vino en un extremo y en el otro el tí­pico agujero que puede servir de cobijo a un ratón).

RATÓN.-
(En off, ya que está dentro de la cuba de vino y no se le puede ver).
-¡Socorro!,,, Por favor, ayuda…
(Entran dos gatos).
GATO 1.-
Hace mucho tiempo que no comí­a tanto.
GATO 2.-
Estamos de acuerdo, compadre. Si me como una sardina más, me salen escamas.
RATÓN.-
(En off).
-¡Socorro!… -¡que alguien me ayude!
GATO 2.-
-¿Oyes, compadre?, ese es otro que ha comido demasiado.
GATO 1.-
Tal vez sea el fantasma de alguna de las sardinas que nos hemos comido.
GATO 2.-
Nunca me han gustado los fantasmas de las sardinas.
RATÓN.-
(En off).
-¡Glup, glup, glup…!
GATO 1.-
Espera, los fantasmas no hacen “glup”, hacen “buuu”…
GATO 2.-
No te fí­es, compadre… Puede ser un fantasma extranjero.
GATO 1.-
-¿Quién eres?
RATÓN.-
(En off).
-¡Glup…!
GATO 2.-
De acuerdo, Glup. -¿Eres un fantasma?
RATÓN.-
(En off).
-¡Glop, glop…!
GATO 2.-
Te lo dije, compadre. Es un fantasma extranjero.
RATÓN.-
(En off).
No soy un fantasma… -¡glup, glup!
GATO 1.-
De acuerdo, no eres un fantasma Glup. -¿Entonces quién eres?
RATÓN.-
(En off).
Soy un ratón.
GATO 2.-
Los ratones me gustan menos que los fantasmas de las sardinas.
GATO 1.-
Si eres un ratón, -¿por qué gritas tanto?, -¿acaso quieres que te comamos?
GATO 2.-
A mi no me cabe ni medio pelo de medio ratón.
RATÓN.-
(En off).
Estoy dentro de la cuba de vino y no puedo salir.
(Los dos gatos se acercan hasta la cuba y miran dentro de su interior).
GATO 2.-
No entiendo a los ratones, -¿qué hacen metidos en cubas de vino de las que no pueden salir?
GATO 1.-
-¿Si te saco de ahí­ qué me darás a cambio?
GATO 2.-
Yo nada, por mi puedes dejar que se ahogue.
GATO 1.-
Se lo pregunto al ratón.
GATO 2.-
Vale, pues que responda él.
RATÓN.-
(En off).
Te daré cualquier cosa que me pidas.
GATO 2.-
Ni se te ocurra pedirle sardinas.
GATO 1.-
De acuerdo ratón, si te saco vendrás al lugar en el que yo esté todas las veces que te llame.
RATÓN.-
(En off).
Haré lo que me pides.
(Después de esta promesa el Gato 1 introduce una de sus patas dentro de la cuba de vino y extrae de allí­ al Ratón).
GATO 2.-
Aún más asco que los ratones, me dan los ratones empapados en vino.
GATO 1.-
No olvides tu promesa.
GATO 2.-
-¿Dices promesa?, te he hecho muchas y no he cumplido ninguna.
GATO 1.-
Hablo con el ratón.
GATO 2.-
Eres raro, compadre. Tienes un gato junto a ti y hablas con ratones.
RATÓN.-
No te preocupes, no olvidaré mi promesa. Llámame cuando quieras que yo acudiré al instante. -¡Hip!
GATO 2.-
-¡Hurra!
RATÓN.-
Hip…
GATO 2.-
-¡Hurra!
GATO 1.-
-¿Qué te pasa ahora?
GATO 2.-
No puedo remediarlo, cuando alguien dice “hip”, yo exclamo “hurra”.
RATÓN.-
Sólo tengo algo de hipo, no te preocupes. -¡Hip!
GATO 2.-
-¡Hurra!
GATO 1.-
Anda, vamos; tenemos mucho que hacer.
RATÓN.-
Hip…
GATO 2.-
-¡Hurra!
(Salen ambos gatos y el ratón se introduce en su madriguera con el caminar vacilante que tienen los borrachos, los beodos y aquellos que lo ven todo doble).
(Entra el Presentador).



PRESENTADOR.-
El tiempo pasó, como sucede en las vidas de gatos y ratones, e incluso en la de los elefantes, en la de los bonobos y en la de los humanos bobos.
(Entra el Humano Bobo).
BOBO.-
-¿Habla usted de mi?
PRESENTADOR.-
-¿Es usted bobo?
BOBO.-
Desde pequeño.
PRESENTADOR.-
Yo hablo de gatos y ratones.
BOBO.-
Disculpe, no querí­a molestar.
PRESENTADOR.-
No se preocupe, no sea bobo.
BOBO.-
Lo soy, desde chico.
PRESENTADOR.-
No se preocupe, ya es usted mayor.
BOBO.-
Es usted muy observador, gracias.
(Sale el Humano Bobo).
PRESENTADOR.-
-¡Menudo lí­o!
(Pausa).
A lo que iba: han pasado tres dí­as y los dos gatos tienen mucha hambre ya que las sardinas han emigrado.
(Sale el Presentador).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Les pido disculpas por marcharme sin despedirme, pero el guión no dice nada de eso.
(Sale el Presentador).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Ahora si que lo dice, así­ que adiós.
(Sale el Presentador).
(Entran el Gato 1 y también el 2).
GATO 2.-
Tengo tanta hambre que me comerí­a cualquier cosa.
GATO 1.-
No te preocupes, que el otro dí­a ya dejé la comida preparada.
(Ambos gatos se acercan hasta la guarida del Ratón).
GATO 1.-
-¡Ratón, ven aquí­!
RATÓN.-
(En off).
No saldré.
GATO 1.-
-¡Ratón, ven aquí­!
RATÓN.-
(En off).
No saldré.
GATO 2.-
Esto se está volviendo repetitivo.
GATO 1.-
-¡Ratón, ven aquí­!
RATÓN.-
(En off).
No saldré.
GATO 2.-
Esto ya lo he vivido yo.
GATO 1.-
-¿Acaso no recuerdas que me prometiste venir en cuánto yo te llamara?
RATÓN.-
(En off).
No lo recuerdo.
GATO 2.-
No lo recuerda.
GATO 1.-
Me lo prometiste cuando te saqué de la cuba de vino.
RATÓN.-
(En off).
Ahora si lo recuerdo.
GATO 2.-
Ahora vamos a comer.
RATÓN.-
(En off).
Pero no saldré, porque cuando te lo prometí­ estaba borracho de vino.
GATO 1.-
-¡Debes salir!
GATO 2.-
Tenemos hambre.
RATÓN.-
(En off).
De esta manera aprenderéis a no creer jamás en la promesa de un borracho.
GATO 1.-
Nos quedamos sin comida.
GATO 2.-
Bueno, al menos queda la bebida.
(Y sin mediar palabra alguna de más, el Gato 2 se acerca hasta la cuba de vino y se introduce en ella).
GATO 1.-
-¡Vamos!, prometiste acompañarme a cazar.
GATO 2.-
(Asomando desde la cuba).
No lo recuerdo.
GATO 1.-
Cuando lo prometiste no estabas borracho.
GATO 2.-
No, pero lo estoy ahora.
GATO 1.-
Entre gatos y ratones hay mentirosos a montones.
(Sale Gato 1).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
La enseñanza de esta historia es aprender que no cumplir lo prometido nos hace perder la confianza, de los demás y de nosotros mismos.
RATÓN.-
(Que asoma desde su agujero).
No sabes lo fatal que me encuentro.
GATO 2.-
(Que asoma desde la cuba).
-¡Hip!
RATÓN.-
-¡Hurra!
PRESENTADOR.-
Ya lo dijo el otro: entre gatos y ratones hay mentirosos a montones.
RATÓN.-
La pregunta que te hago es ésta: -¿qué es mejor, un ratón mentiroso pero vivo, u otro sincero pero comido?
BOBO.-
(Que asoma en un extremo).
No responda, señor. A bien seguro quedará en ridí­culo. Venga conmigo, que el deber del teatro es plantear preguntas, no buscar respuestas.
PRESENTADOR.-
Pero, -¿no era usted bobo?
BOBO.-
No, yo también mentí­ porque lo exigí­a el guión.
PRESENTADOR.-
Yo me voy, que cuando me marcho todos dicen que estoy más guapo.
(Sale el Presentador).
BOBO.-
Y así­ termina la historia del ratón en la cuba de vino.
GATO 2.-
-¡Hip!
RATÓN.-
-¡Hurra!
(Salen todos).

FIN


Tienes otros guiones para teatro de tí­teres y marionetas en este enlace:
Obras de teatro para niños y niñas


Otros textos breves y cuentos:


102 Respuestas a “Guiones para tí­teres: El ratón que cayó en la cuba de vino”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En esta historia de gatos y ratones nos hablan de verdades y mentiras, de listos y listillos. Un guión de cinco personajes para niños y niñas de a partir de los cinco años. Todo comienza un dí­a en que un ratón cayó den……