Con la muerte en los talones

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

En Europa la muerte acecha a la cultura. Y cuando digo “cultura” no hablo sólo de teatro, literatura, cine o música. Utilizo el término en su sentido más amplio, en el más social. Creo que la democracia ha muerto y sólo vemos su espectro manejado por los “mercados”: tecnócratas parapetados tras su ejército de robots informáticos que rastrean la red en busca del milisegundo apropiado para ganar más dinero.

Creo que ahora la democracia es sólo dinero. Tu y yo sólo existimos como dinero.

Creo que acabaremos todos como los personajes de este video de Islands, titulado Hallways…

PD: Y no me considero pesimista, sólo soy un escéptico con exceso de información. Como todos… los escépticos con exceso de información, como todos…

Islands – “Hallways” from Lex Halaby on Vimeo.

Los marionetistas de este trabajo son: Rob Saunders, B.J. Guyer, Kate Katz y Toben Seymour.

2 Respuestas a “Con la muerte en los talones”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En Europa la muerte acecha a la cultura. Y cuando digo “cultura” no hablo sólo de teatro, literatura, cine o música. Utilizo el término en su sentido más amplio, en el más social. Creo que la democracia ha muerto y s……

  2. la muerte no acecha sólo a la “cultura”, acecha a la humanidad en su sentido más amplio, y no la muerte entendida como parte de un ciclo o quizá como un paso a otro o como se podí­a entender antes, la muerte ahora es más inmediata y si aterradora capaz de alterar todo y convertirnos en zombies sin alma, sin rumbo, sin sueños, transformándonos en frí­as e intercambiables y reemplazables piezas de la monstruosa maquinaria diseñada para llenar de dinero a algunos, zombies hechos para producir cosas inútiles que les daran dinero para llenarse de más cosas inútiles, vací­o hacia el infinito, y allí­ la “cultura” o el arte en especí­fico está obligado a estar más vivo que nunca, es un arma, un arma para la resistencia que quizá no podrá “cambiar” el mundo, pero mientras sirva para movilizar una pequeña fibra en el corazón de alguien ya está aportando muchisimo