Guiones para títeres: La teoría del queso y el orinal

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn

Publicamos hoy un nuevo guión para títeres, esta vez para adultos, basado en un correo que anda ahora de aquí para allá y en el que se expone un supuesto diálogo entre Colbert y Mazarino, acerca del Estado y la gente, durante el reinado de Luís XIV de Francia, el Rey Sol.
Lo he modificado ligeramente y toda la situación y los diálogos se producen entre dos personajes: el Rey y su Ministro. Lo he titulado: La teoría del queso y el orinal.

La teoría del queso y el orinal.
Autor: José Luis Garcia

(En escena un rey con corona y todo. Tararea feliz una canción).
(Al poco rato entra un personaje bien vestido, es un ministro del rey. Viene con un saco con un símbolo de dinero en él; sin embargo, podemos comprobar al primer vistazo que el saco está vacío).
MINISTRO.-
Majestad no queda ni una moneda de oro en las arcas reales. Puedo deciros sin mentir que estamos en bancarrota.
REY.-
(Sin dejar el tarareo de su canción).
Una verdadera lástima señor Ministro.
(Sigue con su tarareo).
(El Ministro queda un instante en silencio contemplado al Rey).
MINISTRO.-
No sé si me habéis entendido, majestad; pero no nos queda dinero.
REY.-
(Con su tarareo).
Te he escuchado, queso de gruyere.
MINISTRO.-
-¿Queso de gruyere?
REY.-
Una finura real, para no llamarte orinal de hospital.
MINISTRO.-
-¡Majestad!… Llamadme como queráis, pero explicadme cómo vamos a conseguir dinero. Ya no podemos seguir engañando a nuestros acreedores.
REY.-
Querido queso de gruyere. Necesito dinero para mañana, ya que tengo una recepción con la princesa de nuestro país vecino. Una muchacha deliciosa.
MINISTRO.-
Me gustaría majestad que me explicara cómo es posible seguir gastando cuando ya se está endeudado hasta el cuello.
REY.-
Veo que hay que explicártelo todo. Veamos, cuando se es un simple mortal como tu, si estás cubierto de deudas, vas de cabeza a la prisión. Pero, -¡ah!, el Estado es la gloria. -¡No se puede enviar a prisión a un Estado! Así pues, el Estado puede seguir endeudándose. -¡Todos los estados lo hacen!
MINISTRO.-
Vaya, vaya… Ya veo… Pero necesitamos dinero, majestad. Y creo que es imposible crear más impuestos. Los tenemos de todos los tipos.
REY.-
No hay problema, Ministro; se crean otros impuestos.
MINISTRO.-
Pero ya no podemos cargar más impuestos sobre los pobres.
REY.-
Es cierto lo que dices, hemos convertido a nuestros pobres en extremadamente pobres.
MINISTRO.-
-¿Entonces?, -¿creamos impuestos para los ricos?
REY.-
Nunca jamás. Si les subimos los impuestos a los ricos, ellos dejarán de gastar. Y un rico que no gasta genera centenares de pobres. Ya tenemos suficientes pobres. Nos interesa que los ricos sigan gastando como hasta ahora.
MINISTRO.-
Entonces, -¿qué debemos hacer, majestad?
REY.-
Por eso te llamé queso de gruyere, porque tus ideas se escapan por los agujeros de tus dudas.
MINISTRO.-
-¿Y cuándo me llamó orinal de hospital?
REY.-
Si no eres capaz de alzarte sobre tus dudas, eres igual que un orinal de hospital, al que cualquier débil enfermo puede orinar.
MINISTRO.-
Claro que tengo dudas, Majestad. Si no podemos cargar más impuestos ni sobre los pobres, ni sobre los ricos, -¿quién los pagará entonces?
REY.-
Escucha y aprende… Hay una cantidad enorme de gente que no son ni ricos ni pobres. Son todos aquellos que trabajan soñando que algún día llegarán a ser ricos y temiendo que puedan volverse pobres. A esos es a los que hay que cargar con más impuestos. Y cada semana uno nuevo, -¡siempre más impuestos! Porque a esos, cuanto más les quitemos, mas trabajarán para compensar aquello que les quitamos.
MINISTRO.-
Los que no son ni ricos, ni pobres.
REY.-
Esos son la reserva inagotable del Estado.
MINISTRO.-
(Postrándose ante el Rey).
Me postro ante vos.
REY.-
Haces bien. Y ahora ve a recaudar impuestos, que mañana me espera esa princesa tan deliciosa.
MINISTRO.-
(Mientras se retira).
Majestad…
REY.-
Retiraos, mi preciado orinal.
(Sale el Ministro).
Menos mal que entre tanta desolación, existo yo. Y luego dicen que no trabajo. -¡Mentes de gruyere!
(Sale el Rey, mientras vuelve a tararear mientras se retira).

Fin




Otros textos breves y cuentos:


87 Respuestas a “Guiones para títeres: La teoría del queso y el orinal”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Publicamos hoy un nuevo guión para tí­teres, esta vez para adultos, basado en un correo que anda ahora de aquí­ para allá y en el que se expone un supuesto diálogo entre Colbert y Mazarino, acerca del Estado y la gente, du……