Guiones para tí­teres: La cachiporra mágica


El guión para tí­teres que os presentamos hoy es un humilde homenaje a los antiguamente muy populares tí­teres de cachiporra, que hoy dí­a no son polí­ticamente correctos.
Yo vi muchos de ellos cuando niño y no creo que eso me haya convertido en una persona agresiva o violenta, más bien todo lo contrario.

Esta obra tiene más personajes que las que os hemos presentado hasta hoy. Ellos son: por orden de intervención (no vayan ellos a molestarse): Presentador, árboles, Juan, Pedro, Sapo Bien Feo, Mono 1, Pepito y Mono 2.

La cachiporra mágica
Autor: José Luis Garcí­a

(El espacio está vací­o).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Estimado y nunca bien pagado público… Estamos en el bosque…
(Corre de un lado a otro del escenario, comprobando que no hay nada).
(Desaparece hacia abajo).
(Desde abajo entran en escena un grupo de tres árboles).
ÁRBOLES.-
(Se sacuden como si estuviesen hablando).
Estimado y nunca bien plantado público…
(Entra desde abajo el Presentador).
PRESENTADOR.-
Esto no es así­. Estos son los árboles del bosque y soy yo quien presenta.
(Y no sin cierto descalabro escénico, el Presentador consigue poner al grupo de árboles en un extremo del escenario).
PRESENTADOR.-
Estimado y nunca…
(Desde abajo y detrás del Presentador entra otro grupo de árboles que golpea al Presentador, que cae desmayado hacia delante).
ÁRBOLES.-
(Como si hablasen).
Estimado y nunca bien abonado público…
(El Presentador se incorpora desde el suelo).
PRESENTADOR.-
Esto es un disparate… -¡Vamos, vamos!
(Con descalabro incluido, coloca a este otro grupo de árboles en el otro extremo del escenario).
PRESENTADOR.-
Pido disculpas a tan memorable público. Esto no habí­a pasado nunca en este grandioso teatro de tí­teres.
(Ambos grupos se árboles, se sacuden y rí­en).
PRESENTADOR.-
-¡Silencio, vegetales!
(Callan).
PRESENTADOR.-
A lo que vamos, o í­bamos, no lo sé. Estamos en el bosque y en él habitan dos monos fuertes y malvados que hostigan y molestan continuamente a los aldeanos que viven cerca de aquí­.
(Se escuchan los gritos de los monos).
PRESENTADOR.-
Aunque éstos, más que monos, parecen plátanos que gritan.
(Gritando hacia abajo, hacia los titiriteros).
-¡A ver si mejoráis los gritos de los monos!
(Ahora hacia el público).
A lo que í­bamos, o a lo que vamos, que estoy hecho un lí­o. Un dí­a como hoy dos hermanos salen de la aldea dispuestos a dar caza a los molestos monos.
(Gritos de monos).
Y supongo que también a los plátanos.
(Saca desde abajo una hoja de papel y hace que lee).



PRESENTADOR.-
Esto no es un guión ni es nada. Por ahí­ vienen los dos hermanos cazadores y veréis qué pasa, y yo me voy a dormir; -¡qué dolor de monos tengo!, -¿o de plátanos?, -¿o tal vez de cabezas?
(Sale).
(Entran los dos hermanos: Pedro y Juan; cada uno trae una cachiporra).
JUAN.-
-¿Pedro?
PEDRO.-
-¿Qué pasa, Juan?
JUAN.-
-¿Y si los monos esos nos comen?
PEDRO.-
Entonces podrán decir de nosotros que hemos tenido un mal dí­a.
JUAN.-
-¡Ah, vale!, si sólo es eso.
PEDRO.-
Lo importante es encontrar a los monos.
(Delante de ellos aparece un Sapo Bien Feo).
JUAN.-
-¡Anda!, -¡un sapo bien feo!
SAPO BIEN FEO.-
(Habla con voz de mujer).
Yo os diré cómo podéis capturar a los monos, pero como condición os pongo que uno de vosotros tendrá que casarse conmigo.
(Los dos hermanos quedan un instante mirando hacia el Sapo Bien Feo, después rí­en como locos por la ocurrencia).
PEDRO.-
-¿Casarnos con el sapo más feo del bosque? Además de feo, estás muy loco.
JUAN.-
Yo no estoy dispuesto a casarme con un Sapo Bien Loco. Vamos, ni estando un poco loco.
PEDRO.-
Nos la arreglaremos sin tu ayuda, muchas gracias.
SAPO BIEN FEO.-
Es una lástima, unos chicos tan monos…
(Sale el Sapo Bien Feo).
(Detrás de Pedro aparece un Mono Bien Grande. Juan lo ve).
JUAN.-
-¡Pedro, es un mono!; déjame darle.
(Juan enarbola su cachiporra y en el intento de darle al Mono Bien Grande, que no para de moverse, aporrea sin contemplaciones a su hermano Pedro, que queda tendido en el suelo).
(El Mono Bien Grande desaparece).
JUAN.-
-¿Hermano?
(Pedro se incorpora lentamente desde el suelo).
PEDRO.-
Me has llamado mono y me has aporreado.
JUAN.-
Quien te llamó mono fue el Sapo Bien Feo y yo te aporreé porque me lié y pensé que eras el mono.
PEDRO.-
Tú no sabes lo que has hecho.
JUAN.-
Sí­, te aporreé porque creí­ que eras el mono.
(Pedro le da a Juan con la cachiporra).
(Mientras los hermanos se atizan, debe sonar un pasodoble).
(Juan le da a Pedro).
(Y así­ entre cachiporrazos, ambos hermanos se acercan hasta uno de los grupos de árboles y desaparecen por ahí­).
(Deja de sonar el pasodoble).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
-¿Qué queréis que os diga? Los dos se liaron a cachiporrazos, de tal manera, que nunca más se les volvió ver el pelo, ni ninguna otra parte del cuerpo.
(Se agacha y saca una hoja de papel. Hace que la lee).
PRESENTADOR.-
-¡Ah, sí­!
(Tira la hoja de papel).
PRESENTADOR.-
Unas semanas después, Pepito, el hermano pequeño de Juan y Pedro, salió de la aldea dispuesto a conseguir lo que sus hermanos no habí­an logrado.
(Se escucha el sonido de un búho).
-¿No se suponen que eran monos?
(Sonido de búho).
Bueno, el pequeño Pepito -algo flaquito- llega dispuesto a acabar con los monos búho. O al menos, a no hacer el plátano.
(Sale).
(Entra Pepito, realmente algo flaquito, con cachiporra y todo).
PEPITO.-
-¡Juan! -¡Pedro!
(Ante él aparece el Sapo Bien Feo).
SAPO BIEN FEO.-
Jamás volverás a verle el pelo a tus hermanos.
PEPITO.-
-¿Se lo han rapado?
SAPO BIEN FEO.-
No es así­, pequeño Pito…
PEPITO.-
Pepito.
SAPO BIEN FEO.-
No me llamo Pepito, soy la Princesa Frambuesa; convertida en Sapo Bien Feo por los monos que habitan en este bosque.
PEPITO.-
-¿Los mismos que le raparon el pelo a mis hermanos?
SAPO BIEN FEO.-
No son monos.
PEPITO.-
Son mis hermanos.
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
-¡Alto! Os estáis liando. Los monos son monos y los hermanos, hermanos. -¿Está claro?
(Sale).
PEPITO.-
-¿Qué fue eso?
SAPO BIEN FEO.-
Espejismos del bosque, que está encantado.
(Pausa).
Escucha: los monos han conseguido que tus hermanos desaparezcan en el bosque. Pero esos monos son en realidad unos terribles demonios.
PEPITO.-
-¡Demonios!
SAPO BIEN FEO.-
Yo te diré cómo puedes capturar a los monos, pero como condición te pongo que tendrás que casarse conmigo.
PEPITO.-
-¡Demonios!
(Queda mirando al Sapo Bien Feo).
PEPITO.-
-¿No roncarás por la noche?
SAPO BIEN FEO.-
Por la noche, huelo a fragancia de frambuesas.
PEPITO.-
Entonces, acepto; me encantan las frambuesas.
SAPO BIEN FEO.-
Te contaré cómo acabar con ellos. Primero, tira esa cachiporra, que de nada te servirá…
(Pepito tira la cachiporra).
SAPO BIEN FEO.-
Y luego…
(Se escuchan los gritos de los monos).
SAPO BIEN FEO.-
-¡Se acercan!, ven conmigo; te contaré el secreto mientras nos escondemos.
(Salen ambos).
(Se escuchan los gritos de los monos y al poco entran dos monos rematadamente feos).
MONO 1.-
-¿Dónde se habrá metido ese flacucho?
MONO 2.-
Calla, que no escucho.
(Pepito aparece entre los árboles).
PEPITO.-
(A los monos).
-¡Sois más feos que un trucho!
(Se esconde).
MONO 1.-
-¡Acabemos con él!
(Los dos Monos salen por el lugar en que desapareciera Pepito).
(Pepito aparece en escena por otro lugar).
(Inmediatamente Mono 2 aparece delante de él).
MONO 2.-
Ahora no te atreverás a llamarme trucho.
PEPITO.-
-¡Porra!
(Una cachiporra inmensa sale detrás de Mono 2 y de un único golpe lo deja inconsciente).
(Sale Pepito).
(Entra Mono 1).
MONO 1.-
-¿Dónde estará ese flacucho?
(Pepito aparece delante de él).
PEPITO.-
-¡Porra!
(La inmensa cachiporra aparece, golpea al Mono 1 con un único golpe y éste desaparece de escena, después de rebotar en el primer término).
(Entra el Sapo Bien Feo).
SAPO BIEN FEO.-
-¡Has derrotado a los demonios!
PEPITO.-
Y ahora me casaré contigo.
(El Sapo Bien Feo comienza a sacudirse mientras suena un estruendo, hasta que, en un visto y no visto, el Sapo se convierte en Princesa Frambuesa, linda y bien compuesta).
FRAMBUESA.-
Has roto el encantamiento que me tení­a presa.
PEPITO.-
Y ahora eres tan linda como la frambuesa.
(Los dos personajes se cogen de la mano y salen de escena).
(Entra el Presentador).
PRESENTADOR.-
Y así­, y no de otra manera, termina esta historia. Nuestros personajes fueron felices, hasta que comenzaron a tocarse las narices.
ÁRBOLES.-
-¡Porra!
(La considerablemente grande cachiporra aparece detrás del presentador, le da un único golpe y este cae al suelo con estrépito).

Fin


Otros textos breves y cuentos:

86 Respuestas a “Guiones para tí­teres: La cachiporra mágica”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El guión para tí­teres que os presentamos hoy es un humilde homenaje a los antiguamente muy populares tí­teres de cachiporra, que hoy dí­a no son polí­ticamente correctos. Yo vi muchos de ellos cuando niño y no creo que eso……

  2. Estoy buscando obras para un solo titiritero,o sea para un solo manipulador..es muy dificil encontrar obras para solo dos manos en escena…por favor dejarme alguna informacion…exelente la informacion de esta pagina.