Otro festival que se va al cuerno

Compartir
Compartir en Facebook Twitear sobre esto Pin en Pinterest Compartir por email Compartir en LinkedIn
Festival de Teatre de Titelles de Sant Llorení§ Savall
Fotografía de Jordi Regot

Nota de Jordi Regot
Hay un dicho que sugiere que la miel no está hecha para la boca del asno. Yo pienso que la cultura está en la mente de muy pocos políticos.

Durante 15 años una parejita ilusionada y bonita (más ella que él) dieron forma con su esfuerzo y voluntad, a un pequeño festival que apostó por la profesión, la calidad y el buen hacer de los titiriteros. Lo que se empezó a los 32/- 35 añitos de edad como una aventura llena de buenas
intenciones, se fue consolidando tras pequeños éxitos y algunos también pequeños atascos (pensemos que estamos hablando de un pequeño festival) como un certamen donde la profesión y el público llegaron a compartir entrañables momentos.

En un municipio de 2000 habitantes han pasado compañías de la más diversa índole. Recuerdo como durante los primeros años del festival la gente nos paraba por la calle para mostrarnos su asombro por todo lo que rodea a los títeres y las marionetas ( y hay que pensar que las propuestas que ha presentado el festival han sido todas de mediano y pequeño formato).

Prácticamente sin alojamientos nos vimos en la acertada situación de tener que solicitar ayuda a los vecinos para que estos acogiesen a las compañías: -¡un exitazo! Los actores y las actrices nos comentaban las excelencias de los desayunos que en alguna ocasión les dejaban preparados los anfitriones sin llegar a estar presentes debido a sus obligaciones laborales. En resumen, una total entrega y absoluta confianza.

Habilitamos naves industriales a modo de teatro, a entarimados desnudos les dimos la presencia de escenarios y todo con un presupuesto cero, pues la ingenua parejita, corriendo como posesos arriba y abajo, se hizo cargo de todo, poniendo a disposición del Festival focos, reguladores, sonido, cámaras negras, estructuras…
Para ahorrar un poquito más (catalanes tenían que ser) ellos mismos se dedicaban a distribuir los trípticos y carteles del Festival por casas y municipios cercanos (pensemos que hubo una época que internet no era lo que es). Imprimían las entradas por ellos diseñadas en su impresora doméstica y buscaban colaboradores con gran éxito pues quien podría resistirse a ver tal esfuerzo.

Fue entonces cuando apareció él. Movido por incomprensibles rencores, quiso que SU Ayuntamiento se hiciese cargo del Festival. Quiso que sus regidora y técnica de cultura controlasen todo el cotarro, pretendió sustraerle el manto de cariño con el que estaba arropado… y al transcurrir 1 año dijo “el Festival carece de interés” y con ello dio por zanjado el asunto, sin derecho a réplica lo dio por finalizado (sin ser consciente que los organizadores reales eran otros). Al retirarse se perdió la ayuda de la Generalitat y la Diputación de Barcelona y su Ayuntamiento se ahorraba 1.700€ que fue lo que le tocó aportar al balance definitivo de la última edición.

Este año celebramos 15 años, el municipio celebra su milenario machacando una exclusiva y única manifestación cultural que inscribía en sus programas de actos.
Sobre su decisión sobre el Festival jamás se dignó a comunicarlo personalmente ni a conceder ninguna entrevista.
Lo lamentamos por la desilusión que ha provocado en gran parte de amigos, comerciantes y vecinos del municipio. Nosotros seguimos con nuestra ilusión y esperamos poder celebrar una 16-ª edición que seguro no será en Sant Llorení§ Savall. El manto de cariño, y ahora la experiencia, los tenemos nosotros.

El evento se llamaba Festival de Teatre de Titelles de Sant Llorení§ Savall.

Como anécdota sirva ésta: pues tal fue su implantación que en TV3, en un concurso los participantes tenian que adivinar el nombre de un pequeño municipio conocido por un importante Festival de Titelles.

http://festaval15.blogspot.com/

Fin de la nota.

Antes de dar paso a mis opiniones, quiero dejar claro que no tengo ningún tipo de relación con este festival, que no conozco a sus organizadores ni a sus fundadores, como me ha ocurrido con la gran mayoría de titiriteros y programaciones que, individualmente y desde la humildad de quien no tiene intereses el cotarro ni persigue oscuros fines, he defendido durante años desde esta tribuna, metiéndome, como suele decirse, en camisa de once varas y recibiendo por ello los merecidos palos que yo solo me he buscado.

Se le podrá achacar a la tan mentada crisis el cierre de festivales que se podrían considerar históricos y patrimonio cultural de poblaciones españolas, pero lo cierto es que son los propios titiriteros los principales responsables de lo que se nos viene encima.

Es vergonzoso que esos mismos titiriteros que expresan públicamente sus sentimientos por la desaparición de un compañero (algo loable y comprensible) o para exaltarse ante un anuncio del Carrefour, sean tan cobardes cuando se trata de defender a una programación o un festival, proyectos que al fin y al cabo generan riqueza y trabajo (por poco que sea y aunque no te contraten a ti) para la profesión. Y no lo digo sólo por este festival que cierra ahora. En Titerenet se han ido haciendo públicos los cierres de otras programaciones y nadie ha dicho ni pío (sé que lo habéis leído, no me vengáis con excusas), del mismo modo que todos os habéis escondido detrás de vuestro teatrillo a la hora de comprometeros públicamente con vuestra opinión cuando se os ha pedido.

Que no hay, ni puede haber unidad verdadera en un colectivo de artistas, dada la propia idiosincrasia egocéntrica e individualista del artista, es algo que tardé mucho en comprender y aceptar, pero da auténtica lástima cuando la representación formal del colectivo está a la altura del eslabón más débil de la cadena.

Una UNIMA inoperante, que sólo responde con presteza a los intereses mediocres de unos pocos y que pierde el tiempo en la pompa de lo inútil; y lo peor es que lo hace con la connivencia de sus socios, que se venden por posibilidades y migajas, y gracias al hastío aislante de los que huyen de tanta hipocresía, que cada día son más.

Que sí, que no pongo en duda que hay gestores muy malos y políticos sin sensibilidad hacia la cultura, pero estáis solos para defenderos de ellos, por propia elección, porque cuando se permanece aislado, se está para lo bueno y para lo malo también.

Os van a ir tirando abajo todos esos proyectos maravillosos, con la excusa de la crisis y mediante maniobras políticas, ante vuestra incapacidad para defenderlos ni promocionarlos más allá de la localidad, y de eso sois responsables vosotros, los titiriteros, no los políticos.

Insisto, escribo todo esto a santo de este último cierre, pero no estoy hablando del Festival de Teatre de Titelles de Sant Llorení§ Savall, sino de los que se han cerrado antes y de los que van a caer próximamente.

Si seguimos por este camino, algo que me parece más que probable, el teatro de títeres va a sufrir un retroceso que os volverá a dejar en las cunetas trabajando por un mendrugo de pan y un vaso de vino, en el mejor de los casos.

Pero alegraros, porque España pasa a semifinales.

10 Respuestas a “Otro festival que se va al cuerno”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Fotografí­a de Jordi Regot Nota de Jordi Regot Hay un dicho que sugiere que la miel no está hecha para la boca del asno. Yo pienso que la cultura está en la mente de muy pocos polí­ticos. Durante 15 años una parejita ilusionada…..

  2. Lametable lo sucedido con el festival, como cada golpe que recibe nuestro arte
    y si coincido plenamente con Bolorino, comparto su desencanto y rabia, Aquí­ en Perú nos sucede lo mismo, nos cierran espacios, nos recortan bolos, nos maltratan y el silencio sigue circulando, y la apatí­a sigue imperando, ¿En qué nos estamos convirtiendo?
    y eso en lo estrictamente relacionado a nuestro oficio, pero los titiriteros no vivimos atrás del teatrí­n, somos parte de una comunidad ante la cual también cerramos los ojos y la boca, nos reclama ante muchas causas y seguimos ausentes … ¿preparando la próxima función?
    Hay mucho por hacer, hay mucho por derribar para volver a construir
    pero hay que empezar ya
    ¿Porque no tomamos el cierre de este festival como punto de partida para una reacción colectiva? ¿somos artistas no? asi que miles de formas creativas (y no por ello menos firmes) se nos han de ocurrir.
    Hace poco anduve en Argentina y unos compañeros de otras artes nos cometaban como el intento de desalojo de una anciana campesina movilizó a montones de organizaciones sociales, que estuvieron alli cuando se les necesitaba y nadie sacó a la anciana
    Nosotros estamos bastante lejos y ni hablar de nuestra presencia fí­sica pero podemos hacer sentir una reacción del “gremio”, ¿ para empezar que tal si bombardeamos con correos electrónicos de rechazo las bandejas de los responsables?, hagamosle sentir que han hecho un papelón mundial, que se han hecho conocidos por el repudio a sus actos …no se, una idea para los que estamos lejos
    ¿y los que estan cerca? ….

    ¿que camino estamos trazando? ¿la transgresión y el coraje de los titiriteros se ha reducido al vino y los humos? ….

    martí­n

  3. Antes de nada agradecer a Titerenet su labor de apoyo al mundo de las marionetas o tí­teres en todas sus vertientes a través de Internet y más en concreto a través de la publicación y mantenimiento de su página web Titerenet. También agradecer a Titerenet la difusión de efemérides, eventos y noticias a través del correo electrónico. Muchos de mis conocimientos han llegado en los últimos años a través de estos dos medios.
    Sin embargo querrí­a denunciar el artí­culo “Otro festival que se va al cuerno” del dí­a 3 de Julio de 2010, enviado a nuestro correo electrónico, por contener apreciaciones difamatorias contra los titiriteros que denunciamos en su dí­a la campaña publicitaria de Carrefour. El párrafo que señalo es el que sigue:
    “Es vergonzoso que esos mismos titiriteros que expresan públicamente sus sentimientos por la desaparición de un compañero (algo loable y comprensible) o para exaltarse ante un anuncio del Carrefour, sean tan cobardes cuando se trata de defender a una programación o un festival, proyectos que al fin y al cabo generan riqueza y trabajo (por poco que sea y aunque no te contraten a ti) para la profesión. Y no lo digo sólo por este festival que cierra ahora. En Titerenet se han ido haciendo públicos los cierres de otras programaciones y nadie ha dicho ni pí­o (sé que lo habéis leí­do, no me vengáis con excusas), del mismo modo que todos os habéis escondido detrás de vuestro teatrillo a la hora de comprometeros públicamente con vuestra opinión cuando se os ha pedido”
    Evidentemente el párrafo anterior es un libelo con todas las de la ley. Del mismo se desprende que las personas que denunciamos en su dí­a la campaña publicitaria de Carrefour nos encogemos de hombros ante el cierre de festivales. Y eso es, sencilla y llanamente, mentira.
    Muchas veces se cierran festivales, no solo de tí­teres, y muchos dí­as comienzan otros. Lo mismo que aparecen nuevas compañí­as de tí­teres o cesan otras. Es la vida. Por mi parte aclarar que me entristece la desaparición del Festival de Teatre de Titelles de Sant Llorení§ Savall, cómo no me va a entristecer… Ahora bien, también me alegro por la aparición de estamentos como el TOPic de Tolosa, o los premios obtenidos por muchos de mis compañeros de profesión.
    Ahora bien, si de lo que se trata es de dar mi nombre de forma pública para quejarme de la desaparición de un festival de tí­teres en el mundo aquí­ teneis mi nombre para incluirlo en la lista de denunciantes cada vez que tengais noticia de la desaparición de uno de ellos, sin fecha de caducidad.
    Antoine Bastero
    Titiritero
    4 de junio de 2010

  4. Antoine, respeto tu opinión, pero no te confundas.
    Si has recibido en tu correo la entrada publicada en Titerenet es porque estás suscrito al feed de la página. Igual que te suscribiste puedes darte de baja. No tengo por costumbre hacer enví­os indiscriminados o no solicitados.
    Y lo de dar tu nombre públicamente no tiene ningún sentido, porque es algo que no ha ocurrido.
    Cada cual puede sacar sus propias conclusiones de lo que está escrito. Tú, como seguro harán otros muchos titiriteros, has optado por interpretarlo como un ataque personal, “libelo”, deduciendo pasito a pasito cuestiones implí­citas desde tu punto de mira personal. Indudablemente estás en tu derecho de hacerlo.
    Un saludo
    P.S. Amplí­o mi comentario.
    No pongo en duda de que a ti personalmente, al igual que a otros titiriteros, os preocupe el cierre de festivales y programaciones, lo que critico es que os calláis y sólo aparecéis cuando os sentí­s directamente insultados, con mayor o menor razón, pero no se os ve ni se os oye para defender las cuestiones importantes que están ocurriendo frente a vuestros ojos, al igual que le ocurre a la UNIMA.

  5. Miguel Arreche

    Ante todo deseo manifestar mi mas rotundo rechazo a la desaparición de cualquier Festival de tí­teres. También dejo mi agradecimiento a Titerenet porque de no ser por este medio, tal vez no nos habriamos enterado de la dramática noticia de la desaparición de festival.
    Lo que no estoy de acuerdo es en el tono y la agresividad de las reflexiones contra todo el mundo.
    Por ejemplo Unima ( de la que soy miembro) no existe en Cataluña por respetBle decisión de algunos o muchos titiriteros catalanes. La movilización de Unima ha conseguido que la Escuela de tí­teres de Turku en Finlandia no se haya cerrado como querí­a el ministerio de cultura fines. Ayer acabó un brillante edición de la Escuela de verano de Unima federación.
    Yo entiendo el cabreo pero no se puede despreciar ni insultar a toda una profesión. Respeto tu opinión pero no puedo aprobar ni los adjetivos ni los juicios de intención que se hacen

  6. Juan Manuel

    Te agracederí­a un tono menos ofensivo en tus calificaciones al colectivo titiritero y a la Asociación que representa a bastantes de ellos. Supongo que buscas reacciones, pero eso no no justifica lo desproporcionado y equivocado de tus afirmaciones. Son muchos los festivales que han promovido y organizado los titiriteros o alguna UNIMA, son muchas las actividades y programaciones en las que participan titiriteros y somos muchos los titiriteros que nos sentimos ligados a nuestra profesión y a nuestros colegas con lazos mas que laborales. Por ejemplo, la edición del próximo y último Festival de S.Lorrení§ Savall contará con la participación voluntaria de un buen número de compañias y titiriteros. otro ejemplo, hay compañias que han ido a Chile, al Sahara o a Palestina a echar una mano para superar momentos dificiles. Y un montón iniciativas mas que junto al esfuerzo en crear cada vez mejores espectáculos, a mi me hacen sentirme orgulloso del colectivo de titiriteros . ¿Que se puede hacer más ? Seguro. . Pero no carguemos con mas culpas que las necesarias.
    Animo a todos a seguir, a seguir haciendolo bien o mejor.
    Juan Manuel
    Periferia Teatro
    PD. Un abrazo al eslabón más débil de la cadena, no se quien es, pero le vendrá bien

  7. gabriela tornin

    Hola a todos!
    hay que seguir trabajando, los que hemos elegido éste arte sabemos que las cosas no son rápidas y que abundan las piedras en el camino, pero siempre hay gente de la que podemos aprender, esa es la base de todo, seguir aprendiendo.
    La información es clave y al que pueda tocarle de cerca y pueda ayudar, ése es el compromiso.
    De lejos podemos pasar la comunicación, conversar y buscar maneras nuevas de craer y mantenernos vivos.
    Considero que el arte nos salva, por eso digo que sigamos adelante, hay mucha vida que salvar, incluso las nuestras, saludos!

  8. Tomar partido tiene sus riesgos, no se puede servir a dos amos; queda claro que la vehemencia de la respetable opinión de José Bolorino es causa del dolor que supone la pérdida del camino andando por nuestra profesión, y eso a él me une. Yo también pude disfrutar de ese Festival y de la hopitalidad de sus vecinos y de la entrega de esa pareja que se dejó girones de sus vidas en el empeño de mantenerlo vivo.
    Pero creo que aparte de los términos más o menos explí­citos, donde algunos acusan que no se deja tí­teres con cabeza, la realidad es que los tiempos cambian, que el sistema trata de engullirnos como si nuestra empresa (algunas aún asociaciones culturales sin ánimo de lucro)fuera un comercio más de “todo a 1 euro” y de que aquí­, de lo que se trata es de cotizar al fisco y que aquello que mercantilmente no funciona, al carajo directamente.
    He leí­do todas la opiniones y en todas hay un pellizquito de razón, quizá la actual situación requiera un plateamiento serio de la profesión para revertar las actuales estructuras del paradigma en torno al ámbito de los tí­teres, pero ello exige compriso y estar del lado que defienda sin paliativos nuestros intereses profesionales…porque aquí­ de poco sirve quienes persigan llenar la tripa antes que la dignidad titiritera.
    A mi también me duele la pérdida del Festival que Angels y Jordí­ parieron y alimentaron tan denostadamente. Salú y utopí­a.

  9. Dicen que hablando se entiende la gente… He leí­do la entrada completa, con todos sus comentarios y opino lo que Juan Antonio: “en todos hay un pellizquito de razón”.
    Soy un poco cuadriculado -tal vez se deba a que mi primer colegio fue uno alemán- y para resolver un problema suelo darle la vuelta al planteamiento. Y así­, si estoy de acuerdo con Juan Antonio en que todos tienen un pellizquito de razón, llego a la conclusión de que todos tienen un pellizquito de equivocación.
    La historia comienza cuando Jordi Regot nos plantea que la desaparición del Festival tiene su causa en la decisión de í‰L (el polí­tico de las tijeras grandes y el corazón pequeño).
    El comentario de Jose Bolorino incide en que en su opinión la posible fiebre de desapariciones de festivales y programaciones -que irá en aumento- radica en un error de los propios titiriteros, al no defender colectivamente a la profesión sino en contadas ocasiones (como el caso de Caspafour, por ejemplo). Bolorino opina que Unima no es operativa y que sólo responde a los intereses mediocres de unos pocos (mediocres, que no bajos), y nos recuerda de que en otras entradas que hablaban de la desaparición de Festivales, nadie ha dicho nada en los comentarios.
    Ese es mi resumen de lo dicho por Jose. Yo no me he ofendido por ello (también es cierto de que yo no formo parte de Unima).
    Mi querido colega Juan Manuel pide a Jose que utilice un tono “menos ofensivo”. ¿Nos vamos a ofender ante las palabras de alguien que ama a los tí­teres y expresa con libertad su opinión? No sé. Yo me ofendo cuando un polí­tico sin perspectiva elimina un festival, sea éste que nos ocupa o aquel maravilloso que organizó en su dí­a Unima Murcia. Me ofendo cuando por culpa de unos pocos, se rebajan las pensiones y los sueldos, el paí­s llega a tener casi cuatro millones de parados y el Estado del Bienestar se convierte en el Estado de los Mercados.

    Las palabras de un amigo de los tí­teres no me hieren, me hacen reflexionar.

    En la misma lí­nea que Juan Manuel se expresan Miguel Arreche, que opina que “no se puede despreciar ni insultar a toda una profesión” y Antoine Bestero, que califica de “libelo” lo escrito por Bolorino.
    Miguel Arreche nos aporta que Unima sí­ hace cosas cuando puede, como el caso de Finlandia o la Escuela de Verano de Unima; y Bestero nos recuerda el caso de Caspafour.
    Todos tienen razón, pero nos equivocamos si a la menor crí­tica nos tiramos los trastos a la cabeza.
    Es cierto lo que dice Bestero de que la desaparición de festivales y grupos “es la vida”. Pero también forman parte de la vida la pobreza y la injustica, y no por ello debemos dejar de luchar para erradicarlas.
    Estoy de acuerdo con Juan Antonio cuando dice que “la actual situación requiere un planteamiento serio de la profesión”, que comienza -según mi humilde opinión- con hablar claro, opinar más, ofendernos menos y hacer lo que cada uno pueda para que “la vida” sea menos dura y más libre, más creativa y más sana para cuantos más mejor.

    Porque hoy dí­a y cada vez más, el eslabón más débil de la cadena es “el perro flaco, al que nunca le faltan pulgas”. Y cada dí­a que pasa veo a mi alrededor más perros flacos con menos sangre en sus venas. Cada dí­a que pasa me veo más perro y más flaco. Y me pregunto: ¿dónde está el eslabón que nos une?
    Un abrazo a todos.

  10. Por mi Bolorino, queda zanjada la polémica. Aprovecho la ocasión para invitar a tus lectores a la próxima edición del “Txotxongilo Eguna” que se celebrará en Sestao los dí­as 10, 11 y 12 de setiembre. Un “festival” de tí­teres creado, organizado y potenciado por los propios titiriteros vascos agupados en Unima Euskal Herria. Allí­ podreis encontrar un buen número de espectáculos de sala y calle con entrada gratuita, talleres, artesaní­a, charlas y buen ambiente. Salud y fuerza.
    Antoine Bastero
    Titiritero
    10 de junio de 2010