Teatro de marionetas en Pinerolo


Teatro del Lavoro
Teatro del Lavoro
Teatro del Lavoro, Pinerolo

Se trata de unos bajos noblemente abovedados que los del Teatro Alegre acondicionaron con sumo mimo y gracia, en parte artesanalmente, lo que se nota en el buen gusto del resultado: un teatro de unos 120 espectadores , cómodo, con un escenario considerablemente grande y muy buena visibilidad. Está situado en un tí­pico patio que suelen tener las casas en Pinerolo, ciudad que siempre tuvo una importante presencia militar, especialmente del Cuerpo de Cavallerí­a (existe un magní­fico museo sobre el mismo), circunstancia que ha marcado profundamente su arquitectura.

Además de la sala situada en la planta baja, el teatro tiene también otras dependencias en pisos superiores dedicadas a oficinas y exposición de tí­teres. Fue un placer ver las marionetas de Damiano Privitera, la mayorí­a de talla de madera, de un estilo personal profundamente arraigado en la tradición. Allí­ se organizan talleres y es lugar obligado de visita de los grupos que vienen a ver espectáculos.

El Teatro del Lavoro no sólo es para las marionetas. También está abierto al teatro de actor y especialmente a la música. Programan con regularidad conciertos de música de cámara, tanto clásica como contemporánea, con intérpretes de muy alta calidad, lo que hace que poco a poco el teatro se haya convertido en un referente clave de la vida cultural piemontesa.

Teatro Alegre en sus inicios.
Teatro Alegre en sus inicios.

Su evento más conocido es sin duda el Festival Internazionale Teatro di Figura, también llamado “Immagini dell”™Interno”. Un encuentro anual entrañable por el que han pasado muchos españoles ”“no en vano Georgina Castro es una española de Linares y junto con Damiano Privitera empezaron sus labores titiriteras en el Taller de Pepe Otal, en Barcelona. Tuve la suerte de participar este año en el mismo y puedo testificar sobre la buena organización y el buen ambiente que ofrece a los participantes. Especialmente interesantes son las veladas que se celebran al aire libre, en el Cortile Fenulli, antes dependencias para la cavallerí­a militar, ahora convertido en el patio de una escuela. Bajo una atmósfera casi mareante que rezumaba perfume de polen de tilo, pude asistir a dos representaciones de gran categorí­a.

La primera era Talita Kum, una coproducción del festival con los marionetistas Valeria Sacco y Marco Ferro, que se estrenó precisamente aquella noche y que nos dejó a todos deslumbrados. Con un inicio algo tosco y aún por definir, la obra da un salto de ciento ochenta grados cuando el personaje surje con un muñeco humano que intenta reanimar. Considero que lo visto fue una clase magistral de marionetismo o, lo que es lo mismo, de psicologí­a del doble. Pocas veces he visto el tema de la dualidad mostrado con tanta profundidad, rigor y oficio. -¡Y sin una sola palabra! -¿Dónde estaba el doble, era el muñeco con cara humana, o era el manipulador oscuro y cubierto de negro, convertido en un “muñeco del muñeco”? Un espectáculo que cuando haya pulido sus inicios y rodado un mí­nimo, no tardará en ser disputado por los festivales.

También actuó en el Cortile Andrea Lorenzetti y su Canto del Capro con el que presentó su magní­fica “Histoire de M.me Lamort”, un espectáculo de tí­tere de guante que ya comenté en una ocasión en estas páginas y que repetí­a en Pinerolo, tal fue el éxito obtenido en su primera presentación. En dí­as posteriores actuó también con Pep Gómez, uno de los artistas invitado por el Festival.

Imagen de "Platero hi-ho"
Imagen de “Platero hi-ho”

En el Teatro Lavoro pude asistir a la representación de Paolo Valli y Katarina Janoskova, de l”™Asina sull”™Isola, con el espectáculo “Platero hi-ho”. Fue un placer ver a este histórico del teatro de sombras que es Paolo Valli ”“lo recuerdo actuando en Segovia en Corpo Sotile, uno de los espectáculos más impactantes de Gioco Vita”“ acompañado de la actriz y animadora Katarina Janoskova, de radiante presencia en el escenario, recreando la hermosa historia de Platero y Yo del Nobel español Juan Ramón Jiménez. Una puesta en escena que combina con maestrí­a las sombras, la poesí­a escénica y el trabajo actoral.

En un registro diferente vi al Teatro Papelito de Eslovenia con un espectáculo de alto voltaje tecnológico creado por Brane Solce y dirigido a los más chicos que deslumbró durante sus treintaycinco minutos de duración por la perfecta sincroní­a entre imagen y música. Un alarde de superposición de imágenes proyectadas desde el ordenador, música e imágenes corpóreas hechas de cartón, todo enmarcado en una pequeña ventana que parecí­a el ojo cuadrado de un miroscopio abierto a la imaginación.

Me perdí­ el espectáculo de Walter Broggini, aunque sí­ pude charlar con él en el Cortile. Lástima que no pudiera quedarme más dí­as. Tanto los espectáculos como el ambiente relajado del festival invitaban a hacerlo. Para los interesados en saber más de este recoleto y mimoso Festival, pueden consultar clicando aquí­.

Una Respuesta a “Teatro de marionetas en Pinerolo”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Teatro del Lavoro, Pinerolo Se trata de unos bajos noblemente abovedados que los del Teatro Alegre acondicionaron con sumo mimo y gracia, en parte artesanalmente, lo que se nota en el buen gusto del resultado: un teatro de un…..