Claudio Frost y sus marionetas tangueras


Los Tí­teres de Claudio Frost
Los tí­teres tangueros de Claudio Frost

Conocí­a al argentino Claudio Frost como bailarí­n de tango, considerado como uno de los más reputados de Barcelona, pero desconocí­a su faceta titiritera. Al saber que actuaba en el Pipa Club en una sesión semiprivada para los asiduos de una milonga, me presenté de inmediato.

Los que no conocen este local para fumadores, deben saber que el Pipa Club es una de las instituciones más interesantes y emblemáticas de la noche barcelonesa. Durante las tardes es lugar frecuentado por aficionados a la pipa, siendo uno de los clubes españoles de más solera en esta especialidad. Lo conozco bien porque hace un par de años yo mismo presenté en él mi libro “Fumar en Pipa o la Retorna de los Sueños” junto con el fotógrafo y redomado pipero Albert Fortuny. Además de varios salones, algunos para uso exclusivo de los señores socios fumadores, hay un billar, una bilbioteca muy bien nutrida de libros sobre el mundo de la pipa, varias vitrinas con interesantes piezas del arte fumatorio, y un gracioso bar servido por bellas camareras. Por la noche, la clientela suele ser joven, y los lunes y martes hay milongas para los amantes del tango.

Con la sala llena de hombres y mujeres bien agarrados por el tango, me senté copa en mano a contemplar el vaivén de los danzantes, mientras esperaba el número de las marionetas. Por fin la presentadora, la bailarina Diana Morris, bien conocida en los medios tangueros de Barcelona como una de sus figuras más notables, anunció el show de Frost.

Dos muñecos de tamaño humano ocuparon el centro de la sala. Muñecos guasones y simpáticos que me recordaron los de la entrañable atracción de autómatas del Tibidabo que bailan el chotis. Pero aquí­ bailaban el tango, y dentro de ellos –¿cómo?, me preguntaba rompiéndome los sesos- no habí­a ninguna maquinaria sino -¡un manipulador que además actuaba solo! La cuestión es que ambos, señor y señora, se pudieron a bailar el tango con un dominio tremendo de tiempos y pasos. El hombre, algo gil y piantao, y la papirusa, bien entrada en carnes, hací­an sus ochos impecables, con profusión de cruzadas y molinetes, giros con barrida y boleo, sacada y parada, sacada, aguja y ocho cortado…

-¿Cómo diantre lo hací­a Claudio Frost? Pues ninguno de los trucos, los amagues y las barridas de este baile endiablado fueron escamoteados por el bailarí­n-manipulador oculto… Piernas que volaban por los aires, pases precisos, con sus traspieses, cajitas, cunitas y mordidas, sin jamás perder el ritmo ni el equilibrio. La función duró diez minutos, pero fueron unos minutos de verdadero virtuosismo tanguero y titiritil, los que nos regaló Frost en el Pipa Club.

Al acabar, sacó la cabeza el titiritero bailarí­n para saludar. Los bravos y los aplausos estallaron unánimes. Por supuesto, nos encontramos ante un artista que no sólo es maestro de tango sino que ha actuado como actor bailarí­n en numerosos espectáculos de teatro y de danza contemporánea. Alguien que ya ha presentado su show con músicos en directo en sofisticadas salas de Europa, como una atracción de lujo para los festivales de danza y de tango.

Para aquellos que aman las marionetas y a la vez gustan de bailar el tango, les recomiendo que no se pierdan el show de Claudio Frost si tienen la suerte de verlo anunciado: no sólo disfrutarán de una buena lección de tango, sino que sentirán la emoción del virtuosismo y del más difí­cil todaví­a. Una golosina jocosa para paladares sensibles.

2 Respuestas a “Claudio Frost y sus marionetas tangueras”

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Los tí­teres tangueros de Claudio Frost Conocí­a al argentino Claudio Frost como bailarí­n de tango, considerado como uno de los más reputados de Barcelona, pero desconocí­a su faceta titiritera. Al saber que actuaba en el Pipa C…..

  2. NELIDA KROL

    CONOZCO A CLAUDIO FROST COMO EXCELENTE!!!!PROFESOR DE TANGO.
    CON SU BUEN HUMOR Y TOLERANCIA,ES UN PLACER APRENDER A BAILAR Y “NO MORIR EN EL INTENTO”…VI SU ESPECTACULO DE MARIONETAS EN UNA SALA DE SANTANDER…ES Mí€GICO…