Microscopía Teatro en “El Colmado”


Shaday Larios, de Microscopía Teatro
Shaday Larios, de Microscopía Teatro

Hace tiempo que voy recibiendo información de El Colmado, “Proveeduría cultural”, un interesante espacio de la noche alternativa de Barcelona situado en el barrio del Raval (antiguo Barrio Chino), concretamente en la Calle de la Cera, 35. En su programación, además de música, cine y mucho clown, hay de vez en cuando presentaciones de títeres y otros géneros afines. Esta semana pasada actuó la compañía “Microscopía Teatro”, anunciada como de “Teatro de objetos, sombras y juguetes”, y decidí acudir.

Tuve así la ocasión de conocer el trabajo de la artista y autora mexicana Shaday Larios, nacida en Guanajuato y que reside en Barcelona desde hace años, dónde acudió para realizar su tesis doctoral en el Institut del Teatre. El espectáculo que presentó en El Colmado consistía en un trabajo de experimentación titulado “La Virgen del Armario”, en el que mediante el uso de pequeñas figuras, objetos, sombras y la presencia humana de la misma Shaday Larios acompañada por el cantante italiano Nino Milone, se recrea un mundo de ofrendas, vírgenes y exvotos. Una función para “títeres silentes”, como dice el programa, que busca la intimidad del cara a cara ”“el espacio de El Colmado es ideal para ello, aunque a veces le falte algo de visibilidad, sobretodo para las escenas que pasan en el suelo”“ y que más que espectáculo, podría definirse como un ritual de alcoba delicado y minimalista, en el que la voz fluye como un eco de susurros con reflejos de historias íntimas y caseras, cercanas y lejanas, trufadas de miedos, muertes y apariciones. La misma acústica del Colmado, poco aislado del exterior, iba a favor de la representación, pues a los susurros de la obra se le sumaban los susurros de la calle: un coche que pasaba, retazos de conversación pescados al vuelo, toses furtivas, discusiones apenas esbozadas, pasos de personas caminando a ritmos diferentes ”¦ Evocaciones de vidas ajenas que sin embargo son convocadas por el ritual ”“pues incluso un vendedor de flores de origen pakistaní entró y se quedó un buen rato atrapado por la magia del ritual…

Me gustó esta atmósfera “silente” y susurrante, creada en un espacio singular ”“antiguo colmado convertido en laboratorio de propuestas alternativas”“ en el que las fronteras con el mundo exterior son mínimas y frágiles, y en el que todo debe hacerse desde la mayor sencillez, pues no hay focos ni dímers ”“sólo uno colgado que la titiritera enchufaba y desenchufaba a mano. Esta carencia de medios arropaba el ritual de Shaday y lo convertía en una “experiencia vivencial de mínimos” en la que sutiles luces y sombras borrosas bastaban para evocar profundos mundos interiores así como creencias ancestrales en apariciones, santerías y milagros, todo ello visto desde una subjetividad que podríamos llamar como de armario o de alcoba”¦

Dice la autora: “”¦los armarios son casas, que en la zoología fantástica -ANIMALES ARMARIO- abren y cierran una puerta hacia las sensaciones de lo eterno: la agonía del reloj. Adentro del Armario los objetos duermen, reposan de sus hábitos. Y por ello, no es de extrañarse que a partir de esos espacios de descanso, sucedan historias como ésta: la Virgen del Armario. Los ex-votos de sus fieles son alas, rosarios con perchas, huesos de pájaro. Porque la Vírgen atraviesa el mueble y transforma la intimidad de las oraciones en artefactos del ensueño”¦” Un tiempo, pues, de ensueño, de relojes moribundos, de alcobas cerradas, de objetos muertos que no paran de hablar”¦

Un sugestivo trabajo de experimentación que ilustra la interesante labor investigadora de esta artista de Guanajuato residente en Barcelona.

Una Respuesta a “Microscopía Teatro en “El Colmado””

  1. Rodrigo Solis

    El trabajo de shaday siempre ha sido elaborado con magia minuciosa, con oficio de maga. Las voces que aparecen en ellas son voces que vienen de otros lugares, lugares vedados a nuestros oí­dos asustadizos. Lugares vecinos que reposan en varios rincones, como el armario. Gracias Shaday.