El Taller de Marionetas de Pepe Otal en marcha


Taller de Pepe Otal en Barcelona
Taller de Pepe Otal en Barcelona

Decidí­ pues hacer una visita tras saber que el local estarí­a abierto todo el sábado. Y la verdad es que fue una sorpresa y toda una alegrí­a descubrir que las cosas estaban yendo mucho mejor de lo que esperaba. Por de pronto, es necesario destacar el gran trabajo hecho por el equipo de amigos, colegas y alumnos de Pepe Otal (imposible citar nombres, pues son muchos los que han colaborado) en ordenar, sanear, clasificar, restaurar y limpiar el taller, respetando con mimo y altas dosis de racionalidad el legado del piratesco titiritero. No es una tonterí­a lo que digo: allí­ estaban acumulados más de treinta años de trabajo ininterrumpido, y eso, para alguien como Pepe Otal, obstinado en reciclar y aprovechar todo lo que encontraba por el camino, significa montañas de material de todo tipo y calibre (baúles, decorados, tarimas, tí­teres de todos los tipos y tamaños, herramientas, materiales de uso y desuso, libros, papeles, carteles, objetos a cual más singular y disparatado, cuadros, calaveras, huesos, pipas, fotografí­as, discos…). Una labor, la del equipo, dura, perstinaz y dolorosa, y lo digo por experiencia, pues a mi me tocó hacer lo mismo, junto con mi hijo Octavi, con el legado de Mariona Masgrau, fallecida unos meses antes que Pepe.

Esta primera labor está pues hecha y sólo cabe felicitar y agradecer a sus responsables, pues gracias a ellos se ha mantenido un fondo que muy bien podrí­a haberse ido al traste, teniendo en cuenta las precariedades y las incertidumbres entre las que siempre se movió Otal.

El tema de qué hacer con el local y su riquí­simo contenido, parece igualmente bien resuelto, gracias a la iniciativa de algunos de esos amigos y alumnos de crear la asociación cultural antes citada, cuya finalidad es ni más ni menos que continuar con lo que hací­a el de Albacete con su mismo espí­ritu abierto, ácrata y generoso. Algo a todas luces imposible, pero que sin duda servirá para que sobre esta intención nazca algo nuevo y creativo.

Claro que no todo será tan fácil, y uno de los retos de la iniciativa es acordar con el Ayuntamiento de Barcelona (propietario del local) un convenio de cesión del espacio por un tiempo largo y suficiente para que el proyecto se convierta en lo puede llegar a ser. En este sentido, la buena disposición de los actuales responsables de cultura de Barcelona es una garantí­a y un buen punto de partida, en unos momentos en los que la ciudad se está dotando de nuevas infrastructuras dedicadas a la creación cultural y artí­stica.

Marionetas en el taller de Pepe Otal
Marionetas en el taller de Pepe Otal

-¿Cuál es este futuro soñado? Pues según me contó una de las adalides del proyecto, la marionetista Paula López, convertirse en un centro de referencia titiritera de la ciudad, con los siguientes puntos substanciales de partida: exposición permanente del legado de Pepe Otal; taller abierto con organización regular de cursos a cargo de titiriteros locales e internacionales; exposiciones puntuales de obras de otros titiriteros; presentaciones de espectáculos y celebración de “fiestas titiritero-poéticas” al estilo de las que realizaba Pepe Otal; centro de documentación y biblioteca especializada; creación de espectáculos así­ como recuperación de las obras más emblemáticas de Otal; abertura al barrio con acuerdos de colaboración con las entidades sociales, infantiles y juveniles; coordinarse con otros centros afines a nivel nacional e internacional.

Para realizar todo este proyecto hará falta una ayuda institucional que permita el mantenimiento de una mí­nima estructura de gestión y un programa base de actividades. Igualmente, ayudas para la remodelación técnica del espacio, todaví­a con muchas carencias. En este sentido, una primera subvención recibida ha servido para substituir la vieja y obsoleta instalación eléctrica, así­ como para comprar un par de deshumidificadores, algo indispensable en una planta baja situada en aquella zona de la ciudad. Pero aún harí­an falta otras reformas de mayor calado para poner el lugar en condiciones óptimas de operatividad.

De momento, el Taller está abierto ya cada dí­a por las mañanas. Los viernes y sábados, de 11h a 15h, se imparten clases básicas de construcción, aún sin profesor fijo. A partir de abril, habrá cursos especializados. El 25 de julio de este año, se va a realizar una fiesta de homenaje a Pepe Otal, en el segundo año de su fallecimiento. Y para el próximo curso, está previsto la celebración de una fiesta con espectáculo y cena una vez al mes. También se han realizado, hasta el dí­a de hoy, varias exposiciones de las marionetas de Pepe Otal en lugares como Bilbao (para el Festival de Tí­teres) o el Pueblo Español de Barcelona (en marzo de 2008), así­ como en algunos centros cí­vicos de la ciudad.

Creo que si el proyecto Casa-Taller de Marionetas sigue por el camino hasta ahora emprendido, puede llegar a convertirse en un centro de referencia nacional e internacional, punto de partida para la realización de interesantes proyectos de creación e intercambio titiritil. Un objetivo difí­cil que requerirá de sus responsables una gran finura así­ como altas dosis de ambición, riesgo y abertura ”“algo que nuestra época, en pleno proceso de cambio y transformación, requiere y propicia.

Dirección de la Casa-Taller: c/Guardia, 11, Barcelona 08001 – España.