guia-portada.jpg

Traducción de ”The puppeteers hand book” realizada por José Luis Garcí­a de Marimba Marionetas.

El í­ndice de ”La guí­a del titiritero” consta de cuatro partes: una, la guí­a del titiritero; dos, manual de teatro; tres, el teatrillo; y cuatro, cómo hacer tí­teres.

Lo que os presentamos hoy son las cuatro primeras páginas de la primera parte.

Si quieres ver las ilustraciones más grandes y claras descárgate el original en inglés desde el enlace que te hemos puesto más arriba.

La Guí­a del Titiritero

El arte de la marioneta puede ser dominado por cualquiera. No tiene secretos, como la mayorí­a de las artes, ya que aquel que se ejercita a diario, será capaz de conseguir la mejor manipulación. Esta práctica diaria dará también al titiritero -y al aprendiz- un mejor entendimiento de las peculiares caracterí­sticas de los tí­teres, y llegará a comprender qué es aquello que los convierten en un medio de expresión tan fascinante y eficaz.

Para hacer mover a su marioneta el titiritero está de pie, por encima del tí­tere, mientras sostiene el control o cruceta. De este control salen los hilos de los que cuelga la figura.

En la Figura 1 se muestra un control o cruceta. En ”C” están atados todos los hilos que mueven al tí­tere, excepto aquellos que se utilizan para mover las piernas de la misma, que están atados a ”F”.

guia-figura-1.jpg

En la Figura 2 puede verse en control ”C” sin el ”F”.

guia-figura-2.jpg

La Figura 3 muestra el método apropiado de sostener el control ”C” con la mano izquierda.

guia-figura-3.jpg

Mientras que la Figura 4 muestra el adecuado para sostener el ”F”, con la mano derecha.

guia-figura-4.jpg

Generalmente un tí­tere representa a un ser humano. Con esto en la mente, pí­dale a un amigo o a un familiar que se quede de pie, frente a usted. Imagine que esta persona es un tí­tere, con un hilo sujeto a cada lado de la cabeza, a cada uno de los hombros, a las rodillas, a las manos y a la espalda.
Tire de esas cuerdas imaginarias para hacer mover cada una de las partes del cuerpo de su ”tí­tere”.
Después de hacer esto, haga lo mismo con una marioneta de verdad y note las semejanzas con respecto al movimiento de su anterior ”tí­tere humano”.

El titiritero deberí­a tener la sensación de que él es el tí­tere que cuelga de los hilos y trabajar cada uno de los hilos con su imaginación para comprobar cuál es el movimiento que estos deben producir.

Las recomendaciones e ilustraciones que vienen a continuación cubren todos los movimientos que por lo general suele hacer una marioneta y lo que debe hacer el titiritero para conseguir dichos movimientos.

Hay ciertas reglas que siempre deben ser observadas, como la manera de coger el control con la mano derecha o izquierda, mostradas en las Figuras 3 y 4.

Nunca deje caer el control. No sacuda los hilos. No deje que sus manos o el control sean vistos por el público, a no ser que quiera de manera consciente que se vean. Mantenga el control en la misma dirección en la que desee que mire o camine la marioneta. Sostenga el control ”F” -el de las piernas- en ángulo recto con respecto al control principal ”C” cuando quiera que el tí­tere camine. Sostenga la cruceta con suavidad, pero con firmeza.

Segunda parte de la guí­a acerca de mover una marioneta de hilos.
Tercera parte Mover un guiñol.
Cuarta parte Cómo construir un teatrillo para marionetas de hilo.