Espacio Escénico


escenografia-medieval.jpg

Para el teatro de tí­teres y marionetas, después del objeto en movimiento y del actor o del titiritero que anima el objeto, no hay nada tan importante como el Espacio Escénico, el cual tiene un número notable de acepciones puesto que se le relaciona casi con todos los tipos de comunicación, puesto que toda comunicación necesita un contexto escénico.

Se puede asumir la idea de la escenografí­a como una “reconstrucción artí­stica y expresiva de un campo (real o virtual), que se elabora como un proyecto de diseño y se realiza con el acondicionamiento sugestivo de su espacio, para adaptarlo a su función poética, representativa, persuasiva, espectacular…”. Luego en él se podrá escenificar una dramatización, ficción, exposición, texto, música, fiesta, juego, programa, comunicación informática y todo aquel que se haya programado conforme el eventual acometido o la libre elección (didáctica) según proceda.

Conforme este postulado, el diseño de espacios escénicos, consistirí­a entonces en la “sensibilización” apropiada y funcional del espacio tridimensional, bidimensional, real o virtual, interno o externo.

Para reflejar en un proyecto dicha sensibilización (para uso didáctico, en una presentación en papel o en un medio informático), las múltiples facetas del dibujo y/o las herramientas gráficas ofrecidas por las “Nuevas Tecnologí­as” constituyen los medios más idóneos. Así­, desde los dibujos en planta, los levantamientos, las perspectivas, el dibujo a mano alzada, los bocetos, pasando por los diseños del movimiento escénico, del vestuario, del plan de escena, de las lí­neas compositivas, y un largo etcétera, se verán inequí­vocamente necesitados y asistidos por sus diversos procedimientos y técnicas.”

Estos apuntes previos han sido entresacados de la introducción que el profesor de ‘Espacio Escénico’ Nicola Comunale Rizzo hace de su asignatura.