El teatro infantil, ese niño olvidado


ese-niño-olvidado

Foto: Hil

Muy de acuerdo estamos con lo que dice Javier Malpica Mauri en su escrito ‘El teatro infantil, ese niño olvidado’.
“Y cuando se habla de arte, -¿qué decir?, -¿se vale excusar que los niños son incapaces de entender una pintura o una novela? -¿En realidad los niños no están preparados para juzgar y apreciar una obra de teatro o un espectáculo de danza?”.

“La desatención al teatro infantil viene desde su mismo origen. El dramaturgo experimentado rara vez toma este género como una forma genuina de expresión, y esto es ocasionado por una serie de factores. Por un lado está el prejuicio generalizado de etiquetar no sólo al teatro, sino a la literatura infantil como un subgénero y, por lo tanto, sin reconocimiento; por otro, está esa censura socialmente institucionalizada que hace creer que el teatro para niños debe estar cargado de diversión, sensiblerí­a, mensajes ecológicos y educativos, lo cual lo lleva a ser una extensión de la enseñanza más que una opción de expresión artí­stica. El autor que se aventura a escribir teatro infantil se encuentra con que debe apostar por lo seguro y no arriesgarse en una búsqueda estética ni en el análisis de problemas profundos si es que desea ser apoyado y que su obra sea montada.

El resultado: autores autocensurados. Y si esto no fuera suficiente, tenemos, por otro lado, que los incentivos que existen para la creación de textos dramáticos dirigidos a los niños son pocos.

Sucede que las escuelas de teatro no han incorporado en sus planes de estudio una materia que aborde y analice la escena para los niños. El teatro para niños es considerado por los docentes como un mero entrenamiento para los alumnos. Esto hace inevitable que los mismos actores vean despectivamente las oportunidades que el teatro infantil les pueda otorgar. Y este desprecio, desgraciadamente, ha creado un idea inconsciente y equivocada: “Cualquiera puede hacer teatro infantil.” Esto ha llevado a que surjan de la nada numerosos grupos independientes que ven al teatro infantil más como un mercado que como un medio de expresión artí­stica.

Si el medio teatral no le da importancia a este género, -¿cómo esperamos que haya interés por parte de aquellos que pueden hacer realidad las propuestas teatrales?”.

Esto es sólo un extracto de lo que nos ha parecido más significado del trabajo de Javier Malpica, pero dice mucho más, Infancia en Red.