Las herramientas básicas del actor aplicadas al teatro de tí­teres


Hemos recibido un trabajo con este tí­tulo -“Las herramientas básicas…”-, elaborado por Pestalozzi Parra de Tesis Teatro.

No podemos publicarlo completo por su extensión: 59 páginas

Os adjuntamos el Preámbulo y la Introducción, así­ como el correo electrónico del autor, para que el lector interesado pueda solicitar el texto completo.

No hace falta recordar -aunque lo hago-, que el autor no tiene obligación alguna de enviar el material solicitado. Sed buenos y educados en vuestra solicitud, ya que ese es el único precio que os impone el autor por su trabajo.

Preámbulo.

Encontrarán señores lectores en este texto un poco de verdad, un poco de práctica y una reflexión sobre las herramientas básicas del actor aplicadas a un proceso de puesta en escena con tí­teres.

Es importante aclarar que las herramientas básicas del actor citadas en este documento no son más que algunos de los conceptos expuestos en el método de actuación de Stanislavski; y tendrán relevancia como herramientas en este escrito en el momento en que el actor se acerque a la práctica del teatro de tí­teres como un teatro ajeno al que está acostumbrado a hacer y encuentre en ello verdadera semejanza con su formación de actor.

“El caballero de la mano de fuego” es la puesta en escena a través de la cual se hará la ardua reflexión de “las herramientas del actor aplicadas al teatro de tí­teres”.

Esta exploración seguramente les hará pensar que las herramientas del actor mezcladas con la técnicas de la animación de objetos (teatro de tí­teres) dan como resultado una particular forma de actuar que proyecta al actor de manera distinta en el espacio escénico. La creación del personaje puede presentarse de manera distinta con limitantes diferentes a las ya conocidas en el teatro de actores pero aunque estas limitantes estén centradas en la dificultad de la animación del objeto es importante saber que el tí­tere vive en la medida en que se relaciona con el cuerpo vivo del actor, al mismo tiempo que el actor debe saber que el teatro de tí­teres, el objeto animado, es el instrumento a través del cual debe expresar y transmitir sus sentimientos.

Expuesta así­ esta idea juzguen ustedes señores este escrito, para bien o para mal, pero sin perder el horizonte de enriquecer dí­a a dí­a la profesión del actor y por ende la del actor titiritero.

Introducción.

“El teatro es el estado, el lugar, el punto en que se puede aprender la anatomí­a humana y a través suyo sanar y dirigir la vida…” (Artaud).

En el teatro de tí­teres no se puede entender el movimiento del personaje sin la corporalidad del actor, el personaje es un objeto inanimado y sólo puede existir en el momento en que el actor le concede el movimiento y lo contempla como un cuerpo vivo en un espacio escénico, dándole su respiración, su mirada, su carne, su piel y sus huesos. En el teatro de actores paradójicamente el actor hacer creer al espectador que su cuerpo es el cuerpo del personaje.

La exigencia de una constante disociación entre el personaje (tí­tere) y la corporalidad del actor es un fuerte limitante en el proceso de puesta en escena con tí­teres. Puede llegar a confundir al actor en la interpretación del personaje. Confusión que justamente nos conduce a estudiar la importancia del dominio y conocimiento de las herramientas básicas del actor aplicadas a esta forma de hacer teatro, que no es otra cosa que una forma en donde el actor hace visible el artificio y a través de él se hacer ver como actor y animador de sus propios personajes.

Demostrar que el dominio y el conocimiento de dichas herramientas son básicas para el actor titiritero no es una tarea fácil, ni de especulaciones, debe ser un hecho práctico el que sustente esta hipótesis -por eso se ha elegido el texto “El caballero de la mano de fuego” como práctica que nos permita probar nuestra hipótesis de trabajo-, de lo contrario seguirá siendo una hipótesis con ví­speras a convertirse en un sueño anhelado del autor al querer ampliar el trabajo del actor hacia otros panoramas escénicos.

De esta manera, se dará inicio a los capí­tulos de este texto, que nos llevarán paso a paso a descubrir el arduo trabajo del actor en el teatro de tí­teres, y por supuesto lo maravilloso y lo complejo del teatro de tí­teres en si.

Puedes leer el libro en Google Books:
Acceder al libro

Si estás interesado en recibir el trabajo completo, puedes solicitarlo al autor: pestalozzip@latinmail.com