guiones-para-titeres-titerenet-200x88

A muchos niños les pasa lo que al Gato Tato, que le tienen miedo a la noche porque imaginan que puede pasarles algo malo. Nosotros esperamos que esos niños descubran, como nuestro amigo Tato, que la noche puede ser divertida y emocionante.
Este texto teatral corto, para seis personajes, está recomendado a partir de los cuatro años.

El gato que le tenía miedo a la noche
Autor: José Luis García

(Es de noche y el jardín está iluminado por la luz de la Luna. Entra el Gato Paco y se desliza por el lugar como si buscara algo, hasta que se detiene junto a unas plantas).
GATO PACO.-
Hola.
(Gato Tato salta desde la hierbas y queda mirando a Paco, a la vez que tiembla).
GATO TATO.-
¡Me has asustado! Pensé que eras la Bruja de la Noche.
PACO.-
¿Pero qué dices, compañero?, por lo que yo sé, no existe ninguna Bruja de la Noche.
TATO.-
¿Ah, no?
(Mira al otro en silencio).
Es que no me gusta la noche y tengo miedo de que pueda pasarme algo.
PACO.-
¿Miedo a la noche?
TATO.-
¡Uhm!, sí.
PACO.-
Es curioso… Un gato que le tiene miedo a la noche.
TATO.-
No me gusta la noche y, además, no me gusta nada.
PACO.-
Vale, vale. Ven conmigo y te presentaré a unos amigos.
(Tato nada dice y tampoco se mueve).
¿No me tendrás miedo, verdad?
TATO.-
No, a ti no.
PACO.-
Ven conmigo entonces. Te aseguro que mientras estés a mi lado no te pasará nada malo.
(Tato nada dice y tampoco se mueve).
Te lo prometo.
(Tato da un primer paso y luego salen ambos sin decir nada más).
(La escena se oscurece de inmediato y a los pocos segundos surgen dos haces de luz, que recorren la escena al azar. Son las luces de dos linternas. Ahora escuchamos las risas de un niño y de una niña, que son quienes juegan a iluminar la noche.
En uno de los recorridos de los haces de luz, ambos se juntan y vemos al Gato Paco).
NIÑO Y NIÑA.-
(A los que aún no vemos).
¡Hala, si es el Gato Paco!
(La escena de ilumina ahora con la luz de la Luna, como cuando las nubes dejan de ocultarla, y vemos la escena completa: Rita y Daniel, que son los dos niños, el Gato Paco y la cabeza del Gato Tato oculto entre las hierbas).
(Rita y Daniel se acercan hasta el Gato Paco).
RITA.-
¿Quién es tu amigo?
PACO.-
Es el Gato Tato, el gato que le tiene miedo a la noche.
(Rita y Daniel se acerca a Tato, aún escondido entre las hierbas).
DANIEL.-
Hola, Gato Tato… Yo creo que la noche es muy divertida.
(Tato se yergue desde su escondrijo).
TATO.-
¿Y qué tiene de divertida?
RITA.-
Por ejemplo, que podemos jugar con nuestras linternas.
(La oscuridad regresa de nuevo, sólo rota por los haces de luces que recorren la escena. Al momento son cuatro los haces que corren, saltan, se encuentran y separan en la noche entre risas y gritos de emoción).
(Las nubes dejan de ocultar a la Luna, que generosa nos muestra el lugar con su luz).
(Los cuatro personajes están muy juntos).
DANIEL.-
¿A que ahora la noche te parece más divertida?
TATO.-
Ha sido muy divertido.
PACO.-
El problema es que mi amigo cree que la Bruja de la Noche puede hacerle algo malo.
RITA.-
¿De verdad?
TATO.-
Claro.
RITA.-
Vuelvo en un momento.
(Sale a todo correr).
TATO.-
¿A dónde ha ido?
PACO.-
A lo mejor a buscar a la Bruja de la Noche.
(De inmediato, Tato se esconde entre las hierbas).
PACO.-
¡Era broma!
(Entra Rita con un telescopio, con trípode y todo).
RITA.-
¿Y el Gato Tato?
DANIEL.-
El Gato Paco le dijo que ibas a buscar a la Bruja y se ha vuelto a esconder entre las plantas.
RITA.-
Pero si he traído un telescopio.
TATO.-
(Que asoma entre las hierbas).
¿Y qué tele es ésa?
RITA.-
Es para ver las estrellas. Ven. Verás qué emocionante.
(Tato se acerca hasta el telescopio y mira a través de él).
(Ahora la oscuridad es completa. Una estrella enorme recorre lo oscuro, luego un planeta de color rojo gira en el espacio y más tarde es un grupo de estrellas quien prueba figuras geométricas en la noche).
(Vuelve la luz y distinguimos al Gato Tato y a sus amigos alrededor del telescopio).
GATA MADRE.-
(En off).
No puede estar lejos.
GATO PADRE.-
(En off).
Miremos bien entre las plantas. Ya sabes que ahí es donde suele esconderse.
(Entran Gata Madre y Gato Padre y ven a Tato con sus amigos).
MADRE.-
¡Vaya!
PADRE.-
Lo veo y no lo creo.
(Padre y Madre se acercan al grupo).
PADRE.-
Creíamos que estarías asustado y escondido.
TATO.-
Es que gracias a mis nuevos amigos empizo a creer que la noche puede ser divertida y emocionante.
MADRE.-
Eso está muy bien, hijo.
PADRE.-
Me he quedado como un Banco: lo oigo y no doy crédito.
MADRE.-
Podemos ir juntos a jugar al juego del queso.
TATO.-
¿Y cómo es ese juego?
MADRE.-
Es en una casa muy cerca de aquí. Los que viven en ella esconden el queso cada noche y nosotros jugamos a encontrarlo, sin hacer nada de ruido.
PACO.-
Vaya, un juego divertido y sabroso.
MADRE.-
¿Vamos?
TATO.-
¡Claro!
(A sus nuevos amigos).
¿Vamos?
RITA, DANIEL Y PACO.-
¡Vamos!
(Salen todos, menos el Gato Padre, que se ha quedado inmóvil).
PADRE.-
Y yo como el feo: lo veo y no lo creo.
MADRE.-
(En off).
¡Papá!
PADRE.-
¡Voy! Lo veo y ni una gota meo.
MADRE.-
(Off).
¡Papá no digas cochinadas! ¡Vamos!
PADRE.-
¡Voy!
(Sale).

FIN


Otros textos breves de teatro:



Publicado el Domingo 1 de diciembre de 2013

Etiquetas: ,