guiones-para-titeres-titerenet-200x88

“La paciencia de Caracol” es un breve texto teatral para tres personajes. Recomendado a partir de los cuatro años y dedicado a la memoria de Yeyo, mi abuelo, quien con mucha paciencia consiguió que yo valorase el poder de las palabras.

La paciencia de Caracol
Autor: José Luis Garcí­a

(Escenografí­a de campo. En el centro vemos un espacio en el que no hay nada plantado).
(Entran Juan y Felipe. Caminan rápido y uno de ellos trae una regadera y el otro un saco medio vací­o, o medio lleno, al gusto del director o directora de escena).
(Ambos se detienen en el centro).
JUAN.-
Dale tu primero con la azada.
FELIPE.-
Yo no la tengo.
(Ambos, muy indignados, miran a su alrededor).
JUAN.-
(Que llama).
-¡Caracol!
FELIPE.-
Ha sido una bobada venir con él.
JUAN.-
Ya.
CARACOL.-
(Que entra. Trae la azada).
Un poco de paciencia.
FELIPE.-
-¿Qué hací­as?
CARACOL.-
Caminar.
(Juan le quita la azada de las manos y con ella comienza a remover la tierra. Lo hace con brí­o).
CARACOL.-
(Al rato).
Tranquilo Juan, la tierra no va a marcharse a ningún sitio.
FELIPE.-
Nosotros sí­. Hay que hacer muchas cosas. -¡Sigo yo!
(Juan le da la azada a Felipe y éste continúa con la labor, Los otros dos lo miran).
FELIPE.-
(Se detiene después de un rato de trabajo).
Creo que así­ estará bien.
(Juan saca unas semillas del saco y las coloca en la tierra recién removida).
JUAN.-
Tú, Caracol, riega un poco y así­ harás algo útil.
CARACOL.-
Está bueno.
(Caracol recoge la regadera y con mucha parsimonia deja caer el agua sobre la tierra).
CARACOL.-
(Cuando termina).
Ahora sólo hay que tener un poco de paciencia.
JUAN.-
El vendedor me dijo que eran semillas de crecimiento rápido.
FELIPE.-
Entonces ya deberí­an estar germinando.
(Felipe y Juan miran fijamente el trozo de tierra recién plantado. Caracol se entretiene observando otras plantas. Luego, mira embelesado el vuelo de una mariposa).
FELIPE.-
-¡Esto es una pérdida de tiempo!
JUAN.-
Si esto es una semilla de crecimiento rápido, yo soy Caracol.
(Felipe y Juan miran a Caracol, que sigue con la mariposa, y rí­en entre ellos).
FELIPE.-
Vámonos, Juan; esto es una bobada.
JUAN.-
Tú lo has dicho y yo lo comparto.
(Ambos personajes recogen del suelo el saco, la azada y la regadera).
JUAN.-
Adiós, Caracol.
CARACOL.-
-¿Ya os vais?
FELIPE.-
-¿A tí­ qué te parece?
(Salen ambos).
(Caracol se acerca hasta el trozo de tierra y lo observa durante un rato).
CARACOL.-
-¡Vaya! Esto va a ser estupendo.
(Sale).
(Del trozo de tierra brotan dos palmeras, que crecen a la vista de todos, hasta tener un tamaño interesante).
(Entra Caracol, que trae consigo una hamaca).
CARACOL.-
(Al ver a las dos palmeras).
-¡Estupendo!
(Amarra un extremo de la hamaca a una palmera y el otro extremo a la otra. Cuando termina, se tumba en ella con suma tranquilidad y placer).
CARACOL.-
Ya lo decí­a mi abuelo: no llega antes quien más corre, sino aquel que disfruta con el camino.
(Se escucha el sonido de unos grillos y la escena se oscurece lentamente).

FIN


Otros textos breves y cuentos: