guiones-para-titeres-titerenet

Un texto teatral basado en la conocida fábula popular inglesa. Una historia que nos enseña mucho y bien a aquellos que tenemos un origen humilde. Un cuento sobre el esfuerzo, recomendado a partir de los 4 años.

La Liebre y la Tortuga
Autor: José Luis García

(Entran dos Ardillas, que traen un árbol).
ARDILLA 1.-
Hola, buenas tardes.
ARDILLA 2.-
Somos parte del equipo técnico del teatro.
1.-
Traemos y llevamos la escenografía.
2.-
Noche y día.
(Dejan el árbol en un punto concreto del escenario).
1.-
Adiós, buenas tardes.
2.-
Atentos todos, que comienza la función.
1.-
Bien dicho.
(Salen ambas).
(Entran Perro, Gato -muy elegante con un pañuelo al cuello-, Liebre y Tortuga. Hablan entre ellos, pero no entendemos lo que dicen, y sólo escuchamos un ligero barullo. Así hasta que se colocan junto al árbol).
PERRO.-
(A la Liebre).
Veo que te has recuperado muy bien de la caída.
LIEBRE.-
Así es, amigo. Me dolía tanto la pata que no podía ni caminar. ¡Y correr!, ni intentarlo. Vamos, que puede decirse que era más lenta que una tortuga.
(Ríen todos, menos la Tortuga).
TORTUGA.-
¿Qué has dicho?, pedazo de liebre.
LIEBRE.-
No te ofendas. He dicho que iba más lenta que una tortuga. Y es verdad. Las tortugas no sois, lo que se dice, rápidas.
(Ríen todos, menos la Tortuga).
TORTUGA.-
De acuerdo, no seré rápida, pero estoy segura de que si alguno de vosotros me retara a una carrera, podría ganarla.
(Ríen todos, menos quien tú sabes).
PERRO.-
Harías bien en mantener la boca cerrada.
GATO.-
Ya sabes, de boca cerrada no salen tonterías.
TORTUGA.-
Puedo ganar en una carrera a cualquiera de vosotros.
LIEBRE.-
¡Venga!, acepto el reto. Pronto te darás cuenta que hablas más rápido de lo que corres.
TORTUGA.-
Bien. Pero será una carrera con sus reglas. Y además, no será una carrera corta, todo lo contrario, será larga.
LIEBRE.-
Eres una tortuga loca.
PERRO.-
El reto está lanzado. El Gato y yo seremos el jurado. La carrera comenzará aquí mismo. Llegaréis hasta el río, atravesaréis el bosque y terminaréis en este mismo lugar.
TORTUGA.-
Me parece perfecto.
LIEBRE.-
Esto es absurdo. Esta tortuga no podrá ganarme jamás.
GATO.-
¿No tendrás miedo ahora, verdad?
LIEBRE.-
¿Miedo?, ¿de perder una carrera contra una tortuga? ¡No me hagas llorar!
(El Gato se desanuda el pañuelo del cuello).
GATO.-
Levantaré mi pañuelo en lo alto de mi brazo, lo dejaré caer, y en cuanto llegue al suelo, comenzará la carrera.
TORTUGA.-
¡Perfecto!
LIEBRE.-
Estaré riéndome de ti durante tanto tiempo, que no recordarás como era mi cara cuando estaba seria.
(El Gato levanta el pañuelo sobre su cabeza).
GATO.-
¡Atentos!
LIEBRE.-
¡Uy, qué miedo!
(El Gato suelta su pañuelo, que va cayendo, lento, hasta el suelo).
LIEBRE.-
(Mientras aún cae el pañuelo).
Un inicio de carrera digno de una tortuga.
(El pañuelo llega al suelo, y apenas ha llegado a su destino, la Liebre sale a tal velocidad de escena, que no nos da casi tiempo para verla salir).
(La Tortuga se da prisa en salir, pero casi nos hemos olvidado de la carrera cuando al fin sale de escena).
PERRO.-
Si hemos de esperar a que ambos lleguen a la meta, mejor será tener el estómago lleno.
GATO.-
O lo que es lo mismo: llenemos la tripa, que la vida es breve.
(Salen ambos).
(Entran las dos Ardillas. Cada una de ellas trae un árbol. Los colocan en el escenario).
1.-
¿La vida es breve?
2.-
Será la de ellos, que no deben cargar árboles.
(Salen y enseguida vuelve con dos árboles más, que dejan cerca de los otros):
1.-
¿Aspecto de bosque?
2.-
¡Uhm!, creo que lo suficiente… Y eso que han dicho de llenar la tripa, me ha dado hambre.
1.-
Está todo controlado.
(1 se acerca hasta uno de los árboles, y de hueco extrae una tartera con comida).
1.-
Comamos que somos hermanos.
2.-
Eres un buen hermano.
(Se sientan a comer junto a uno de los árboles, y se dedican a vaciar la tartera de su contenido).
(Entra la Liebre, corriendo, y atraviesa la escena en un suspiro. Las dos Ardillas dejan de comer mientras la otra pasa, y siguen su recorrido con la mirada).
1.-
(Una vez que la Liebre ha salido).
¿Qué ha sido eso?
2.-
Diría que eso, era alguien con mucha prisa.
(Asoma la Liebre por donde saliera).
LIEBRE.-
¿Eso es comida?
1.-
Y muy buena, por cierto. Si tienes hambre, siéntate con nosotros y come.
LIEBRE.-
Es la mejor noticia que ha llegado a mis oídos a lo largo de todo el día.
(La Liebre se sienta con las Ardillas y comen en fraternidad. Hablan, pero no distinguimos lo que dicen. Terminan de comer y primero se duerme la Ardilla 1, luego la Liebre y la Ardilla 2 es la última. Roncan las tres).
(Entra la Tortuga, que viene a todo correr, dentro de su lentitud).
TORTUGA.-
(Mientras sigue su avance).
¿No es ésa la Liebre? Muy confiada la veo.
(Tarda un rato, pero finalmente sale de escena).
(La Luna aparece en lo alto del cielo, atraviesa todo el espacio y sale. Escuchamos el canto de un gallo).
1.-
(Que despierta).
¡Sopla!, hemos dormido mucho rato.
LIEBRE.-
(Que se levanta de un salto).
¿Cuánto tiempo ha pasado?
1.-
Toda la noche y ya el gallo ha dado su primer saludo a la mañana.
2.-
(Que medio se incorpora).
¡Qué pedazo de siesta!
(Canta el gallo).
LIEBRE.-
¡No!
(Sale a todo correr).
2.-
Creo que no le gustan los gallos.
1.-
Es posible. Nosotros también debemos apresurarnos, llega el final de la obra.
(1 se levanta y coge uno de los árboles).
2.-
¿Sí?, yo no le he oído llegar.
1.-
¡Vamos!, te digo.
(1 coge otro árbol y comienza a salir con ellos. 2 se levanta, coge la tartera, la introduce en el hueco del árbol y sale tras su amigo, también con dos árboles. En escena sólo queda uno de los árboles).
(Entran Perro y Gato).
GATO.-
Hemos comido, cenado y hasta desayunado. Se me hace raro que la Liebre no haya llegado aún.
PERRO.-
Los misterios de la vida son infinitos.
(Entra la Tortuga, viene corriendo, a su estilo).
GATO.-
¡La Tortuga!
PERRO.-
¡Ánimo, que casi has llegado!
GATO.-
¡Bravo!
LIEBRE.-
(En off).
Gracias, casi llego.
(La Tortuga llega hasta el árbol que en el que la aguardan el Perro y el Gato).
GATO.-
¡Bravo!
PERRO.-
¡Eres la campeona!
LIEBRE.-
(En off).
Ya os lo había dicho.
GATO.-
¡Eres magnífica!
PERRO.-
¡Has ganado!
(Entra la Liebre, corriendo).
LIEBRE.-
Gracias, gracias; ha sido muy fácil.
(De pronto se queda inmóvil, mirando a los otros tres).
GATO.-
La Tortuga es la ganadora.
LIEBRE.-
¿Cómo la tortuga?, ¿y yo qué?
TORTUGA.-
Tú has sido demasiado confiada, y ésta tortuga te ha ganado la carrera.
GATO.-
¡Debemos contar la historia a todos!
(Salen Tortuga, Perro y Gato).
LIEBRE.-
¿Cómo que contar la historia?, ¿qué historia?
(Al público).
Jamás hubo tal carrera. Es mentira. Una tortuga nunca podrá ganarle a una liebre.
(Grita en la dirección en la que salieran los otros tres).
¡Deteneos!, ¿no será mejor que contéis la historia de Caperucita Roja, o la de la Ratita Presumida? ¡Esperad!
(Sale).
(Entran las dos Ardillas).
1.-
Así termina la historia, que nos enseña…
2.-
… Justo aquello que no esconde.
(Cogen entre ambas el árbol que queda y salen con él).
FIN


Otros textos breves y cuentos:



Publicado el Lunes 4 de marzo de 2013

Etiquetas: ,