guiones-para-titeres-titerenet

En el cuento de hoy, “Pollito, una historia de Navidad”, los protagonistas vuelven a ser animales, algo que tanto gusta a los más pequeños por la facilidad que tienen para identificarse con ellos.
Les hablamos de que hay que ser valientes en la vida, pero también precavidos, para no perderse…
Recomendado a partir de tres años.

Pollito, una historia de Navidad
Autora: Isabel Tapiador

(La escena está vacía, entra un conejo, es nuestro narrador. Va pensando en sus cosas)
CONEJO.-
¡Ay, Pollito, Pollito! ¡Qué cosas le pasan a Pollito!
(Ve al público)
¡Hola, bienvenidos! Estaba yo pensando en la historia de Pollito, ya que estáis aquí, os la voy a contar.
Es tan pequeñito Pollito… se distrae con cualquier cosa.
Un día en la granja, esto es lo que pasó.
(Sale de escena)

(Se oye una voz, la madre de Pollito)
GALLINA.-
¡Vamos hijitos, no os separéis de mí!
(Entra la gallina, seguida por dos pollitos, más crecidos y otro más pequeñito, nuestro Pollito)
Vamos a pasear y al estanque a beber agua.
POLLO1.-
Sí, mami.
POLLO2.-
Sí, mami.
POLLITO.-
(Muy entusiasmado, aleteando de la emoción)
¡Sí, mamiiii!
GALLINA.-
¡Un, dos…!
POLLOS.-
¡Maíz y arroz!
TODOS.-
¡Un, dos, maíz y arroz!

(Siguen avanzando con su canto, enseguida aparece una mariposa revoloteando, que distrae a Pollito. Se separa de los demás sin darse cuenta y sigue a la mariposa emocionado.
Salen de escena.
La madre y los hermanos siguen su avance hacia el estanque con su canto, salen de escena por el lado contrario)

(Entra en escena la mariposa, revoloteando, aparece Pollito, que le sigue, alborotado, aleteando, tropieza de vez en cuando de pura emoción)
POLLITO.-
¡Espérame, espérame! ¡Ay! ¿Quién eres tú, quién eres? ¡Ay!
(Al público)
¡Es una cosita muy bonita!
¡Qué bien vuelas! ¡Yo también, yo también!
(Pollito aletea más fuerte y da saltitos intentando volar, sin conseguirlo)
¡Uf! ¡No me sale! ¡Como soy tan pequeñito!
(La mariposa revolotea a su alrededor y sale de escena)
POLLITO.-
¿Te vas por el mundo? ¡Espérame, espérame!
(Sale veloz detrás de ella, la escena queda vacía, tras un segundo oímos la voz de Pollito)
¿Cosita bonita, dónde estás?
(Entra en escena atolondrado, tropieza)
¿Estás aquí? ¡Ay! ¡No, no está! ¿Dónde se habrá ido?
¡Uy, uy, uy, uy! ¡Tengo que volver con mi mamá y mis hermanitos!
(Aletea nervioso, mirando a todos lados)
¡Mami, mami! ¡Un, dos, maíz y arroz! ¡Eso, eso!
(Sale de escena atolondrado, buscando a su madre y hermanitos, tropezando mientras repite:)
¡Un, dos, maíz y arroz! ¡Ay! ¡Un, dos, maíz y arroz!

(Entra conejo)
CONEJO.-
¡Ay, Pollito, Pollito! ¡Corrió y corrió, buscó y buscó, pero no les encontró!
En la granja dieron la alarma: “¡Se ha perdido Pollito, hay que buscar a Pollito!”
(Empiezan a entrar en escena los animales de la granja buscando a Pollito: gallina, gallo, pollos, otro conejo, vaca…Todos están nerviosos, van para aquí y par allá buscando a Pollito, tropiezan una y otra vez con nuestro narrador, que acaba un tanto magullado)

CONEJO.-
(Levantándose del suelo)
¡Ay, mis orejas! ¡Qué magullamiento!
Ya lo habéis visto, le buscaron, le buscaron, pero no le encontraron. ¡Ay, Pollito, Pollito, perdido por el mundo! ¡Ay, mis orejas!
(Sale de escena)
(Entra Pollito, ya no va tan acelerado, está cansado y un poco triste)
POLLITO.-
(Tembloroso)
¡Buuyyy! Creo que tengo un poquito de frío, ¡cómo soy tan pequeñito! Y… y… y creo que me he perdido, pero ha sido sin querer.
(Bosteza)
¡Aaayyy! También tengo sueño. ¡Cuántas cosas tengo!
(Sopla el viento)
¡Buuyyy! ¡Qué frío!…Ya sé, me voy a hacer una bolita para dormir un ratito, porque así dormimos los pollitos, hechos una bolita para no pasar frío. ¡Buuyyy!
(Dice adiós con un alita y se hace una bolita. Sopla y sopla el viento que mueve la bolita amarilla para aquí y para allá, hasta que la saca de escena.
Vuelve a entrar la bolita, siempre llevada por el viento, va a la deriva por la escena y vuelve a desaparecer)

(Entra Conejo, llevando un árbol de Navidad que le queda grande, grande)
CONEJO.-
¡Así fue!
(Le vence el peso del árbol)
¡Uooohhhh! ¡Así fue!
(Otra vez)
¡Uooohhh! Un momento, un momento, que dejo esto aquí…ya está.
¡Ay, mis orejas!
Así fue, Pollito se quedó dormido, convertido en una bolita amarilla y el viento se lo llevó.
Y, misterios de la vida, rodó y rodó hasta que alguien lo encontró y dijo: “una bolita amarilla y peludita, seguro, seguro que es un adorno de navidad”. Le ataron un hilito y Pollito quedó colgado de un árbol de Navidad.
¡Uy! Veamos qué ocurre, creo que Pollito se está despertando.
(Sale de escena sigilosamente)
(La bolita amarilla, colgada del árbol de Navidad, comienza a moverse, a moverse, a moverse, hasta que se cae)
POLLITO.-
(Sólo le oímos)
¡Ay!
(Aparece)
¿Qué ha pasado? ¡Anda, aquí se está calentito!
(Se oye un maullido)
¿Y eso quién será?
(Entra un gato, se queda mirando a Pollito)
POLLITO.-
¿Hola?
(El gato maúlla y se lanza hacia él, Pollito le esquiva)
POLLITO.-
¡Oye, no te metas conmigo, que soy muy pequeñito!
(El gato le mira, maúlla y se lanza hacia él, Pollito le esquiva)
POLLITO.-
¡Quita, déjame!
(Pollito aletea, aletea, y consigue subir a una de las ramas altas del árbol de Navidad)
¡Uy, creo que he volado un poquito! ¡Yupiiii!
(El gato maúlla, oímos una voz)
VOZ.-
¿Qué pasa, Felipe?
(Entra una hombre, oímos una voz)
VOZ.-
¿Qué pasa, papi?
(Entra una niña)
PADRE.-
(Viendo al Pollito en el árbol)
¡Caramba, caramba!
(Felipe maúlla, el padre lo coge en brazos)
Tranquilo, Felipe.
NIÑA.-
¡Papiii, es un pollito!
PADRE.-
¿Cómo habrá llegado hasta aquí?
NIÑA.-
¿Nos lo quedamos verdad, verdad, verdad que sí?
PADRE.-
Está bien, hijita.
NIÑA.-
¡Bieeeeennn! ¡Ven, pollito, ven!
PADRE.-
Y tú, Felipe, tienes que ser bueno, Pollito es nuestro amigo.
(Felipe maúlla tranquilo)
¡Así me gusta!
NIÑA.-
¡Ven, Pollito, ven!
(Pollito aletea hasta las manos de la niña)
PADRE.-
¡Vaya, sí que es valiente este Pollito!
POLLITO.-
(Aleteando)
¡Pipiripipí!
NIÑA.-
¡Qué gracioso es! ¡Papi, papi!
PADRE.-
Dime, hijita.
NIÑA.-
¡Le podemos hacer un nido con todo el musgo que hemos comprado para adornar!
PADRE.-
¡Qué buena idea, yo te ayudo!
NIÑA.-
¡Bieeeennn!
(Da un beso a Pollito)
POLLITO.-
¡Pipiripipí! Creo que he hecho nuevos amiguitos, ¡qué bien!
NIÑA.-
¡Papiii, Pollito ha dicho algo!
PADRE.-
Claro hijita, ha dicho pipiripipí. Anda, vamos a hacerle el nido
NIÑA.-
¡Sííí!
(Salen de escena, entra conejo)

CONEJO.-
¡Ah sí!, la vida da muchas vueltas, sobre todo si eres una bolita amarilla. Pero hay que ser valientes y no asustarse mucho, porque, ya lo habéis visto, el cuento tiene un final feliz.
Yo se lo voy a contar a todos en la granja, para que se queden tranquilos.
Adiós amigos, hasta la próxima.
(Sale de escena diciendo:)
¡Señora Gallina, señora Gallina, Pollito está bien…!

FIN


Otros textos breves y cuentos:



Publicado el Lunes 24 de diciembre de 2012

Etiquetas: , ,