Con este guión hemos querido ofreceros una simpática adaptación del cuento clásico La Bella Durmiente del Bosque.
Se tiene noticia de esta historia al menos desde el siglo XIV… Versiones anónimas, Perrault, hermanos Grimm…
Recomendado a partir de los 5 años.

La bella durmiente del bosque
Autora de esta adaptación: Isabel Tapiador

(La escena está vacía).
(Oímos la voz de Bella)
BELLA.-
Trescientos veintiuno.

(Aparece una pelota dando botes, oímos los ladridos de Fufú, el perrito de Bella, todo pelo y jugueteo)
(Entra Fufú en pos de la pelota, la agarra con la boca y se la lleva todo contento. Oímos de nuevo la voz de Bella)

BELLA.-
Trescientos veintidós.
(Entra Fufú, atrapa la pelota y cuando da media vuelta para llevársela, entra Bella en escena)

BELLA.-
¡Qué aburrimiento, llevamos así todo el día!
(Fufú la mira con la pelota en la boca)
No me dejan hacer otra cosa, “No puedes coser porque te pincharás, no puedes bordar porque te pincharás”.
(Fufú suelta la pelota y le dirige gemidos de consuelo, Bella lo acaricia. La pelota sale de escena rodando a la deriva.)
Tampoco es que me guste mucho coser, yo lo digo por variar…
¡Ya sé, Fufú! ¡Vámonos a coger flores del campo! Y si nos buscan, pues que nos encuentren.
FUFÚ.-
(Al público)
¿Guau?
(Se van los dos tan contentos. Cruza la escena la pelota, abandonada a la deriva)

(De un salto, entra en escena el Hada mala, la llamaremos Berta)
BERTA.-
¡Ji, ji, ji, ji! Si no es con una aguja, con la espina de una rosa se pinchará, y morirá, y morirá.
(Entra apresuradamente el Hada buena, la llamaremos Lucilda, Luci)
LUCI.-
¡No morirá, no morirá!
Sólo cien años dormirá y un príncipe la despertará.
¿Cuántas veces voy a tener que repetirlo? Eres mala, mala, mala.
BERTA.-
(En tono de burla)
El hada buena…¡Qué pesada te pones!
(Sale, Luci corre detrás de ella, no se fía ni un pelo)
LUCI.-
¿Dónde vas? ¡Espérame!
(Sale) (Cruza la escena la pelota, abandonada a la deriva)

(Brotan flores en escena, entran Bella y Fufú)
BELLA.-
Mira Fufú, qué flores tan preciosísimas. Una margarita…¡qué bonita, qué bonita!. Un clavel…¡muy suavel, muy suavel!
(Ambos hacen pausa y se miran)
FUFÚ.-
(Al público)
¿Guau?
(Siguen como si nada)
BELLA.-
Y una rosa, esta es la más hermosa. A ver si la puedo coger.
(Al tocar la flor, se pincha con una espina del tallo)
¡Ay! Me he pinchado, Fufú.
(Fufú aúlla entre nervioso y lastimero)
¡Me duele, me estoy mareando, me estoy desmayando…!
(Cae y queda tendida)
FUFÚ.-
(Al público)
¿Guau?
(Se apresura a despertarla, la mueve y chupetea, pero nada. Sale corriendo para avisar de lo sucedido)
(Asoma por una esquina Berta)
BERTA.-
¡Ji, ji, ji, ji!
(Sale) (Entran Rey, Reina y Fufú)
REINA.-
¡Ay mi niña, ay mi niña, ay mi niña!
REY.-
Lo que tenía que suceder, sucedió.
(Fufú aúlla)
Llevémosla a su camita.
(El Rey levanta a Bella entre sus brazos)
REINA.-
¡Ay mi niña, ay mi niña, ay mi niña!
(Fufú aúlla, salen todos) (Cruza la escena la pelota, abandonada a la deriva, entra Fufú)
FUFÚ.-
(Al público)
¿Guau?
(Sale)

(Desaparecen las flores y aparece en escena una cama, Bella está acostada en ella, dormida) (Entra Lucilda, agotada)
LUCI.-
¡Qué barbaridad, cuánta gente vive en este castillo!
Los he dormido a todos, así, cuando Bella despierte dentro de cien años, despertarán con ella y ¡todos felices!
(Dice esto dando un saltito de contenta)
(Entra Fufú, ladrando tristemente)
LUCI.-
¡Fufú, me había olvidado de ti! Ponte aquí con Bella.
(Fufú se tumba a los pies de la cama)
LUCI.-
¡Dentro de cien años, su perrito serás;
por eso ahora, dormidito quedarás!
FUFÚ.-
(Al público)
¿Guau?
(Queda dormido)
LUCI.-
¡Todo solucionado!
(Entra Berta)
BERTA.-
¡Eso ya lo veremos, en cien años algo se me ocurrirá, algo se me ocurrirá.
(Mientras habla se mueve de un lado a otro para marear a Luci, por pura maldad)
LUCI.-
¡A ti no se te ocurrirá nada!. ¡Y estate quieta ya!
BERTA.-
¡Ji, ji, ji, ji1
LUCI.-
¡Jugaremos al parchís!
BERTA.-
¡¿Cien años?!
LUCI.-
Bueno, también plantaremos coliflores.
(Sale)
BERTA.-
(Mientras sale detrás de Luci)
Lucilda, eres muy rarita.
(Cruza la escena la pelota, abandonada a la deriva. Entra Lucilda)
LUCI.-
Se me olvidaba: ¡árboles y zarzas creced, para que el castillo no se pueda ver! ¡Hala, ya está!
Niña, espero que tu príncipe no se retrase.
(Sale, oímos su voz, no se fía ni un pelo)
¡Berta!, ¿qué haces?

(En escena vemos siempre la camita, con Bella y Fufú dormidos)
(Van apareciendo ramajes, plantas y árboles cada vez más grandes y espesos y lo van cubriendo todo, de arriba a abajo y de derecha a izquierda. Mientras esto ocurre oímos las voces de Berta y Lucilda).
BERTA.-
¿Han pasado ya cien años?
LUCI.-
Que no, Berta…¡Berta, qué haces!
BERTA.-
Nada, cuando se me ocurra algo, ya verás…
¿Han pasado ya cien años?
LUCI.-
Que no, Berta.
BERTA.-
¡Qué muermo, voy a plantar unas coliflores…
(Oímos una voz de hombre, ¿será el príncipe?)
PRÍNCIPE.-
¿Un castillo oculto? ¿Una princesa dormida? ¡Voy para allá!
LUCI.-
¡Berta, qué haces!
BERTA.-
Que no soy yo, que es él.
LUCI.-
¿El? ¡Han pasado ya cien años! ¡Atenta Berta!
BERTA.-
Atenta, atenta…
(Mientras oímos al Príncipe, se van despejando las zarzas, desaparecen los árboles)
PRÍNCIPE.-
Pero qué ramas son éstas, se me están enganchando por todas partes. ¡Fuera de mi gorrino, digo de mi camino!
(Vemos al Príncipe, parece majete, tiene ramitas en el pelo y la ropa, se sacude, no se le caen)
¡Brrrr! Parece que lo he conseguido.
(Ve a la princesa. Se queda paralizado)
¡Oh! ¡La Princesa!
(La observa desde distintos ángulos, acercándose y alejándose, como un fotógrafo que busca su encuadre mientras repite “¡Oh!” y “¡La Princesa!”)
¡Es guapa, guapa, guapa!
¿Si le doy un besito despertará? A lo mejor se enfada y una torta me da.
¡Es guapa, guapa, guapa! ¡Allá voy!
(Se dispone a besarla, se para de repente)
¿Y si no le caigo bien?…¡Allá voy!
(Se detiene)
¿Y si no le parezco guapo? Sí, sí, ya sé que no estoy mal…pero ella…¡es guapa, guapa, guapa! ¡Allá voy! ¡Requetemuá! ¡La besé!
(No ocurre nada, el Príncipe la mira de cerca y mira al público. De repente, Bella se sienta en la cama de golpe, el príncipe se cae de la impresión)
BELLA.-
¿Quién está ahí? ¿Quién eres tú?
(El Príncipe no es capaz de hablar, ella le ve con todas las ramas enganchadas)
¿Un arbusto?
(Bosteza)
¡Ah, no, no, no, yo espero a un príncipe!
(Se tira en la cama, el Príncipe reacciona)
PRÍNCIPE.-
¡Pero no, Princesa, yo soy tu Príncipe!
BELLA.-
¡Calla arbusto!
(El Príncipe se desespera, se acerca a la Princesa, esta vuelve a sentarse de golpe en la cama y el Príncipe vuelve a caer)
¡Un arbusto que habla!
PRÍNCIPE.-
(Levantándose, en la caída ha perdido las ramas)
Esta relación va a ser complicada, lo estoy viendo venir.
BELLA.-
¡Príncipe!
PRÍNCIPE.-
¡Princesa, eres guapa, guapa, guapa! ¿Conmigo te quieres casar?
(Bella le mira y mira al público con complicidad)
BELLA.-
¿Qué prisas no? Yo te he esperado cien años.
PRÍNCIPE.-
Pero yo soy muy majo.
BELLA.-
¡Anda qué listo! ¿Y yo te caigo bien?
PRÍNCIPE.-
¡Eres guapa, guapa, guapa!
BELLA.-
¡Ay! Mira, primero tenemos que pasear, cantar, bailar y jugar.
PRÍNCIPE.-
¡Jugar! Yo me sé un juego muy divertido, ¡pon las manitas!
(Bella le mira inmóvil)
¡Pon las manitas, mujer!
(Le hace caso, palmotean)
Una, dola, tela, catola, quila, quilete…¡Je, je, je, je!
BELLA.-
(Se parte de la risa)
Sí que sí, que eres un príncipe diferente.
PRÍNCIPE.-
Entonces, ¿lo podemos intentar?
BELLA.-
¡Lo podemos intentar!
(Se dan un beso, mientras se besan aparece la pelota abandonada, rebotando aquí y allá, le da en la cabeza al Príncipe, que cae del susto, la pelota rebota y da a Fufú, que despierta)
FUFÚ.-
¿Guau?
BELLA.-
¡Fufú!
(Se hacen carantoñas)
PRÍNCIPE.-
(Levantándose)
Esto va a ser trabajoso, lo veo venir.
(Fufú ve la pelota y la coge con la boca muy contento)
BELLA.-
¡Venga, vamos a jugar los tres!
(Salen contentos cantaurreando “Una, dola, tela, catola, quila, quilete…”)
(Desaparece la cama)

(Entran Berta y Lucilda)
BERTA.-
(Llorando)
¡Buaaaa! Soy un desastre, cien años y no se me ha ocurrido nada malo, el cuento ha acabado bien. ¡Buaaaa!
LUCI.-
No llores mujer, a lo mejor es que ya no eres tan mala, mala, mala.
BERTA.-
(La mira)
¡Buaaaa!
LUCI.-
Ya está, ya está…
Vamos a hacer un conjuro entre las dos, ¿preparada?
BERTA.-
Vale.
LUCI.-
¡Nada por aquí, nada por allá!
BERTA.-
¡Esto no es el principio, es el final!
LUCI.-
¡Que aparezca aquí!
BERTA.-
¡Que aparezca ya!
(Aparece entre las dos la palabra “fin”)
¡Qué buenas somos Lucilda!
LUCI.-
Atenta Berta: ¡Ashazaflam!
(Desaparece todo)

FIN


Otros textos breves y cuentos:



Publicado el Lunes 17 de septiembre de 2012

Etiquetas: ,