No sólo se pueden hacer tí­teres con materiales de reciclaje, también podemos construir marionetas de hilo, sencillas y divertidas. Los niños pueden aprender a hacer esta marioneta con sus propias manos y luego disfrutar viendo cómo da sus primeros pasos.

Los materiales que necesitamos son los siguientes:

* Cinco vasos de yogurt.

* Cartulinas o pinturas al agua.

* Palos de madera redondos.

* Cola blanca (de carpintero).

* Cola de contacto.

* Cordón de algodón o para hacer macramé.

* Cordón sintético fino.

* Un lápiz.

* Rotuladores.

* Una regla.

* Unas tijeras.

* Goma Eva.

* Fieltro.

– Preparación de los vasos de yogurt para la cabeza y las patas.

1) Medimos los vasos de yogurt y recortamos unos rectángulos en cartulina.

Es mejor que las cartulinas para la cabeza y las patas sean de colores diferentes, para poder diferenciarlos con facilidad y no confundir los vasos. También podemos pintar los vasos de yogurt con pinturas al agua. Es un poco más engorroso, pero seguro que a los niños les resultará muy divertido.

2) Pegamos las cartulinas a los vasos de yogurt con cola blanca.

– La cabeza.

1) Al vaso de yogurt ya con la cartulina pegada, le agregamos una tira de Goma Eva a la que le recortaremos unos triángulos transversalmente para hacer la cresta y lo pegamos a la parte superior del vaso de yogurt con cola de contacto; por un adulto preferiblemente.

2) Recortamos en cartulina (de un color claro) dos triángulos con forma de pico. En el centro le hacemos un pequeño doblez y lo pegamos con cola blanca; para que se adapte bien al contorno redondeado del vaso.

3) Cortamos un trozo de cordón de algodón. Le hacemos un nudo en uno de sus extremos. Ponemos cola de contacto, dentro del vaso de yogurt en el centro y pegamos el nudo. í‰ste será el cuello del pato.

4) Ponemos cola blanca cerca de la base del vaso y pegamos las dos piezas del pico, superior e inferior.

– Decorando la cabeza.

1) Pegamos los ojos.

2) Hacemos una lengua con fieltro y se la pegamos justo entre las dos piezas de cartulina del pico.

3) Dibujamos un poco el contorno del pico con rotuladores y los orificios para la nariz.

-El cuerpo.

1) Tomamos dos vasos de yogurt y les recortamos las solapas.

2) Dibujamos y recortamos un rectángulo en cartulina (mismo color utilizado para la cabeza) para más adelante cubrir con él el cuerpo de la marioneta.

3) Con la base del yogurt sacamos dos cí­rculos en cartulina (mismo color para el cuerpo).

4) A uno de los vasos, le hacemos un agujero en el centro de la base (servirá de unión a la cabeza, con el-  cordón del cuello). Le pegamos el cí­rculo en cartulina a la base (también con un agujero en el centro) con cola de contacto e introducimos por el agujero el cordón del cuello y anudamos.

Con lo que ya tendrí­amos unida la cabeza a la mitad del cuerpo de nuestro pato.

5) Al otro vaso, le hacemos un pequeño agujero en un extremo superior e introducimos un trozo de cordón sintético (para unir más adelante a la cruceta). Y otros dos agujeros en la parte inferior (barriga del pato) por donde meteremos dos trozos de cordón de algodón (que serán las patas) anudando por dentro.

6) Unimos los dos basos de yogurt por la parte superior, con cola de contacto.

7) Ponemos cola blanca a todo el cuerpo (los dos vasos de yogurt) y le pegamos el rectángulo de cartulina.

– Las patas.

1) Hacemos unas piezas en cartulina para decorar las patas; las pegamos por delante y por detrás, con cola blanca.

2) Hacemos un pequeño agujero a los dos vasos, justo en el centro de la base e introducimos los dos cordones para las patas y anudamos.

– Los cordones para la sujeción a la cruceta.

Ya tenemos colocado el primer cordón, el del cuerpo; pero necesitamos otro para la cabeza y uno para cada una de las patas.

1) El de la cabeza va en el centro, entre el pico y los ojos.

2) Los de las patas, podemos amarrarlos directamente al cordón de algodón.

– La cruceta.

Cortamos dos trozos de madera, y si son redondos:

Hacemos un agujero con un taladro a uno de ellos en el centro; por donde introducimos el otro, fijando con cola blanca.

Si son planos, los podemos atar con un hilo fuerte o cordón.

– Sujetamos la marioneta a la cruceta.

1) Atamos el cordón de la cabeza al extremo delantero de la cruceta.

2) Los cordones de las patas van en los extremos laterales.

3) El del cuerpo va en el extremo trasero.

La marioneta ya está terminada y lista para dar sus primeros pasos, correr, saltar o sentarse. Las historias que los niños pueden inventar con ellas son infinitas y la diversión, también.


Elisa Garcí­a es miembro de Cuentos con Encanto y Patrocinadora del proyecto Titerenet.


No te pierdas otras propuestas para fabricar tí­teres y marionetas, desde los más sencillos a otros más complicados, en nuestra sección: Taller de Marionetas.