Imagen de 'La Princesa Valiente' de Marimba Marionetas

Pero, -¿por qué es importante la lectura?. Según el Ministerio de Cultura:

“El Plan de Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura parte de la convicción de que la lectura es una herramienta fundamental en el desarrollo de la personalidad y de la socialización de cada individuo como elemento esencial para convivir en democracia”.

Es evidente que el hábito y el placer por la lectura deben adquirirse durante la infancia, que es cuando la personalidad y la socialización del individuo está aún en periodo de formación.

“Por tanto la promoción de la lectura se concibe como una tarea común de toda la sociedad, fruto de la colaboración entre los responsables de polí­ticas culturales, sociales, educativas y de comunicación”.

Aunque aquí­ no los nombra el Ministerio de Cultura, además de la familia, los máximos responsables en la formación y ocio cultural de los niños son tanto maestros y profesores, como aquellos que de manera profesional o amateur se dedican a acercar el mundo de la cultura a la infancia.
Creo que un objetivo fundamental de aquellos que nos dedicamos a crear cultura para niños y niñas serí­a participar en los planes de fomento de la lectura, tanto por parte de compañí­as de teatro de actores, teatro de tí­teres y marionetas, cuentacuentos, como compañí­as de danza que trabajan para la infancia.

Un primer porqué es egoí­sta: cuántos más lectores más público objetivo habrá para las funciones de teatro y danza en el futuro. Aquel que lee puede ser más capaz de “leer” entre lí­neas lo que dice una obra concreta, puede entender y disfrutar del elemento socializador que representa ir al teatro.

-¿En qué puede ayudar el teatro de tí­teres y marionetas al fomento de la lectura?
Creo que ayuda en dos vertientes diferentes, pero complementarias.

Por un lado, la adaptación al teatro de tí­teres de obras escritas para ser leí­das ayuda al acercamiento de niños y niñas a conocer “lo que existe dentro de los libros”. -¿Qué hay en ellos?, muchos niños sólo conocen de los libros aquello que han vivido en el colegio; y en muchas ocasiones, el libro es sólo un vehí­culo que contiene aquello que deben estudiar.
Pero muchos de esos niños, ignoran que dentro de un libro se esconden la aventura, la fantasí­a, la alegrí­a, el llanto, el amor y el resplandor de todo un universo de emociones. El teatro de tí­teres es el vehí­culo perfecto para acercar a los lectores a ese universo desconocido para ellos.

Por otro lado, el teatro de tí­teres puede combinar la magia de la palabra con el de la imagen, puede recrear en un pequeño espacio lo que otras artes necesitan grandes escenarios para mostrar. En una pequeña mesa podemos recrear un desierto o una esfera de goma espuma puede convertirse en un planeta desconocido, sabiendo manejar los hilos que nos enseña la historia del teatro.

Lectura y teatro de tí­teres y marionetas se alimentan el uno al otro, se complementan y pueden ejercer un papel dinamizador en el objetivo común de conseguir un mundo con personas capaces de discernirse como tales.