Fotografía: Flirck

Publicamos una pequeña obra de títeres ideal para montar en la escuela o en familia.
Se trata de un texto de Belén Camacho Sánchez titulado “La herencia”, que entra a participar en nuestro concurso de artículos relacionados con el mundo de las marionetas.

Si buscas guiones más largos o en papel, pásate por nuestra sección Textos o por nuestra página editorial.

Guión de Belén Camacho Sánchez

La herencia

La escena se desarrolla en un mundo lleno de animales, se abren las cortinas del teatrillo y se ve aparecer al toro y a la vaca conversando.

Toro: Y qué…¿Te has enterado de la noticia?

Vaca: ¿Noticia, qué noticia?. Yo nunca me entero de nada.

Toro: He oído que el gato ha heredado.

Vaca: ¿Cómo?

Toro: Sí, sí, ¿Te acuerdas de su tía Enriqueta?.

Vaca: Sí, esa que era millonaria y vivía en Florida.

Toro: Esa, esa, pues parece ser que se ha muerto y le ha dejado toda la pasta.

Vaca: Pues sí que va a engordar, macarrones, tallarines, lacitos…

Toro: ¡Qué no, qué no me refiero a ese tipo de pasta!. Le ha dejado todo su dinero.

Vaca: Madre mía, pues entonces habrá que ir a visitarle y ayudarle a gastarse toda esa pasta ¿No crees?, jajajajajajaja.

Ambos se marchan riéndose, mientras aparece en escena el Cangrejo, narrador de la historia.

Cangrejo: Pues ya lo habéis visto, el gato parece ser ahora un gran millonario y todos parecen querer ser sus amigos, ¿Qué os parece?. Ahora me voy, viene alguien.

EL Cangrejo se va mientras entran en escena el León Y el Elefante.

León: Y a ti ¿Qué te pasa?.

Elefante: ¡Ah, perdona no te había visto, estaba pensando!

León: ¿Pensando, en qué?

Elefante: Pues en cómo hacerme amigo del gato, ahora que tiene dinero tengo que aprovechar.

León: Pues no creo que quiera ser tu amigo, siempre lo estás incordiando con esa trompa larga que tienes.

Elefante: Sí, es cierto que me encanta fastidiarle, sobre todo cuando está durmiendo.

León: Aunque me has dado una idea, podemos ir a verle y probar a ver si lo conseguimos.

Elefante: ¡Estupendo, vamos, no quiero perder la oportunidad!

Ambos se marchan juntos, y el amigo Cangrejo aparece de nuevo.

Cangrejo: ¿Lo veis?, ¡Qué barbaridad! Ahora todos intentan acercarse al gato cuando antes pasaban de largo, el saber que tienen dinero los está trastornando, por cierto, por ahí llega el príncipe rana, a ver qué le parece todo esto.

La Rana entra en escena

Rana: ¡Ehhhhhhhhhhh, hola amigo tenazas! ¿Qué haces aquí tan solitario?

Cangrejo: Aquí con unos amiguitos (señala al público) contándoles lo del gato y su dinero.

Rana: ¿Dinero? ¡Qué bromista, el gato es más pobre que los mendigos del barrio!

Cangrejo: ¡Qué nooooooooo, qué ha heredado y ahora tiene más dinero que…que…que…túúúúúúúú!

Rana: ¡No es posible!

Cangrejo: ¿Es que no te alegras por él?

Rana: ¿Alegrarme? Todo lo contrario, he de encontrar la forma de quitárselo, nadie puede ser más rico que yo aquí en mi reino.

Se marcha enfadadísimo dejando al Cangrejo pensativo.

Cangrejo: Pues ya lo veis, creo que el pobre gato no conseguirá tener ni un amigo verdadero, pero mirad y estar atentos porque creo que viene por allí.

EL Cangrejo desaparece y entra el Gato cabizbajo y muy triste.

Gato: (Mira al público) Ah, hola, ¿estás ahí? Perdonad no os había visto, estoy algo distraído. Seguro que sabéis por qué y si no yo os lo digo, pues nada que yo sólo quería tener amigos y me inventé lo de mi tía Enriqueta, pero ahora todos piensan en el dinero y no en mí ¡Qué tristísimo estoy! (Llora)

Mientras llora aparece el Erizo

Erizo: Ehhhhhh, Don gato ¿Qué es lo que te pasa?

Gato: Nada , seguro que ya lo sabes.

Erizo: ¿Enterarme, de qué? Yo venía a invitarte a merendar y como sé que no andas bien de dinero pago yo.

Gato: ¿Lo dices de verdad, así que tu ofrecimiento es sincero?

Erizo: Pues claro, yo tampoco tengo muchos amigos, por eso de las púas dicen que pincho todos los balones y no quieren jugar conmigo así que pensé que tal vez tú…

Gato: ¡Es fantástico! Siempre quise tener un amigo con el que compartirlo todo y ahora mi sueño se ha cumplido, no te doy un abrazo porque tus púas me impresionan, pero sabes algo, creo que esto es el comienzo de una gran amistad.

Erizo: ¡Yo también lo creo!

Ambos se marchan muy contentos, aparece el Cangrejo.

Cangrejo: Pues ya lo habéis visto, espero que hayáis aprendido que lo importante de alguien no es el dinero, ni de qué color sea, ni de dónde venga, lo importante es él mismo. Hasta pronto chicos-as, seguro que volveremos a vernos.

La autora de este artículo es Belén Camacho Sánchez.
Este artículo forma parte del concurso de artículos sobre títeres convocado por titerenet y está publicado bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 España.

Otros textos breves y cuentos:


Actualización 09/01/2012:
Puedes ver más guiones para teatro de títeres en nuestra sección: Textos


Y si quieres ponerle música al guión:
Descargas de música libre
Dos videotutoriales para crear tus propios temas musicales


Publicado el Viernes 27 de junio de 2008

Etiquetas: