Margaret Mahy

Margaret Mahy Zak Waipara

El día 2 de Abril de 2007 se celebró el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. El dos de abril es el aniversario de Hans Christian Andersen, motivo por el cuál se celebra en dicha fecha. La ganadora del premio que lleva el nombre de Andersen, en la edición de 2006, fue la encargada de escribir el mensaje que se distribuyó por todo el mundo. Se trata de la escritora Margaret Mahy Zak Waipara, nombrada por Nueva Zelanda, el país que ha ejercido de patrocinador este año.

El objetivo principal es “estimular el amor por la lectura y promover el interés por los libros para niños”. El texto dice muchas cosas y de una manera muy descriptiva, lleno de metáforas y paralelismos, pero sencillo, fácil de leer. El párrafo que más me ha gustado es este:

“…Casi todos empezamos como oyentes. Cuando somos bebés nuestras madres y nuestros padres juegan con nosotros, nos recitan rimas, nos tocan los dedos de los pies (Este dedito compró un huevito) o aplauden con nosotros (palmas, palmitas). Los juegos con palabras resuenan en voz alta y como niños, los escuchamos y reímos con ellos. Luego aprendemos a leer la tinta negra sobre la hoja blanca e inclusive cuando leemos en silencio, una voz está presente. ¿De quién es esa voz? Puede ser tu propia voz, la voz del lector. Pero es más que eso. Es la voz de la historia hablando desde el interior del lector…”

Pero voy a hacer dos objeciones. La escritora compara las letras con escarabajos que corren de un lado a otro; pero cuando un niño va aprendiendo a leer, ve como se convierten en palabras “y luego en imágenes y sucesos mágicos”. Su discurso sobre la palabra y lo que significa para la historia, la civilización, es clarificador, pero llega un momento en el que trata de contextualizar haciendo referencia al cine y la televisión:

Los autores que trabajan en guiones de televisión o cine a menudo deben usar pocas palabras. “Que las imágenes cuenten la historia”, dicen los expertos”

(pausa reflexiva)

Pues no estoy muy convencido de esa afirmación, estaré perdiendo la percepción de la realidad a fuerza de trabajar en los platós de Televisión Española. A ver, necesito que alguien se ponga a ver la tele un rato y que visione series para adultos, para niños, españolas y/o de otra nacionalidad. Que se fije bien en si los guiones de esas series usan pocas palabras. De veras, juzgad vosotros mismos, ¿se cuenta la historia con palabras o con imágenes?

Agradecería que alguien me dijera algo sobre el tema porque necesito una dosis de realidad. Ojalá me equivoque pero para mí que en televisión se habla demasiado. ¿Será que la verdadera función de la caja tonta es generar ruido? Un mantra invisible que nos hipnotiza.

Me sorprende también que la única ventaja de la lectura frente a la televisión, según la autora, es que “vemos televisión con otros, pero cuando leemos, casi siempre estamos solos”. ¡Y después de afirmar ésto, abandona el tema en el mismo párrafo que lo ha planteado!

Por otro lado, además, no sé que decir, será que en Nueva Zelanda es así, pero creo cada vez vemos más televisión en solitario. ¿O es qué en casa no hay dos o tres televisores? ¿Cuantos niños ven la serie “Los Lunnis” solos frente a la pantalla? ¿La tele tienda se emite a las cuatro de la mañana para que se reúna toda la familia alrededor de la mesa camilla?

Pero ya te digo, no me hagáis mucho caso, hace tiempo que no tengo tele y quizás, estoy perdiendo el sentido de la realidad. Desde luego me alegraría mucho de que la imagen ganara terreno a la palabra, al menos en televisión, más aún en las series infantiles y en el mundo del títere en general.


Publicado el Jueves 19 de abril de 2007