festival-primavera-de-cuentos.jpg

En Cuba Ahora está publicada una interesante entrevista a la directora del Festival Primavera de Cuentos. A lo largo de la conversación hay una serie de preguntas cuyas respuestas me han convencido para incluir parte de esa entrevista en estas páginas dedicadas a los títeres: ¿qué importancia concede a la improvisación en un texto narrado?, ¿en qué se diferencian el narrador y el cuentero?, ¿hasta qué punto los narradores orales son sucesores de la Commedia dell´arte?, … Pasen y vean…

—¿Cuál es su concepto de la narración oral?

—Ante todo la considero un arte, el arte de la palabra viva, el cual tiene mucho que ver con la necesidad de comunicarse en el hombre. En estos momentos adquiere un rango comunicacional que puede trabajarse desde la escena y en cualquier espacio. Posee la posibilidad de revivir imágenes, para dialogar con el público.

“Este tipo de trabajo que nosotros hacemos no requiere ningún otro elemento. Se basa exclusivamente en la preparación del narrador, formación, comprensión de su actividad artística y las herramientas de trabajo de que dispone: la voz, la palabra, los gestos y la conciencia en el espacio.”

—En ese conjunto de herramientas, ¿qué importancia concede a la improvisación en un texto narrado?

—La narración oral es a la escena lo que el jazz es a la música. Es decir la narración oral tiene mucho de improvisación, como el jazz. Un buen jazzista tiene el don de poder crear cuando está trabajando. Y un buen narrador oral también puede improvisar.

“Esto no quiere decir que nos salgamos del contexto o de lo narrado. Forma parte del proceso mismo, pues no se trabaja memorizando, sino desde el recuerdo, al fijar una cadena de sucesos, hasta poder trabajar con eso y crear una historia cada vez, hasta hacerla resultar diferente, en relación con el momento de decirla y al público a quien está dirigida.

“Por eso, si la improvisación forma parte del proceso de creación, en la narración constituye su esencia y cobra una envergadura de protagonismo.”

—¿En qué se diferencian el narrador y el cuentero?

—El cuentero popular constituye la génesis. Su fabulario viene de su memoria o experiencia de vida y narra de una manera inconsciente. Él cuenta y se comunica de manera espontánea, sin percatarse de los procesos que maneja intuitivamente, de forma natural.

“Los narradores orales tenemos una formación. Eliseo Diego decía que estamos formando cuenteros artificiales, calificativo empleado en el mejor sentido de la palabra. Queremos lograr, a partir de un bagaje de técnica y conocimientos, lo que han logrado los cuenteros.

“Nosotros intelectualizamos los procesos. Conocemos el alcance y objetivos de la comunicación, el público con que estamos tratando, el dominio del lenguaje, la relación espacial, los valores de los gestos y su significado.

“No narramos ejemplificando, sino a través de una gestualidad sugerente. Ahí radica la diferencia, en la concientización del proceso comunicacional artístico que el cuentero realiza de una manera innata. Nosotros debemos conciliar la expresión de nuestra narración, que se produzca también de modo natural, pero sobre la base de conocimientos, de estudio, de preparación, para poder llegar a esa improvisación tan anhelada.

“Hablo por mis experiencias. Por ejemplo, El devorador de pasteles es un cuento anónimo de la India, de tiempos muy remotos, con la estructura de trabalenguas. Tiene el don de comunicar a través del humor. No lo narro de memoria. Juego constantemente y como va surgiendo, sigo la línea de improvisación, la voy siguiendo, y adquiere una connotación que responde a mi estado anímico, a la atmósfera y al público.”

—¿Hasta qué punto los narradores orales son sucesores de la Commedia dell´arte?

—Lo somos en gran medida. Los integrantes de aquella legendaria agrupación no se proyectaban como los actores de hoy. Devinieron intérpretes, pero el teatro es otra cosa. En la Commedia dell´arte había mucho de itinerante, de creatividad, de relación inmediata con el público, de improvisación. Y pienso que ese trabajo de la juglaría está muy vinculado con el arte de contar cuentos. Pienso que somos deudores de la Commedia dell´arte.”

Si quieres leer la entrevista completa, aquí la tienes: Cuba Ahora


Publicado el Sábado 24 de marzo de 2007