Cara sonriente

Los titeres de dedo se utilizan en preescolar y los hay de muy diversos tipos, los hechos con un guante y en la punta de los dedos ojos, o los tí­teres de dedos invertidos, haciendo pasar la mano dentro de un trozo de tela, cartón, de manera que queden dos dedos fuera que posaremos en una superficie a modo de pies; se les puede poner hasta calzado o pintar las uñas. A través de este tipo de tí­tere se puede llegar de manera muy individualizada a los niños, su proximidad permite el contacto fí­sico con ellos.

Aquí­ tienes las indicaciones para hacerlo, junto con algunos modelos de caras que puedes bajarte y recortar.

Está muy bien la idea y, a buen seguro, que echándole un poco de imaginación podrí­amos mejorar estos tí­teres, poniendo pelo de diversos materiales, incluso un vestidito, allá cada cuál. De todos modos hay que tener en cuenta que el encanto muchas veces pasa por lo simple y esquemático. Tampoco es cuestión de liarse los dedos y cambiar de oficio.

También se venden como souvenirs unas caperuzas decoradas con la boca, los ojos, incluso el pelo y las coletas, aunque éstos últimos serí­a mejor llamarlos tí­teres de dedal. Todo un universo por descubrir el de los minití­teres, por algo el mundo del tí­tere ha sido siempre un viaje de lo macro a lo micro.

Ví­a pampers.com