efectos-de-sonido

Foto: felixmolter

Eso es, eso es. Supongamos que has montado una actuación de títeres para tus hijos, para tus alumnos o para tus sobrinos, y de repente te dices:
-Tengo las marionetas, hechas con botella de plástico, tengo el guión, el teatrillo, pero, ¡por todas las hipotecas de este mundo!, no sé cómo hacer los efectos especiales sonoros de la representación de teatro.
No te inquietes lo más mínimo, te decimos desde titerenet, aquí tienes una pequeña lista de sencillos trucos para realizar esos efectos especiales de sonido.
Chachán… (sonido hecho con un tubo de cartón proveniente de un rollo de papel de cocina).

Los efectos especiales sonoros dan un toque de realismo a las obras de títeres o de teatro, algunos son muy sencillas de realizar, y lo podemos conseguir con elementos simples que tenemos en la sala o en casa.
Otra opción es grabarlos de los sonidos reales de la naturaleza y si la naturaleza te queda muy lejos, siempre puedes comprar o descargarte de internet algunos sonidos interesantes, incluso algunos bastante terroríficos.

Algunos ejemplos de efectos especiales:

* Cascos de caballos: necesitamos dos vasos vacíos de yogurt, o vasitos desechables de plástico duro. Los golpeamos sobre la mesa o algún material duro, primero con un vaso y luego con el otro, cuanto más rápido lo hagamos dará la sensación de galopar más rápido o más lento.

* Canto de pajaritos: para este truco necesitamos una botella de vidrio y un corcho. Humedecemos el corcho y lo frotamos sobre la botella, de esta manera se podrá escuchar el gorjeo de un pajarito.

* Las llamas de un fuego: Si apretamos un papel celofán en nuestras manos, parecerá que hay un fuego muy cerca.

* Truenos: con unas placa de radiografía, una cartulina o placa de metal, la sacudimos con fuerza varias veces de atrás hacia adelante. Sonará como si se hubiera desatado una tormenta.

* Lluvia: para hacer este sonido necesitamos un puñado de arroz, y una fuente de metal. Tiramos los arroces sobre la fuente, parecerá el sonido que hace la lluvia cuando golpea sobre la ventana, depende de la cantidad de arroz que dejemos caer para obtener una lluvia más torrencial.
Si cambiamos el arroz por lentejas sonará con más fuerza y dará la sensación de una tormenta de granizo.
Otra opción para hacer lluvia es con una botella de plástico, sin la base y cortadas longitudinalmente formando flecos. Producen sonido al ser sacudidas.

* Gente caminando: lo logramos con un tarro al que le agregamos piedritas en su interior y lo cerramos con tapa. Agitamos de arriba hacia abajo. Si agregamos más piedritas parecerá una gran multitud.

* El tren: si queremos escuchar a un tren que parte de la estación, llenamos una caja metálica y pequeña con tachuelas, agitamos la caja al ritmo de la partida del tren.

* Carreta o carro: combinar el sonido de los cascos de caballos -los vasitos de yogur- con algún sonido metálico, como un manojo de llaves, unos cascabeles o un aro de alambre con tapitas metálicas de gaseosa o bebidas aplastadas, golpearlo sobre una mesa de madera.

* Un barco: soplar en la boca de una botella semivacía. Cuanto menos líquido contenga más agudo sonará.

Fuente: Educación inicial


Publicado el Miércoles 20 de septiembre de 2006