Son muchos los que llegan a esta página en busca de un guión para teatro de títeres. En la Red puedes encontrar un sin fin de ellos, ¿pero cuál ponemos en Titerenet?, nos hemos preguntado más de una, de dos y hasta de tres veces.
Al final nos hemos decidido a poneros un enlace a uno. No se trata de cualquiera, faltaría más, sino de Los títeres de Cachiporra. Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita (Farsa guiñolesca en seis cuadros y una advertencia), de Federico García Lorca.

Atentos que hemos sacado este guión de las librerías de los burgueses, cercanas al “teatro de los burgueses, del teatro de los condeses y de los marqueses, un teatro de oro y cristales, donde los hombres van a dormirse y las señoras… a dormirse también”.

Personajes (Por orden de aparición en escena)

  • El Mosquito
  • Rosita
  • El Padre
  • Cocoliche
  • El Cochero
  • Don Cristobita
  • Criado
  • Una Hora
  • Mozos
  • Contrabandistas
  • Espantanublos, tabernero
  • Currito, el del Puerto
  • Cansa-Almas, zapatero
  • Fígaro, barbero
  • Un Granuja
  • Una Jovencita de Amarillo
  • Un Mendigo Ciego
  • Mozas
  • Una Maja con Lunares
  • Un Monago
  • Invitados con Antorchas
  • Curas del Entierro
  • Cortejo

Advertencia

Sonarán dos clarines y un tambor. Por donde se quiera, saldrá Mosquito. El Mosquito es un personaje misterioso, mitad duende, mitad martinico, mitad insecto. Representa la alegría del vivir libre, y la gracia y la poesía del pueblo andaluz. Lleva una trompetilla de feria.

MOSQUITO: ¡Hombres y mujeres! Atención. Niño, cierra esa boquita, y tú, muchacha, siéntate con cien mil de a caballo.

Callad, para que el silencio se quede más clarito, como si estuviese en su misma fuente.

Callad para que se asiente el barrillo de las últimas conversaciones. (Tambor.)

Yo y mi compañía venimos del teatro de los burgueses, del teatro de los condeses y de los marqueses, un teatro de oro y cristales, donde los hombres van a dormirse y las señoras… a dormirse también.

Yo y mi compañía estábamos encerrados. No os podéis imaginar qué pena teníamos. Pero un día vi por el agujerito de la puerta una estrella que temblaba como una fresca violeta de luz. Abrí mi ojo todo lo que pude (me lo quería cerrar el dedo del viento) y bajo la estrella, un ancho río sonreía surcado por lentas barcas.

Entonces yo avisé a mis amigos, y huimos por esos campos en busca de la gente sencilla, para mostrarles las cosas, las cosillas y las cositillas del mundo; bajo la luna verde de las montañas, bajo la luna rosa de las playas. Ahora que sale la luna y las luciérnagas huyen lentamente a sus cuevecitas, va a dar comienzo la gran función titulada Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita…

Preparaos a sufrir el genio del puñeterillo Cristóbal y a llorar las ternezas de la señá Rosita que, a más de mujer, es una avefría sobre la charca, una delicada pajarita de las nieves.

¡A empezar! (Hace mutis, pero vuelve corriendo.) Y ahora… ¡viento!: abanica tanto rostro asombrado, llévate los suspiros por encima de aquella sierra y limpia las lágrimas nuevas en los ojos de las niñas sin novio.

(Música)

Cuatro hojillas tenía
mi arbolillo
y el aire las movía.

Texto completo: www.fut.es

Otros textos breves y cuentos:


Actualización 09/01/2012:
Puedes ver más guiones para teatro de títeres en nuestra sección: Textos


Publicado el Sábado 25 de marzo de 2006

Etiquetas: ,